Proyecto internacional abre camino para el avance de cultivos transgénicos sostenibles en Asia

Un nuevo proyecto liderado por la Universidad de Cornell, con financiamiento público de 10 millones de dólares, acelerará la aplicación de biotecnología y cultivos transgénicos para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional en Bangladesh y Filipinas, al mismo tiempo que se protege la salud de los agricultores y el medio ambiente. Bangladesh ya es un ejemplo con el éxito de la berenjena transgénica Bt, que ha mejorado enormemente la calidad de vida de agricultores y consumidores. Ahora se espera su adopción en otros países así como nuevos cultivos en el continente.

Cornell CALS / 22 de diciembre, 2021.- El proyecto «Feed the Future Insect-Resistant Eggplant Partnership», financiado por una subvención de cinco años de $10 millones de dólares por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) como parte de Feed the Future, la iniciativa mundial contra el hambre y la seguridad alimentaria del gobierno de los Estados Unidos. El nuevo premio continuará los esfuerzos para introducir variedades de berenjena transgénica que sean resistentes a las devastadoras plagas de insectos y puedan reducir o eliminar la necesidad de pesticidas dañinos en países en desarrollo.

El proyecto multifacético asume el complejo desafío de la ciencia y la política. El trabajo permitirá a los científicos de Bangladesh y Filipinas desarrollar nuevas variedades de berenjena adaptadas localmente, al tiempo que se compromete con los formuladores de políticas en vías reguladoras claras para su lanzamiento.

[Recomendado: Berenjena transgénica en Bangladesh reduce uso de pesticidas y aumenta ingresos de agricultores]

El objetivo, según la directora del proyecto, Maricelis Acevedo, es un futuro más próspero, con seguridad alimentaria y con igualdad de género para Bangladesh y Filipinas.

«Las plagas y patógenos de los cultivos son una amenaza para la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental de los sistemas alimentarios a nivel mundial», dijo Acevedo, profesora de investigación de desarrollo global en Cornell. «Las prácticas agrícolas sostenibles son esenciales para la producción de alimentos, y los científicos y las agencias reguladoras locales deben trabajar en conjunto para producir cultivos alimentarios que sean mejores y más seguros para el medio ambiente y las personas».

Acevedo es la directora del proyecto y se desempeña como co-investigadora principal con Sarah Evanega, directora de Alliance for Science, profesora en el Instituto Boyce Thompson (BTI) y miembro adjunto de la facultad en la Escuela de Ciencias Vegetales Integrativas de Cornell.

Con sede en el Departamento de Desarrollo Global de la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida de la Universidad de Cornell, Feed the Future Insect-Resistant Eggplant Partnership combina la experiencia en ciencias agrícolas y sociales para lograr resultados socioeconómicos equitativos. Como parte del proyecto, Hale Ann Tufan, profesora de investigación de desarrollo global, estudiará si los productos biotecnológicos benefician de manera equitativa a mujeres, hombres y jóvenes dentro de los hogares que los adoptan en Bangladesh. Mirando más allá de los beneficios de ingresos a nivel del hogar, el estudio examinará cómo las normas de género y las dinámicas dentro del hogar influyen específicamente en los resultados positivos o negativos para las mujeres y los jóvenes.

[Recomendado: Agricultores de Bangladesh obtienen mayores rendimientos y ganancias con berenjena transgénica]

La berenjena es rica en fibra y antioxidantes y es una de las verduras más populares en Bangladesh. Los agricultores que cultivan berenjenas deben enfrentarse a las continuas amenazas de los insectos, la más dañina de las cuales es el barrenador del fruto y el brote de la berenjena (EFSB). Las larvas se alimentan de frutos jóvenes y maduros y hacen que las berenjenas infestadas no sean comestibles ni aptas para el mercado. Las infestaciones pueden provocar pérdidas de rendimiento de hasta un 86%, incluso cuando los agricultores rocían pesticidas costosos varias veces cada temporada, a menudo con poco o ningún equipo de protección.

Basada en tecnología empleada a nivel mundial durante más de 25 años para proteger las plantas de maíz y algodón de los ataques de insectos, la berenjena Bt contiene genes de una bacteria común del suelo, Bacillus thuringiensis (Bt), que también se usa ampliamente en la agricultura orgánica. Los estudios demuestran que el Bt es inofensivo para los mamíferos, los organismos del suelo y los insectos beneficiosos, pero tóxico para las plagas de insectos dañinos. Rigurosos ensayos de seguridad han demostrado que la berenjena Bt es un medio eficaz para controlar la EFSB sin necesidad de pesticidas.

“Los agricultores exigen cultivos más resistentes, de mayor rendimiento y más seguros para la agricultura y el consumo”, dijo Acevedo. «La berenjena Bt cumple en todos estos frentes».

La berenjena Bt, el primer cultivo alimentario modificado genéticamente aprobado en el sur de Asia, ha ganado una popularidad espectacular entre los agricultores desde que se introdujo por primera vez en 2014. Los estudios han demostrado que los agricultores que cultivan berenjena Bt, disfrutaron de aumentos del 51% en rendimiento y 128% en ingresos netos, y reducciones del 38% en costos de plaguicidas y 12% en informes de intoxicaciones por plaguicidas.

[Recomendado: Nuevo estudio confirma que la berenjena transgénica reduce los pesticidas y aumenta ganancias de agricultores]

A pesar de estos éxitos, el desarrollo y la adopción de la biotecnología siguen siendo un tema polémico. Como parte del proyecto, la Alianza para la Ciencia y Farming Future Bangladesh abordará los conceptos erróneos sobre la seguridad y creará una base de evidencia científicamente rigurosa que vincule los cultivos biotecnológicos con la seguridad nutricional.

Sarah Evanega, Maricelis Acevedo y Hale Ann Tufan. Imagen: Cornell CALS

“La desinformación ha empañado durante mucho tiempo el proceso regulatorio que rodea a los cultivos transgénicos en muchas partes del mundo, en detrimento de los agricultores y consumidores que anhelan las mismas opciones que disfrutan otros”, dijo Evanega. «La Alianza para la Ciencia se complace en ayudar a desarrollar la capacidad técnica de los científicos de Bangladesh para que puedan dirigir su propia investigación de fitomejoramiento que refleje las necesidades y prioridades de su país y sus ciudadanos».

[Recomendado: [FOTOS]: Cómo la berenjena transgénica Bt convirtió a Bangladesh en un «modelo a seguir» globalmente]

Las asociaciones locales en los sectores público y privado ayudarán a lograr la sostenibilidad de las tecnologías y se involucrarán directamente con los agricultores y los responsables de la formulación de políticas en Bangladesh y Filipinas. Los socios públicos incluyen el Instituto de Investigación Agrícola de Bangladesh, la Corporación de Desarrollo Agrícola de Bangladesh y el Departamento de Extensión Agrícola. Los socios del sector privado incluyen a Sathguru, Mahyco, Supreme Seed Company, ACI Agribusiness y Farming Future Bangladesh.

La nueva financiación continúa el trabajo de larga data de la Universidad de Cornell y sus socios en Bangladesh y Filipinas. Cornell dirigió un consorcio de instituciones públicas y privadas en Asia y África para el Proyecto II de Apoyo a la Biotecnología Agrícola. En 2015, Cornell lideró la Asociación para la mejora de la berenjena de Feed the Future en el sur de Asia para acelerar el desarrollo, la desregulación y la difusión de la berenjena Bt en Bangladesh y Filipinas.

Chilebio: