Chilebio Noticias

El costo de las prohibir los transgénicos: alimentos más caros y sufrimiento innecesario, afirma reporte técnico

Un nuevo informe técnico del Consejo de Ciencia y Tecnología Agrícola (CAST), documenta el alto precio en inseguridad alimentaria, impactos en la salud y alimentos más caros que enfrentan los países por prohibir los cultivos transgénicos. Los resultados no son agradables, pero ilustran claramente los beneficios de adoptar y aprobar la biotecnología agrícola.

American Council on Science and Health / 16 de noviembre, 2021.- Después del COVID-19, el debate que alguna vez fue feroz en torno a los cultivos transgénicos parece un recuerdo que se desvanece, especialmente con el movimiento anti-OGM perdiendo rápidamente su influencia cultural y política. Las organizaciones que una vez apoyaron esta campaña tecnofóbica han enganchado su agenda a la pandemia en un intento por seguir siendo relevantes o simplemente renunciaron por completo a la oposición a la biotecnología agrícola.

Si bien deberíamos celebrar la desintegración del movimiento anti-OGM, debemos reconocer que los países de todo el mundo continúan renunciando a los beneficios de la biotecnología agrícola porque se tomaron en serio a grupos activistas como Greenpeace durante tantos años. ¿Qué tan graves son estas consecuencias? Según un nuevo análisis publicado por el Consejo de Ciencia y Tecnología Agrícola (CAST), muy grave [1].

Precios de los alimentos más altos, más pobreza

Muchos comentaristas han documentado el trágico impacto del movimiento anti-OGM en el mundo en desarrollo. Negar a los agricultores pobres el acceso a herramientas que les ayudarían a alimentar a sus hijos y comunidades es más que cruel, especialmente porque parte del apoyo a ese esfuerzo proviene de activistas occidentales por la «justicia social» que se oponen abiertamente al «colonialismo». Pero el punto que a menudo se pasa por alto es que el activismo contra la biotecnología no solo daña a las personas en países remotos como Sri Lanka; todo el mundo pierde cuando ideólogos equivocados influyen en la política alimentaria y agrícola.

Como regla general, los productos elaborados con ingredientes transgénicos son sustancialmente más baratos que sus contrapartes. Esto se debe a que los agricultores que utilizan la biotecnología generalmente producen más de lo que cultivan, lo que tiende a hacer bajar los precios de los alimentos al consumidor. CAST informó que las primas estadounidenses para «productos no transgénicos oscilaron entre el 9,8% y el 61,8% y las primas para productos orgánicos, que implícitamente no son-transgénicos, oscilaron entre el 13,8% y el 91%».

[Recomendado: Prohibir los cultivos transgénicos aumentaría precio de los alimentos e impacto ambiental]

Los estadounidenses no tienen que comprar productos no transgénicos, por supuesto, pero esto establece una comparación interesante. Si Estados Unidos prohibiera los cultivos biotecnológicos, CAST estimó que podría aumentar los precios de los alimentos en US$14 mil millones por año y costarle a la economía estadounidense US$200 millones – US$4,9 mil millones anuales. Considere que muchos países todavía prohíben la producción de cultivos transgénicos, y se comienza a ver las consecuencias económicas de restringir el acceso a la biotecnología o cualquier tecnología que aumente el rendimiento [2].

La única forma de mitigar estos costos es importar grandes cantidades de granos transgénicos de otras naciones, lo que hace la Unión Europea a pesar de su aparente preferencia por los alimentos orgánicos. Aún así, cualquier regulación innecesaria conlleva desventajas sustanciales, explicó el informe:

Las barreras comerciales dirigidas a los OGMs reducen el acceso a los alimentos, limitan los ingresos agrícolas y aumentan los precios generales. Cuando los países levanten las barreras comerciales, se estima que las importaciones aumentarían en un 14,7% aproximado, lo que resultaría en una reducción estimada del 4,86% en los precios de los alimentos; a la inversa, una barrera comercial reduce el acceso a las importaciones en casi un 10% y los precios de los alimentos aumentan en un 1% (Nes et al. 2021).

El coautor del informe CAST, el Dr. Stuart Smyth, profesor asociado en el Departamento de Economía Agrícola y de Recursos de la Universidad de Saskatchewan, lo resumió de esta manera en un correo electrónico a ACSH:

Se ha demostrado que los cultivos transgénicos aumentan los rendimientos en un mínimo del 20%, generalmente más. El aumento de los rendimientos crea mayores volúmenes de suministro y el suministro abundante es un factor clave que contribuye a los bajos precios de los alimentos.

Impactos en la salud

Hay otras consecuencias más allá del aumento de los precios de los alimentos. Debido a que la biotecnología se puede utilizar para aumentar el contenido de nutrientes de varios alimentos, los países que restringen la producción o importación de cultivos transgénicos hacen que sea mucho más difícil para sus poblaciones comer dietas nutritivas, señalaron los autores del informe:

Una mayor disponibilidad de nutrientes en los cultivos y los alimentos puede reducir los resultados negativos para la salud humana, como el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión (Hefferon 2015). Además, el acceso a alimentos con mayor contenido de nutrientes en los primeros años de vida tiene importantes beneficios para la salud a lo largo de la vida, como la reducción del retraso en el crecimiento y la ceguera (Wesseler et al.2017; Dubock 2019).

Los cultivos transgénicos pueden mejorar la salud humana mediante aplicaciones que biofortifican los alimentos; aunque, la mayor carga regulatoria impuesta a los OGMs ha limitado las aplicaciones biofortificadas a los cultivos mejorados convencionalmente (CAST 2020b; Garg et al. 2018) hasta hace poco.

Aquí es donde es mucho más fácil ver las consecuencias en curso que mencioné anteriormente. Los niños que se quedan ciegos debido a una deficiencia de nutrientes no se toman unos días fuera de la escuela y luego vuelven a crecer. Estoy siendo un poco pedante con ese ejemplo, pero quiero señalar un punto importante: las personas afectadas por estas afecciones crónicas tienen más probabilidades de morir como resultado. Si sobreviven hasta la vejez, su calidad de vida se ve afectada y necesitan más atención médica de la que consumirían con una salud normal. Todo el mundo está peor en un grado u otro.

[Recomendado: Revisión de estudios durante 20 años concluye que el maíz transgénico tiene más rendimiento y es más seguro que el convencional]

Los países que aprueban cultivos biofortificados no eliminarán el cáncer ni ninguna otra condición debilitante; ningún experto creíble afirma que lo harán. Pero no se equivoque al respecto, los cultivos biotecnológicos pueden tener un impacto significativo en los resultados de salud. El maíz resistente a los insectos plaga, por ejemplo, reduce drásticamente las concentraciones de mohos que causan cáncer en el suministro de alimentos. También reduce la cantidad de insecticidas que los agricultores deben usar, reduciendo su exposición a largo plazo a químicos potencialmente tóxicos y la frecuencia de intoxicación aguda por pesticidas, que causa síntomas que van desde náuseas y diarrea hasta la muerte.

Conclusión

El comentario de CAST también describió de manera útil cómo los cultivos biotecnológicos han mejorado el bienestar económico de los agricultores y han impulsado nuestros esfuerzos de protección ambiental. Esos son temas importantes y vale la pena leer el informe en su totalidad si desea obtener más información sobre ellos. Pero el punto para nuestros propósitos aquí es que las prohibiciones de cultivos biotecnológicos claramente empobrecen a los consumidores y ponen en peligro nuestra salud en formas que muchos lectores probablemente encontrarán sorprendentes. Estados Unidos se ha librado de algunas (aunque ciertamente no todas) de estas consecuencias precisamente porque regulamos la producción de alimentos con un enfoque relativamente ligero.


[1] La membresía del grupo incluye sociedades científicas y profesionales, universidades, empresas, organizaciones sin fines de lucro, bibliotecas e individuos. Si está en contra de la participación de la industria en CAST, está bien. Pero tenga la amabilidad de responder a los argumentos del informe en lugar de hacer conspiraciones sobre el control corporativo del suministro de alimentos.

[2] En términos generales, los cultivos biotecnológicos y los plaguicidas ayudan a los agricultores a controlar las plagas de manera más eficiente, lo que tiene el efecto posterior de aumentar los rendimientos y, por lo tanto, disminuir los precios de los alimentos.

Compartir
Artículos relacionados
Abejas y transgénicos
Transgénicos y abejas
Ciruelo transgénico resistente a virus ya fue autorizado comercialmente en Estados Unidos
Consumidores occidentales tienen actitudes positivas hacia los alimentos editados genéticamente, reportan dos nuevos estudios

Comments are closed.