Chilebio Noticias

Empresa estatal brasileña realiza ensayos con trigo transgénico tolerante a sequía ante escasez de oferta global

Imagen: https://www.agri-pulse.com/

La decisión es la más reciente señal del creciente interés internacional en trigo con mayor tolerancia a las sequías, a medida que condiciones más extremas vinculadas al cambio climático incrementan el riesgo de hambrunas en el mundo.

Reuters / 6 de junio, 2022.- Brasil está probando una variedad de trigo modificado genéticamente, con mayor tolerancia a la falta de agua, en un intento por incrementar la producción doméstica del cereal en momentos de una oferta global reducida.

La decisión es la más reciente señal del creciente interés internacional en trigo con mayor tolerancia a las sequías, a medida que condiciones más extremas vinculadas al cambio climático incrementan el riesgo de hambrunas en el mundo.

Un funcionario de la agencia estatal de investigación en cultivos Embrapa dijo que se habían asociado con la compañía argentina Bioceres, que ya ha desarrollado una variedad de trigo transgénico que puede tolerar condiciones secas.

La producción de los otros dos principales cultivos del país, soja y maíz, se realiza predominantemente con semillas transgénicas, pero consumidores en el pasado se han opuesto al uso de esta tecnología en el trigo ya que es consumido directamente por humanos, en vez de ser usado como alimento para animales.

[Recomendado: El primer trigo transgénico del mundo ya llegó al campo argentino: conoce sus beneficios ambientales y productivos]

SIN PROBLEMAS

Ya en mayo de este año, una encuesta había mostrado que más del 70% de los consumidores en Brasil no tendría ninguna restricción relacionada con el consumo de trigo transgénico. Un dato que está cambiando la percepción de las empresas sobre la conveniencia de vender este producto en Brasil.

La encuesta rompe un paradigma en Brasil según el cual los consumidores del país sudamericano estarían en contra de consumir trigo transgénico tras su reciente aprobación en Argentina.

Brasil es un importador neto de trigo y la mayor parte proviene de su vecino del sur.

El año pasado, Brasil se convirtió en el primer país en permitir la importación de harina elaborada con trigo GMO procedente de Argentina, aunque los envíos inmediatos se veían poco probables debido a la oposición de los molineros locales. La encuesta, realizada en diciembre por Indexsa, entrevistó a 3.135 personas en 12 capitales de estado.

Unas 1.790 personas encuestadas afirmaron saber qué son los alimentos transgénicos y, de ellas, el 75,5% dijo ser consciente de haber consumido productos genéticamente alterados en el pasado.

Unas 1.345 personas dijeron no conocer los alimentos transgénicos. Pero de ellas, el 71,4% dijo que consumiría alimentos transgénicos tras recibir la información adecuada sobre el producto.

En 2020, la asociación brasileña de la industria del trigo Abitrigo había declarado que se oponía a la aprobación de productos de trigo transgénico por parte de Brasilia, aduciendo que encarecería las importaciones del cereal y tendría un impacto en los precios en el mercado doméstico. Pero eran otras circunstancias internacionales.

[Recomendado: Institución gubernamental de Egipto desarrolla trigo transgénico resistente a salinidad y sequía]

LUZ VERDE

Australia y Nueva Zelanda aprobaron el mes pasado la venta y uso de alimentos que contienen trigo HB4 de Bioceres.

El testeo del cultivo por parte de Brasil no ha sido reportado anteriormente. Bioceres declinó hacer comentarios.

Embrapa recibió la aprobación de la agencia de bioseguridad brasileña CTNBio en marzo, el mes en que se empezó a sembrar trigo en campos de experimentación cerca de Brasilia, en la región Cerrado -ubicada en el centro-oeste del país-, donde normalmente se siembra soja y maíz, dijo a Reuters Jorge Lemainski, titular de investigación de trigo de Embrapa.

[Recomendado: La historia detrás del poroto transgénico 100% público que llega a los platos brasileños]

Lemainski afirmó que la agencia reportará en agosto cómo creció el trigo transgénico bajo observación en la región de Cerrado.

La siembra experimental comenzó inmediatamente tras la invasión de Ucrania, un exportador mundial clave de cereales, que hizo que los precios del trigo se disparasen a niveles casi récord.

Brasil es un exportador mundial clave de soja, pero un importador neto de trigo. Cerca del 90% del trigo producido en Brasil crece en el sur del país, donde las condiciones son más húmedas. Sembrar trigo al norte podría hacer crecer con fuerza el volumen del cereal producido en el país.

Al Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, un aliado del poderoso sector agropecuario del país, le gustaría reducir la dependencia de Brasil de las importaciones de trigo argentino e incrementar sus propias exportaciones del producto.

[Recomendado: Australia y Nueva Zelanda aprueban el trigo HB4, cultivo transgénico tolerante a sequía 100% argentino]

Cualquier tipo de siembra comercial de trigo transgénico se encuentra a unos cuatro años de distancia, a la espera de resultados de plantaciones piloto y aprobaciones regulatorias, dijo Lemainski.

«Una cosa es investigar y otra cosa es hacer agricultura extensiva», señaló. Intentos previos de desarrollar trigo transgénico han sido problemáticos.

La compañía Monsanto suspendió planes de desarrollar el producto en Estados Unidos en el 2004 debido a la incertidumbre respecto de un rechazo de importadores al cereal y temores de que las plantas de prueba terminaran contaminando la cadena de alimentos.

No todos los mercados son igualmente receptivos: Japón dejó de comprar trigo de Canadá en el 2018 después de que granos que contenían un rastro transgénico fueron descubiertos en la provincia de Alberta.

Compartir
Artículos relacionados
La Asociación Médica Americana reitera su apoyo a los cultivos transgénicos y a sus alimentos derivados
Universidad de Cornell ofrece nuevamente curso gratuito y online sobre cultivos transgénicos
Vuelven a desmentir el estudio que relacionaba maíz transgénico con cáncer

Comments are closed.