Startup británica recibe US$ 5,7 millones para desarrollar tomate editado genéticamente más resistente

Phytoform, una startup con sede en Londres y Boston, ha recibido una inversión de 5,7 millones de dólares para desarrollar cultivos editados genéticamente con la ayuda de herramientas de inteligencia artificial. La firma espera lanzar al mercado su primer producto, un tomate más resistente al clima y daños de transporte (reduciendo la pérdida alimentaria), a principios de 2022.

LABIOTECH.eu / 17 de diciembre de 2021.- La financiación inicial impulsará el desarrollo de la plataforma de cultivo de precisión de Phytoform, que se especializa en el uso de inteligencia artificial (IA) para guiar la edición de genes CRISPR.

Según la FAO, hasta el 14% de la producción agrícola mundial se pierde debido al desperdicio de alimentos, y se espera que ese número aumente debido al cambio climático. La respuesta de Phytoform a este problema es el desarrollo de variedades de cultivos más resistentes.

[Recomendado: Desarrollando el tomate ideal con edición genética: más nutritivo, resistente a climas extremos, plagas y enfermedades]

Producir un nuevo cultivo a través de técnicas tradicionales de mejoramiento es costoso y puede llevar años lograrlo. Las herramientas de edición de genes como CRISPR/Cas9 pueden acelerar enormemente el proceso, pero a menudo es un desafío saber dónde y cómo editar el genoma de la planta para obtener el resultado deseado. Con la ayuda de la IA, la tecnología de Phytoform puede desarrollar nuevas cepas de cultivos editados genéticamente en unos meses.

“La plataforma [de Phytoform] se basa en la comprensión impulsada por la inteligencia artificial de la expresión de genes de plantas. Puede anotar, predecir y desarrollar ADN no codificante para controlar la expresión de genes de formas novedosas”, dijo el cofundador y director de tecnología de Phytoform, Nicolas Kral. El objetivo, según Kral, es realizar la mínima cantidad de cambios en el genoma de una planta sin dejar de lograr las características deseadas.

Phytoform también está utilizando una forma de tecnología CRISPR llamada edición de genes «sin ADN» o «sin huellas». Esta técnica realiza cambios en una secuencia genética sin dejar evidencia de que se esté realizando un cambio. También reduce la probabilidad de mutaciones no deseadas en otras partes del genoma.

[Recomendado: Tomates transgénicos morados altos en antioxidantes llegarían al mercado de EE.UU. en 2022]

“Hemos hecho que nuestro proceso sea lo menos disruptivo posible”, dijo William Pelton, cofundador y director ejecutivo de Phytoform. «Nuestra tecnología de inteligencia artificial sugiere con precisión dónde editar y utilizamos un proceso de edición del genoma CRISPR sin ADN para realizar los cambios menores necesarios».

Phytoform diseña su tomate eliminando una secuencia de ADN no revelada en el genoma del tomate. El cultivo está diseñado para estar más seguro en la planta, de modo que las inclemencias del tiempo no lo dañen tan fácilmente. La fruta también se desprende limpiamente de la rama cuando se recoge y no deja ningún tallo, el cual puede dañar el tomate en el transporte.

“El rasgo reducirá en gran medida las pérdidas de cultivos de la cosecha a los minoristas, asegurando que los recursos necesarios para cultivar la cosecha de tomate no se desperdicien”, dijo Pelton.

[Recomendado: Japón desarrolla tomates más dulces y sabrosos mediante edición genética | Desarrollan tomate morado genéticamente modificado alto en antioxidantes saludables]

La ronda de semillas de Phytoform fue dirigida por Eniac Ventures, un fondo de etapa de semillas con sede en Nueva York. En el pasado, Eniac ha financiado nuevas empresas relacionadas con la salud, el bienestar y la alimentación como Iron Ox y Biobeats.

Por ahora, Phytoform planea vender su tomate editado genéticamente en América del Norte y Australia y evitar el mercado de la Unión Europea. La UE somete a los cultivos eiditados genéticamente a las mismas regulaciones estrictas que los organismos modificados genéticamente (OGM o transgénicos) tradicionales, que tienen genes de otra especie introducidos en sus genomas y no se pueden producir mediante mejoramiento convencional. Los organismos editados genéticamente, por el contrario, tienen mutaciones más pequeñas que podrían surgir a través de procesos naturales, y Phytoform no ve sus productos como OGMs.

A principios de 2021, Sanatech Seed, una empresa con sede en Japón, comenzó a vender el primer tomate editado genéticamente, de variedad Sicilian Rouge. El tomate está editado para tener un mayor contenido del aminoácido ácido gamma-aminobutírico (GABA), que ayuda a la relajación y a reducir la presión arterial.

[Recomendado: Japón inicia venta comercial de tomate editado genéticamente que ayuda a evitar la hipertensión]

Ni el Sicilian Rouge ni el tomate Phytoform son los primeros tomates biotecnológicos vendidos en las tiendas. El tomate Flavr Savr, un OGM tradicional (o transgénico) diseñado para permanecer más fresco en el envío y en los estantes de las tiendas durante más tiempo que los tomates convencionales, fue comercializado por la empresa Calgene con sede en California en 1994. Si bien la idea era similar a la de Phytoform (que la ingeniería genética podría ayudar a reducir el desperdicio de alimentos) el tomate Flavr Savr solo estuvo disponible durante unos años antes de ser retirado de los estantes debido a los altos costos de producción.

Chilebio: