Reino Unido realizará ensayos de campo con cebada transgénica y editada para menor uso de fertilizantes

Imagen: University of Cambridge

Los ensayos de campo evaluarán si utilizar ingeniería genética para mejorar la capacidad natural de los cultivos de interactuar con los hongos comunes del suelo puede ayudar a absorber de manera más eficiente el nitrógeno y fósforo del suelo, y de esta manera reducir el uso de fertilizantes sintéticos además de contribuir a una producción de alimentos más sostenible y equitativa.

Universidad de Cambridge / 23 de marzo, 2022.- Este mes de abril se plantará un ensayo de campo con cebada genéticamente modificada (transgénica) y otra mejorada por edición del genoma. La investigación está evaluando si las interacciones mejoradas de los cultivos con los hongos del suelo naturales promueven una producción de alimentos más sostenible.

Los científicos tienen la esperanza de que los resultados del ensayo demuestren formas de reducir la necesidad de fertilizantes sintéticos, lo que podría tener beneficios significativos para mejorar la salud del suelo mientras que al tiempo contribuye a enfoques más sostenibles y equitativos para la producción de alimentos.

[Recomendado: Cámara de los Lores aprueba la edición genética agrícola en Inglaterra]

El ensayo está siendo realizado por investigadores del Crop Science Centre, una alianza entre la Universidad de Cambridge y la organización de investigación de cultivos NIAB. Se evaluará si mejorar las interacciones de los cultivos con los hongos del suelo naturales puede ayudarlos a absorber agua junto con el nitrógeno y el fósforo del suelo de manera más eficiente. El nitrógeno y el fósforo son dos nutrientes esenciales críticos para la producción de cultivos que a menudo se proporcionan a través de fertilizantes sintéticos.

Si bien el uso de fertilizantes sintéticos aumenta la productividad de los cultivos, las aplicaciones excesivas en países de ingresos altos y medios han provocado una contaminación ambiental que reduce la biodiversidad, además de producir emisiones de gases de efecto invernadero. Mientras tanto, en los países de bajos ingresos, los fertilizantes suelen ser demasiado caros o no están disponibles para los agricultores locales, lo que limita la producción de alimentos. Eso contribuye tanto al hambre como a la pobreza, porque en regiones como el África subsahariana, la mayoría de las personas dependen de la agricultura para mantener a sus familias.

[Recomendado: Reino Unido iniciará ensayos de campo con trigo transgénico alto en hierro para combatir anemiaTrigo editado genéticamente que reduce riesgo de cáncer en alimentos horneados recibe permiso para ensayos de campo en Reino Unido]

“Trabajar con asociaciones microbianas naturales y beneficiosas en las plantas tiene el potencial de reemplazar o reducir en gran medida la necesidad de fertilizantes inorgánicos, con beneficios significativos para mejorar la salud del suelo mientras que al mismo tiempo que contribuye a enfoques más sostenibles y equitativos para la producción de alimentos”, dijo el profesor Giles Oldroyd, Russell R Geiger Profesor de Ciencias de Cultivos, quien dirige el trabajo.

Añadió: “Existe una necesidad urgente de enfoques ecológicamente racionales para la producción de alimentos que puedan satisfacer las demandas de una población mundial en crecimiento respetando los límites de los recursos naturales. Creemos que la biotecnología puede ser una herramienta valiosa para ampliar las opciones disponibles para los agricultores de todo el mundo”.

[Recomendado: La edición genética podría reducir la contaminación de fertilizantes fosforados | Haciendo realidad un sueño biotecnológico: cultivos de cereales con fijación de nitrógeno]

El ensayo evaluará una variedad de cebada que ha sido modificada genéticamente (transgénica) para aumentar los niveles de expresión del gen NSP2. Este gen está presente de forma natural en la cebada y potenciar su expresión mejora la capacidad existente del cultivo para interactuar con los hongos micorrízicos.

Además, el ensayo probará variedades de cebada que han sido editadas genéticamente (no transgénica) para suprimir su interacción con los hongos micorrízicos arbusculares. Esto permitirá a los científicos cuantificar mejor cómo los microbios apoyan el desarrollo de las plantas al evaluar el espectro completo de interacciones. Ellos medirán el rendimiento y el contenido nutricional del grano en variedades con una mayor capacidad para involucrar a los hongos y aquellos en los que ha sido suprimido, mientras comparan ambos con el rendimiento de una planta de cebada convencional.

El profesor Oldroyd dijo: “La cebada tiene propiedades que la convierten en un cultivo ideal para estudiar estas interacciones. El objetivo final es comprender si este mismo enfoque se puede utilizar para mejorar la capacidad de otros cultivos alimentarios para interactuar con los hongos del suelo de manera que aumente la productividad sin la necesidad de fertilizantes sintéticos».

[Recomendado: Cultivos que producen su propio fertilizante, una realidad cada vez más cercanaDesarrollan bacterias editadas genéticamente que fijan alto nivel de nitrógeno en cultivos agrícolas]

El ensayo evaluará la producción en condiciones altas y bajas de fosfato. También investigará los posibles beneficios adicionales de la relación con los hongos micorrízicos, como la protección de los cultivos contra plagas y enfermedades.

El ensayo seguirá las normas que rigen la plantación de cultivos modificados genéticamente en el Reino Unido, con la supervisión de Defra y su Comité Asesor sobre Liberaciones al Medio Ambiente (ACRE). También habrá inspecciones durante el ensayo, realizadas por Genetic Modification Inspectorate, que forma parte de la Agencia de Sanidad Animal y Vegetal del Reino Unido. Los informes de inspección estarán a disposición del público.

Chilebio: