Masticar chicle con una proteína obtenida en lechuga transgénica podría reducir la propagación de COVID19

El chicle lleva una proteína producida en lechuga genéticamente modificada atrapa el virus SARS-CoV-2, causante de COVID-19. Una cantidad pequeña de esta proteína se asoció con una reducción del 95% en células animales e hisopos de fluido nasal y de garganta de personas infectadas. El investigador líder también esta probando este enfoque para el virus de la influenza.

Scientific American / 24 de febrero, 2022.– Un tipo de chicle mezclado con una proteína que es una puerta de entrada para las infecciones con el nuevo coronavirus, o SARS-CoV-2, podría servir como una forma económica de ayudar a prevenir su propagación, sugiere un estudio reciente.

La proteína de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), que está presente en la superficie de muchas células humanas, se puede mezclar con la goma de mascar. Transportado a la boca por la encía, ACE2 puede atrapar el virus uniéndose a su proteína espícula (spike), que en condiciones normales le ayuda a infectar las células. Además, la proteína en la encía puede unirse a los receptores de la superficie celular, bloqueando así los sitios donde el virus normalmente nos infecta. La combinación evita de forma eficaz que el patógeno infecte las células de la cavidad oral, según informan los investigadores.

La nariz y la garganta son los lugares donde el coronavirus suele infectar por primera vez a las células humanas. Pero la boca es uno de los mayores reservorios de SARS-CoV-2 en una persona infectada, según un artículo de marzo de 2021 en Nature Medicine. Ahora, el estudio más reciente sostiene que la inactivación del virus en la saliva y las membranas mucosas de la boca también podría ayudar a reducir la infección en el área nasofaríngea contigua. Si investigaciones adicionales confirman los hallazgos, la goma de mascar podría unirse a las máscaras faciales y al desinfectante de manos en el arsenal para frenar la propagación del virus.

[Recomendado: Lechuga transgénica con fármaco para enfermedad pulmonar podría ayudar a pacientes con COVID-19]

Para estudiar esta estrategia, un equipo dirigido por el investigador farmacéutico de la Universidad de Pensilvania, Henry Daniell, modificó genéticamente plantas de lechuga para hacerlas producir una forma soluble de la proteína ACE2. A continuación, se mezcló una forma de lechuga en polvo (liofilizada) con chicle con sabor a canela dulce. Los investigadores probaron la eficacia de la goma de mascar en células de hámster modificadas para producir receptores ACE2 humanos.

En una medida de carga viral usando microburbujas, la goma de mascar infundida con la proteína ACE2 desencadenó una reducción en la cantidad de virus en muestras tomadas de pacientes con COVID-19. (Imagen: Cortesía de los investigadores)

En las células de hámster, una cantidad relativamente pequeña de la proteína se asoció con una reducción del 95 por ciento de la cantidad de un virus sustituto que ingresa a las células (el llamado pseudovirus tenía una proteína de punta que coincidía con la que tachona la superficie del SARS- CoV-2), informan los investigadores. La cantidad del virus dentro de las células de mono sin modificar también se redujo en un 85 por ciento cuando se usó el mismo virus sustituto. Y agregar el chicle a hisopos de fluido nasal y de garganta en tres personas infectadas con SARS-CoV-2 se asoció con una reducción del 95 por ciento en la cantidad del pseudovirus activo. Los hallazgos se publicaron en noviembre en Molecular Therapy.

[Recomendado: Desarrollan lechuga transgénica que podría regenerar huesos fracturados en diabéticos]

Daniell dice que su equipo está esperando la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. para probar la efectividad del chicle contra el SARS-CoV-2 en humanos.

La proteína se liberaría en el transcurso de unos 10 minutos de masticación, descubrió Daniell al modelar el proceso con una máquina que genera la misma fuerza que la típica masticación humana. La protección duraría cuatro horas, según estiman los investigadores. Daniell también está probando el método del chicle contra la influenza.

Henry Daniell y sus colegas, de Penn Dental Medicine, utilizaron una plataforma de producción de fármacos de proteínas a base de plantas (lechuga GM) para hacer crecer la proteína ACE2, que luego se infundió en la goma de mascar. Al bloquear el receptor ACE2 o unirse a la proteína espícula del SARS-CoV-2, el ACE2 en la encía parece ser capaz de reducir la entrada viral en las células. (Imagen: Cortesía de los investigadores)

Una preocupación con la idea general involucra el tema de dónde el coronavirus infecta el cuerpo por primera vez. “La principal vía de entrada de la COVID-19 es la nariz”, dice el inmunólogo Danny Altmann del Imperial College London, que no participó en el nuevo estudio. “Y la goma de mascar puede tener poco efecto para detener la entrada del virus por esa abertura, a menos que se descubra que brinda protección en la parte posterior de la garganta”.

[Recomendado: ¿Es posible vacunarse comiendo vegetales? Es lo que persigue este científico mediante biotecnología]

Pero incluso si finalmente no se descubre que la goma de mascar defiende al masticador contra la infección, aún podría reducir la propagación al reducir la cantidad de virus en la boca de una persona infectada y, por lo tanto, reducir la cantidad disponible para la transmisión, dice el virólogo Julian Tang, quien también no participó en el estudio. En el mejor de los casos, un chicle anti-COVID podría estar en los estantes de las tiendas en aproximadamente dos años, dice Daniell.

Y luego, un día, si el nuevo coronavirus sigue siendo una amenaza, cuatro de cada cinco médicos pueden recomendar la goma de mascar ACE2 para sus pacientes.

Chilebio: