China avanza en el uso de cultivos transgénicos y editados para impulsar su seguridad alimentaria

Soy beans in tractor trailer

El Gobierno de China esta evaluando la normativa aplicada en semillas para facilitar la siembra comercial de nuevos cultivos transgénicos y editados genéticamente, ya que las consideran herramientas importantes para aumentar la producción agrícola, reducir costos, y asegurar la autosuficiencia alimentaria del país.

Caixin Global / 25 de mayo, 2022.- Hace más de una década que China aprobó por primera vez la producción comercial de algodón transgénico resistente a insectos plaga y una papaya resistente al virus de la mancha anillada. Pero mientras muchos de los principales países productores de cultivos del mundo han estado ocupados desde el cambio de siglo permitiendo a las empresas cultivar semillas y cosechas modificadas genéticamente, los principales responsables políticos de China se han contenido.

Los planes de China para permitir la comercialización de cultivos transgénicos han dado por fin un paso adelante este año.

En enero, el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales del país revisó un conjunto de normas para que los productores de semillas soliciten la aprobación de los cultivos transgénicos. Durante años, la ausencia de esta normativa ha obstaculizado el proceso de comercialización.

Los últimos proyectos piloto de siembra, así como las políticas actualizadas sobre semillas y biotecnología, se han centrado en variedades de soja y maíz resistentes a a plagas y tolerantes a herbicidas, diseñadas para combatir al gusano cogollero (una plaga agrícola invasiva) y las malezas en la producción de cultivos.

La agricultura transgénica también tendrá un propósito mayor para China. La tecnología ha pasado a ser, a ojos del gobierno, una herramienta importante para aumentar la producción agrícola y reducir los costes. Con los máximos dirigentes empeñados en desarrollar la autosuficiencia alimentaria de la nación, la revitalización científica de la industria de las semillas se considera una forma de aliviar la preocupación por la seguridad alimentaria en medio de la creciente demanda interna y las incertidumbres causadas por un clima internacional cada vez más duro y una pandemia mundial que ha dejado a China aislada.

Romper el estancamiento

Los planes de China para impulsar la comercialización de cultivos transgénicos se insinuaron cuando el país concedió la aprobación de sus primeras variedades de cultivos transgénicos desarrollados a nivel nacional en 10 años (dos variedades de maíz y una variedad de soja)  a finales de 2019. Desde entonces, un total de 16 variedades de maíz y tres variedades de soja han recibido la aprobación de bioseguridad.

Aunque los certificados de bioseguridad para el maíz y el arroz modificados genéticamente se emitieron por primera vez en 2009, la producción comercial no llegó a despegar, ya que la aprobación no se dio antes de que expiraran los certificados.

Según Wu Kongming, jefe del Comité Nacional de Bioseguridad de los OGM agrícolas, los alimentos modificados genéticamente deben ser evaluados por múltiples motivos, entre ellos la toxicidad y la sensibilización alérgica, para garantizar que los OGM no aporten riesgos adicionales de alérgenos y toxinas. Los evaluadores también deben tener en cuenta la estabilidad genética y la biodiversidad al considerar el impacto ambiental y ecológico de los nuevos cultivos.

Según un experto que ha solicitado la evaluación de la bioseguridad de los cultivos transgénicos, el proceso de evaluación, que tarda al menos cinco años en completarse, suele durar mucho más. Muchas de las variedades transgénicas que recibieron la aprobación de bioseguridad estuvieron en evaluación durante una década.

China pasó de ser un exportador neto a un importador neto de soja en 1996, cuando Estados Unidos aprobó por primera vez el cultivo de soja transgénica, que representó la mayor parte de la soja importada por China desde Estados Unidos ese año.

Las importaciones de cultivos transgénicos a China han crecido con el cultivo a gran escala de cultivos transgénicos en países exportadores de alimentos como Estados Unidos, Brasil y Argentina. En 2012, se aprobó la importación al mercado chino de un total de 19 variedades transgénicas, entre ellas la soja, el maíz y el algodón.

Programas piloto de siembra

Desde 2020, el Ministerio de Agricultura ha empezado a organizar programas piloto de plantación de maíz y soja que ya contaban con licencias de bioseguridad.

Personas de la industria dijeron que las regiones del noreste, las principales provincias agrícolas del país, fueron elegidas como campo de pruebas para las semillas transgénicas. La región autónoma del norte de China, Mongolia Interior, situada junto a las provincias del noreste, también fue seleccionada como zona piloto este año y se enviaron técnicos para orientar a los agricultores, según un experto.

Según personas del sector, la provincia de Yunnan, en el suroeste de China, amenazada por el gusano cogollero, también fue seleccionada como lugar piloto para probar el maíz resistente a los insectos.

[Recomendado: Maíz y soja transgénica obtienen aprobación de seguridad en China después de un programa piloto]

Para el maíz, el mayor valor de la modificación genética reside en su resistencia a los insectos, dijo Shen Zhicheng, profesor de la Escuela de Agricultura y Biotecnología de la Universidad de Zhejiang. La producción de maíz en China lleva mucho tiempo amenazada por insectos como el barrenador del maíz, y la aplicación de pesticidas es costosa y lleva tiempo.

Shen dijo que, por término medio, el maíz resistente a plagas podría aumentar el rendimiento hasta un 10%. Las zonas gravemente afectadas por las infestaciones de insectos podrían ver aumentar su rendimiento entre un 15% y un 20%.

En comparación con la tecnología tradicional, el aumento del 10% del rendimiento que aporta la tecnología transgénica se considera muy valioso. La norma nacional es aprobar una nueva variedad si rinde entre un 1% y un 3% más que su predecesora.

Los expertos han pronosticado que, para 2030, la producción de cereales de China debe aumentar un 15% con respecto a los niveles actuales, mientras que la producción de carne, huevos y leche debería aumentar entre un 30% y un 50% para satisfacer la demanda de alimentos del país.

Lin Min, investigador del Instituto de Investigación Biotecnológica de la Academia China de Ciencias Agrícolas, afirmó que confiar únicamente en la tecnología transgénica no es suficiente para resolver los problemas relacionados con los precios de los alimentos y la dependencia de las importaciones, que se ven afectados por diversos factores, como la escala de producción y la tierra cultivable per cápita.

Shen señaló que la biotecnología no es la forma más importante de reducir el coste de los alimentos, ya que hay otros factores que influyen más en los precios.

[Recomendado: Gobierno de China promoverá I+D en transgénicos para el agro a través de empresas y sector público]

Ansiedad y ambición

China prohíbe la inversión extranjera en la investigación y el desarrollo de cultivos transgénicos nacionales, por lo que la competencia de la industria internacional de semillas no tiene por qué molestar a los productores locales por el momento. Sin embargo, una vez que los OGMs se industrialicen, habrá que resolver muchas cuestiones de seguimiento.

Lin advierte que, en el futuro, las empresas nacionales podrían enfrentarse a los riesgos derivados de la obligación de etiquetar los productos transgénicos. El etiquetado no es obligatorio en Estados Unidos, mientras que la Unión Europea sólo exige el etiquetado de los productos que tienen más de un determinado nivel de ingredientes modificados genéticamente.

Lin dijo que podría haber casos en los que los fabricantes de productos alimenticios no etiqueten los productos con ingredientes transgénicos porque los desconocen. Las fuerzas del orden necesitarán un plan perfeccionado sobre cómo multar a los productores o destruir los productos transgénicos no etiquetados que se incauten, y cómo etiquetar los ingredientes no transgénicos mezclados con pequeñas cantidades de ingredientes transgénicos.

[Recomendado: China apuesta en grande con edición genética para alimentar a sus 1400 millones de habitantes]

Entretanto, retrasar la evolución de la resistencia a las plagas es también un problema a largo plazo que debe abordarse una vez que los productos transgénicos tengan una aplicación más amplia.

China también está considerando abrir la puerta a la comercialización de la tecnología de edición genética. En enero, el Ministerio de Agricultura publicó nuevas directrices para aprobar las plantas editadas genéticamente.

Según Xie Chuanxiao, investigador del Instituto de Ciencias de los Cultivos de la Academia China de Ciencias Agrícolas, aunque la edición de genes debe seguir el mismo proceso que los transgénicos en China, el contenido y la forma que deben gestionarse «se simplificarán sin duda en gran medida», ya que la mayoría de los cultivos editados genéticamente no contienen genes exógenos, que deben pasar complejas evaluaciones de seguridad.

«La edición de genes es como editar un artículo cambiando algunas palabras para que se lea más claramente. Pero si se necesita añadir un párrafo que no ha aparecido en el artículo, sólo la transgénesis puede conseguirlo», dijo un experto. «La modificación genética es como abrir los genes del mundo biológico, y los genes de las malas hierbas, los microorganismos y los animales pueden introducirse unos en otros, aportando mayores cambios».

[Recomendado: China lidera el desarrollo de semillas editadas genéticamente con alrededor del 75% de las patentes mundiales]

Los expertos han señalado que los rasgos que la edición genética puede dar a los cultivos son muy limitados sin la ayuda de genes exógenos, y el valor de la edición genética en el futuro puede reflejarse más en el aumento de los rendimientos, ya que la tecnología puede seguir mejorando los genes de las plantas.

En la edición de genes, al igual que en la siembra de semillas y plantas transgénicas, China está muy atrasada en términos globales. Según Xie, en algunos países, el maíz ceroso, los tomates y los champiñones editados genéticamente ya están exentos de procesos reguladores y pueden producirse y venderse sin ningún tipo de licencia.

Chilebio: