Orgullosamente transgénico: La nueva agricultura molecular que desarrolla proteínas animales en cultivos agrícolas

Co-fundador y CEO de Moolec Science, Gaston Paladini. Crédito: Moolec Science

Moolec Science, la startup que ha desarrollado una plataforma de ‘cultivo molecular’ para producir plantas que expresan proteínas animales, está desarrollando arvejas y porotos genéticamente modificados que contienen proteínas bovinas y porcinas que, según afirma, pueden mejorar el sabor, la textura, la nutrición, el sabor y el color de alternativas a la carne.

Food Navigator-USA / 25 de abril, 2022.- La empresa, que cuenta con personal en los EE. UU., Argentina, el Reino Unido y los Países Bajos, e inicialmente apunta al mercado norteamericano, tiene la capacidad de expresar una variedad de proteínas animales en plantas, desde albúmina de huevo en trigo hasta suero en avena.

Sus primeros productos, un aceite nutricional que contiene ácido gamma-linolénico (GLA) y quimosina (una enzima utilizada en la elaboración de queso que históricamente se obtenía del cuajo de ternera y ahora se fabrica de forma rutinaria a través de microbios modificados genéticamente en tanques de fermentación), son producidos por plantas de cártamo modificadas genéticamente, dijo el cofundador y director general, Gaston Paladini.

«Ya tenemos la quimosina y el GLA de cártamo y estamos en la etapa de ampliación con estos dos productos…  Hay muchas proteínas y moléculas diferentes en la carne que nadie ha explorado todavía«.

Como siguiente paso, Moolec se dirige al mercado de alternativas a la carne con ingredientes de cultivos de soja y arveja amarilla que han sido modificados para producir proteínas bovinas y porcinas además de proteínas vegetales regulares, dijo Paladini a FoodNavigator-USA.

“Nos estamos enfocando en las proteínas de la sangre y los músculos de los animales que pueden mejorar el sabor, la nutrición, el sabor, la coloración… las propiedades organolépticas y la textura de las alternativas a la carne”.

Cuando se le preguntó si estaba hablando de proteínas con sabor a carne como la mioglobina, que Motif FoodWorks está expresando en una cepa de levadura modificada genéticamente, dijo: “Hay muchas proteínas y moléculas diferentes en la carne que nadie ha explorado todavía».​

“Queremos replicar toda la experiencia utilizando plantas no solo como huésped para producir una molécula de carne en particular, sino que también queremos combinar la matriz de las proteínas vegetales y estas proteínas [animales]”, lo que podría significar, por ejemplo, una proteína de soya aislada que también contiene proteína bovina, o una proteína de arveja amarilla que también contiene proteínas porcinas.

“Queremos combinar las moléculas foráneas con la proteína vegetal a granel. No estamos modificando las proteínas de soja naturales y nativas de la planta con la adición de proteínas animales, por lo que venderemos, digamos, aislado de proteína de soya con proteína de carne real dentro”.

Los primeros productos de Moolec, un aceite nutricional que contiene ácido gamma-linolénico (GLA) y quimosina (una enzima utilizada en la elaboración del queso), son producidos por plantas de cártamo modificadas genéticamente. Crédito: Moolec Science

«El KPI clave es el nivel de expresión»

Moolec también está buscando plantas que puedan expresar ingredientes animales que podrían permitir que las empresas de alternativas a la carne reemplacen la metilcelulosa, un ingrediente altamente funcional, pero no muy amigable para el consumidor, que muchas marcas eliminarían de las fórmulas si pudieran, dijo Paladini.

Y agregó: “El KPI clave es el nivel de expresión. ¿Cuánta expresión podemos obtener de estas moléculas foráneas dentro del poroto? Entonces, en paralelo, estamos observando muchas moléculas y características diferentes. Tal vez en el futuro podamos obtener múltiples moléculas diferentes dentro del mismo poroto, pero eso no es lo que estamos haciendo ahora. Por ahora, nos enfocamos en una molécula [animal] en cada planta”.

Mientras tanto, los cultivos con una «menor o mayor expresión de una molécula animal foránea tienen diferentes rutas de ingreso al mercado», explicó.

«Por ejemplo, las fracciones de proteína se pueden concentrar de tal manera que la proteína objetivo se concentre junto con la matriz de proteína vegetal o se pueda eliminar fácilmente de la mezcla».

«También es posible que con un mayor nivel de expresiones, ciertas aplicaciones de menor valor en las que se necesita menos refinamiento se vuelvan más atractivas. En cualquier caso, se están investigando múltiples rutas de acceso al mercado y vinculadas a niveles de expresión específicos».

[Recomendado: Llevando la ciencia a la mesa: el futuro de la agricultura molecular y los cultivos con proteínas animales]

«Para la agricultura molecular, la infraestructura ya está ahí»

Pero, ¿por qué la agricultura molecular es más eficiente que la ingeniería genética de microorganismos para expresar proteínas animales en biorreactores mediante fermentación de precisión, como lo están haciendo The EVERY Co, Geltor, Perfect Day y otros?

Todo depende de la proteína, dijo Paladini, quien recientemente se asoció con la farmacéutica Grupo Insud para formar una empresa conjunta de fermentación de precisión utilizando microbios como levadura y hongos para expresar proteínas y otros ingredientes en tanques.

“Los principales desafíos para la fermentación de precisión en este momento son la escala y el costo”, dijo Paladini, “ya ​​que todavía tienen una especie de infraestructura farmacéutica. Para la agricultura molecular, la infraestructura ya está ahí, los productores de soja ya están ahí, solo necesitas cambiar las semillas. Estamos aprovechando la biología y la luz solar, mientras que los biorreactores necesitan una gran cantidad de energía”.​

Agregó: «Puede tener sentido utilizar la fermentación de precisión para proteínas específicas en aplicaciones específicas, pero el mercado seguirá estando limitado a aplicaciones de alto valor en mercados premium».

No es necesario modificar el proceso posterior: «Podemos recuperar las moléculas foráneas (por ejemplo, las proteínas ‘animales’) junto con la proteína vegetal’.

En cuanto al procesamiento posterior, dijo: “Estamos demostrando con nuestras propias plantas piloto y asociaciones, que podemos usar la misma infraestructura, recuperando [proteínas vegetales y animales] sin modificar el proceso aguas abajo actual. Podemos recuperar las moléculas foráneas (por ejemplo, las proteínas ‘animales’) junto con la proteína vegetal”.

Sin embargo, claramente una ventaja de usar microbios sobre las plantas es en la fase de investigación y desarrollo, cuando la iteración rápida es el nombre del juego, reconoció (se necesitan días para ver si la levadura o las bacterias expresan una proteína, mientras que las arvejas y la soya crecen bastante más lentamente, lo que significa que tiene que ejecutar muchas pruebas en paralelo)».

«Estamos hablando de biología aquí, por lo que tomará más tiempo, pero vale la pena».

A diferencia del camino tradicional para producir carne o productos de origen animal (camino superior en la imagen), la tecnología de Moolec (vía inferior en la imagen) se basa producir proteínas clave de origen bovino, porcino o avícola, en cultivos como soya, guisantes o trigo. Esto se logran con ingeniería genética al expresar los genes importantes de origen animal (por ejemplo, para producir proteína de huevo, leche o carne) en plantas que funcionarán como «biorreactores», desde las cuales posteriormente se podrán extraer y filtrar las proteínas recombinantes. Imagen: Moolec Science

El modelo de negocio: ‘Estamos en conversaciones activas con socios potenciales’

Cuando se le preguntó sobre el modelo comercial, dijo: “Estamos en conversaciones activas con socios potenciales, como empresas de procesamiento de ingredientes que están interesadas en nuestra tecnología, por lo que tenemos la opción de licenciar nuestra propiedad intelectual o trabajar con ellos en la etapa de procesamiento posterior para recuperar las proteínas y utilizar sus redes para comercializarlas.»​

“En algunos mercados, podría tener sentido subcontratar el proceso posterior y comercializar productos directamente a los productores de alimentos, por lo que somos muy flexibles para adaptar nuestro modelo a diferentes territorios».

“También estamos formando acuerdos directamente con los productores de alimentos para prototipar nuestros productos en sus plantas piloto y en fórmulas comerciales, por lo que estamos aprendiendo mucho”.

Terminología: ‘Estamos produciendo productos animales reales, por lo que no es exactamente ‘libre de animales’

Sobre el etiquetado, un tema espinoso dada la naturaleza paradójica del esfuerzo, producir proteínas animales… sin animales, Paladini dijo: «Estamos elaborando productos animales reales, por lo que no es exactamente ‘libre de animales'», un término popularizado por algunos productores que fabrican productos lácteos con caseína producida por microbios en lugar de vacas».

“Preferiría libre de crueldad”, dijo Paladini, “pero debemos comenzar a pensar en esto como una industria. ¿Es a base de plantas [lo que podría confundir a los consumidores, especialmente con alergias], o hecho de plantas [que puede ser exacto, pero puede no ser muy claro]? Definitivamente necesitamos ser transparentes con el consumidor final».​

“En nuestro caso, nuestras proteínas [de carne] no son alergénicas, por lo que es posible que no tengamos el mismo problema que con las proteínas lácteas [producidas a través de la fermentación microbiana, que deben incluir advertencias de alérgenos de la leche], pero aún debemos decirlo de una manera muy sencilla, esta es una proteína animal real hecha de una manera libre de crueldad».

[Recomendado: Agricultura molecular: empresa «cosecha» proteínas de carne, leche y huevo en plantas modificadas]

Orgullosamente pro-OGM (transgénico)

Moolec, que forma parte de la nueva iniciativa ‘GM4GOOD‘, que aboga por el uso de tecnologías de modificación genética en la cadena de valor agroalimentaria, describe sus productos como «orgullosamente modificados genéticamente», dijo.

“Creemos que debemos comenzar a educar, comunicar e informar a los consumidores y a la industria sobre los beneficios no solo de las plantas modificadas, sino de todo tipo de aplicaciones, incluida la fermentación de precisión”, agregó Paladini, quien dijo que espera una nueva generación de consumidores tendrá una visión más matizada de las tecnologías GM, que tienen innumerables aplicaciones en la industria alimentaria mucho más allá de la tradicional tolerancia a herbicidas o la resistencia a las enfermedades»

Ir a estrategia de mercado y regulatoria: ‘No empezamos de cero’

En cuanto al camino regulatorio a seguir, Paladini reconoció que el factor OGM (o transgénico) presentó desafíos en algunos mercados, pero agregó: “Estamos teniendo conversaciones con los reguladores, pero ya tenemos dos productos aprobados [destacó los productos derivados del cártamo y señaló que el equipo que formó Moolec había estado trabajando en la tecnología durante una década antes de que se escindiera de la agri-tech Bioceres Crop Solutions].

“Así que no somos la típica startup; no empezamos de cero… cuando empezamos [en el otoño de 2020], ya teníamos más de 20 patentes.​

«Con base en nuestra experiencia con cártamo-GLA para la aprobación de GRAS [Generalmente Reconocido Como Seguro], tenemos una comprensión clara de cuáles son los pasos a seguir para lograr un camino regulatorio exitoso».

Desde una perspectiva geográfica, dijo, “Nos estamos enfocando en América del Norte, México y los Estados Unidos, donde tenemos asociaciones con terceros en invernaderos y laboratorios, incluso en la Universidad Estatal de Washington. En comparación con la Unión Europea, Estados Unidos es un país amigo de los transgénicos y estamos orgullosos de fabricar transgénicos. Pero aún creemos que existe la posibilidad de que podamos tener nuestros productos en partes de Europa».

Chilebio: