Conoce el nuevo tomate morado, una «super-fruta» más saludable diseñada genéticamente

Los arándanos y las moras están cargadas de antioxidantes; ajustando solo tres genes, ahora los tomates también pueden tener el mismo beneficio, y pronto podrían ser aprobados para su venta en Estados Unidos. Los investigadores ingleses detrás del tomate transgénico no están interesados en ganancias por propiedad intelectual, y solo pretenden que este tomate se masifique para beneficio de agricultores y consumidores.

Fast Company / 2 de marzo, 2022.- Hace quince años, en pleno invierno, Cathie Martin esperaba impaciente que maduraran sus tomates. La botánica del Centro John Innes en Reino Unido ya sabía lo que iba a pasar: su piel verde estaba a punto de convertirse en un color púrpura milagroso. Había intercambiado algunos genes para potenciar su contenido de antocianinas, los mismos antioxidantes vibrantes que dan a los arándanos y moras su rico color.

“Sabía que funcionaría”, dice Martin con una confianza fría. “Bueno, por mucho que cualquier científico sepa, harán algo que funcionará. . . . Fue realmente lento, y tomó años, y finalmente pudimos ver este poco de color púrpura. Fue grandioso.»

Ahora, suponiendo que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) apruebe su venta en las próximas semanas, los tomates de Martin podrían estar disponibles por primera vez, como semillas que se pueden cultivar o como fruta disponibles en las tiendas. Pero también es un momento importante para replantear la forma en que pensamos acerca de los organismos modificados genéticamente (OGMs o transgénicos) en los productos, no solo como un medio para reducir los costos de la Gran Agricultura, sino como una oportunidad para tomar un objeto que nos dio la naturaleza y mejorarlo, tanto como lo haríamos con un teléfono inteligente o un par de zapatillas.

[Recomendado: Un tomate transgénico morado más saludable finalmente llegaría al mercado de EE.UU.]

Cualquier variedad de tomate se puede transformar en un tomate morado. Y los tomates morados saben exactamente igual que su variedad de origen porque las antocianinas no tienen sabor. Pero la investigación de Martin encontró otras dos cosas interesantes. Sus tomates morados, que no deben confundirse con variedades oscuras como los tomates cherry negros, duran aproximadamente el doble de tiempo en el estante que un tomate estándar. Y los ratones que comieron una dieta de sus tomates morados vivieron un 30% más que los que comieron la variedad roja estándar. Un ser humano necesitaría comer el equivalente a dos tomates morados todos los días para alcanzar un beneficio potencial similar, pero Martin cree que en realidad es más factible que comer la alternativa de dos puñados de arándanos al día. Eso se debe a que los arándanos son caros y muy estacionales, mientras que sus tomates se pueden cocinar para hacer pasta o salsa para pizza. (Sí, estos tomates conservan su cautivador tono púrpura cuando se cocinan).

[Foto: cortesía de Cathie Martin]

“Un rasgo [visual] que me gusta mucho proviene de lo que actualmente se conoce como tomates amarillos”, dice Martin. “Cuando se mezcla el púrpura, es un color fantástico, más índigo, una especie de púrpura más azul. Si tuvieras que hacer un Bloody Mary, sería un Bloody Mary azul real”.

[Foto: cortesía de Cathie Martin]

Hoy en día, los transgénicos son comunes en la dieta estadounidense (y de muchos otros países), pero en gran medida han sido elaborados para obtener ganancias corporativas en lugar del deseo del consumidor. Según el último recuento, el 94 % de la soja, el 94 % del algodón, el 92 % del maíz y el 95 % de la canola plantados en los EE. UU. son variedades transgénicas. Los ajustes genéticos mejoran el rendimiento y resistencia a plagas y enfermedades. Estos terminan en aceites, ropa, alimentos procesados ​​y alimentación para el ganado. Alrededor del 95% de los animales que proporcionan carne y productos lácteos en los EE. UU. comen cultivos transgénicos.

Sin embargo, más allá de eso, la lista de frutas y verduras enteras obtenidas mediante bioingeniería aprobadas para la venta en los EE. UU. es escasa. Monsanto y la empresa de papas fritas congeladas Simplot han creado sus propias papas GM. Otros han elaborado calabaza o zapallo GM, papaya y berenjena GM, todos enfocados en resistir enfermedades o plagas. Eso es todo, con una excepción: la piña Pinkglow de Del Monte Fresh. Aprobado para la venta en 2020 en EEUU, Del Monte vende el producto como una marca premium directa al consumidor. Puedes pedir una sola piña rosa para tu San Valentín por US$40.

Pero Martin tiene poco interés en controlar cualquier propiedad intelectual genética o de marca, como Monsanto o Del Monte. De hecho, su empresa, Norfolk Plant Sciences, fundada en el Reino Unido junto con su colega Jonathan Jones, se inclina más hacia la hippie y sin fines de lucro Seed Savers Exchange de Iowa que a una multinacional agrícola mundial. Como botánica, primero estudió cómo usar la genética para aumentar el contenido de antocianinas en las plantas de tabaco. El problema era que la producción de antocianinas se abría paso en toda la planta, incluidas las hojas y el tallo, lo que desperdiciaba energía y atrofiaba su crecimiento. Con sus tomates, Martin aisló cómo aumentar la antocianina únicamente dentro de la fruta misma, y ​​solo cuando la fruta estaba en su estado de maduración natural. Por lo tanto, estas plantas de tomate pueden crecer en las mismas condiciones y con el mismo rendimiento que las opciones convencionales.

[Foto: cortesía de Cathie Martin]

Ahora se imagina un sorprendente camino a seguir con sus tomates. Ella los dará al mercado sin importar cómo el mercado quiera consumirlos. Eso significa que ella te venderá las semillas para que las cultives tú mismo. Permitirá que los granjeros los cultiven y los vendan a las tiendas para que te los vendan a ti. Incluso hará la vista gorda cuando cruces estos tomates morados con otra variedad en tu jardín. Martin no protege su producto; ella solo quiere verlo crecer.

“Es solo un modelo de negocio diferente. Creo que tenemos muchas ganas de crecer en respuesta a la demanda de los consumidores. El gran peligro con este tipo de cosas es que es solo una cosa de boutique que viene, pasa y ya nadie está interesado. Pero a veces obtienes un cambio, un nuevo alimento, y realmente funciona. Y brinda satisfacción al consumidor”, dice Martin. “Por ejemplo, hace 20 años, si comprabas hojas de ensalada en el supermercado, serían iceberg verde. Ahora… son todos de diferentes colores. Y a la gente le encanta la idea del color en las ensaladas. Me gustaría que nuestros tomates [funcionaran] de manera similar”.

Durante dos años, Martin ha estado buscando la aprobación del USDA para su producto, proporcionando los detalles genéticos exactos (se intercambiaron tres genes en sus plantas, provenientes de la flor boca de dragón y el berro thale) y datos nutricionales. Más recientemente, el USDA prometió trabajar mucho más rápido en la aprobación de OGMs, limitando los análisis a 180 días. Si bien la fecha límite ya pasó, Martin confía en que los tomates se aprobarán o rechazarán a fines de marzo o abril.

«No quiero adelantarme a la decisión sobre eso», dice Martin, «pero somos optimistas de que esto no debería regularse porque no hay nada intrínsecamente peligroso para el medio ambiente o la salud en estos tomates».

A más largo plazo, Martin sugiere que sus tomates no tienen por qué ser la única fruta con un mayor contenido de antocianinas. En 2013, los investigadores presentaron una manzana cargada con el compuesto, tanto que se parece a una ciruela de pulpa roja, y Martin cree que lo mismo es posible con los plátanos, las naranjas y muchas otras frutas.

¿Así que tan extraño como un tomate morado puede sonar hoy? Mañana, podría ser algo común.

Chilebio: