Una alimentación «libre de transgénicos» en el ganado perjudicaría al medio ambiente, reporta nuevo estudio

Imagen: Feed Navigator

El estudio evidencia que el uso de piensos «libres de transgénicos» tiene mayores costes para la industria y el medio ambiente. Sustituir los granos de maíz o soja transgénica, significaría aumentar las emisiones de carbono al ambiente y demandaría usar más tierras para fines agrícolas mediante cultivos convencionales menos productivos. Además, derivaría en un incremento significativo del precio de productos como la carne, la leche o los huevos para los consumidores.

Fundación Antama / 18 de abril, 2022.- Un estudio elaborado por el Instituto para la Educación e Investigación de Alimentos (IFEEDER) en Estados Unidos ha evidenciado que el uso de piensos y alimentos libres de transgénicos tiene mayores costes para los actores de las industrias ganadera y avícola. Se refleja que la regulación puede conducir a un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y a una disminución de las posibilidades de preservar los hábitats y la biodiversidad.

[Recomendado: ¿Hay estudios de seguridad a largo plazo sobre consumo de alimentos transgénicos?]

El objetivo del estudio era examinar las implicaciones ambientales y económicas si los fabricantes de piensos en Estados Unidos necesitaran aumentar su producción de piensos no biotecnológicos. El estudio quería ilustrar a los actores de la cadena de valor sobre las complejidades de pasar por el proceso de producción de líneas de alimentación MG y no MG.

Un incremento de apenas 5% en maíz no transgénico en alimentación animal, incrementaría las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG) en un 7% anualmente (equivalente a 196.151 mil toneladas métricas de CO2). Fuente: IFEEDER, 2022

Los resultados mostraron que cuando se limita el uso de tecnologías seguras y comprobadas, como los cultivos transgénicos, los costes para los productores, los consumidores y el medio ambiente pueden aumentar. Los hallazgos más relevantes fueron:

  • Aunque las semillas de soja y maíz MG son más caras para los agricultores, los costes extra se compensan con unos costes más bajos de insumos agrícolas.
  • El uso de semillas no MG reduce el beneficio de la preservación de la tierra. Los datos mostraron que el uso de semillas MG permitió el ahorro cuantioso de hectáreas destinadas a agricultura.
  • El sistema de labranza cero del maíz MG reduce significativamente las emisiones de dióxido de carbono.
  • El uso de semillas MG ha mejorado la eficiencia del nitrógeno.
  • Separar los ingredientes MG y no MG supondría unos costes adicionales a todos los actores de la cadena de producción y suministro que derivaría en un incremento del precio final del producto.
  • Sustituir los piensos MG por no MG derivaría en un incremento significativo del precio de productos como la carne, la leche o los huevos.

Para los consumidores, la investigación muestra que el pienso no transgénico podrían aumentar el precio del alimento final entre $4 y $9 dólares por tonelada de alimento para cerdos, gallinas ponedoras y pollos de engorde, entre 40 centavos y $3 dólares para alimentos para res y entre $1 y $4 dólares en alimentos para ganado lechero. Fuente: IFEEDER, 2022

[Recomendado: El cuerpo humano no absorbe material genético de nuestros alimentos]


Chilebio: