Chilebio Noticias

Empresas de EE.UU. anuncian el desarrollo de frutillas editadas genéticamente: mejor sabor y menor desperdicio alimentario

Plantas de frutillas editadas genéticamente crecen en un invernadero de JR Simplot Company en Boise, Idaho, el 22 de octubre de 2021. El jueves 28 de octubre, la compañía anunció un acuerdo con Plant Sciences Inc., con sede en California, para cultivar fresas genéticamente modificadas que saben mejor, se mantienen frescas por más tiempo y tienen una temporada de crecimiento más larga. Crédito: Foto AP / Keith Ridler

Una alianza entre dos empresas estadounidenses se enfocará en la edición genética de frutillas para que se mantengan frescas por más tiempo, tengan mejor sabor y una temporada de crecimiento más larga. Esperan lanzar las primeras frutillas editadas genéticamente al mercado en unos pocos años.

Phys.org / 28 de octubre, 2021.- Una empresa de Idaho que introdujo con éxito papas modificadas genéticamente en el mercado anunció el jueves un acuerdo para ayudar a una empresa de fitomejoramiento con sede en California para desarrollar frutillas (fresas) que, según dicen, se mantendrán frescas por más tiempo y tendrán una temporada de cultivo más larga.

J.R. Simplot Company y Plant Sciences Inc., ambas empresas privadas, dijeron que esperan lanzar las primeras fresas editadas genéticamente disponibles comercialmente en unos pocos años.

Los productores de Estados Unidos cosecharon un equivalente a $ 2.2 mil millones en fresas en 2020, principalmente en California, según el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA), pero los consumidores descartaron aproximadamente el 35% de la cosecha debido al deterioro. Los funcionarios de Simplot y Plant Sciences dijeron que las frutillas editadas  genéticamente ayudarán a reducir el desperdicio y las pondrán a disposición de los consumidores gran parte del año.

Las frutillas contendrán genes de solo frutillas, seleccionando rasgos deseables que se han cultivado durante décadas.

“Es la misma tecnología en la que estamos trabajando con las papas”, dijo Doug Cole, director de Marketing y Asuntos Biotecnológicos de Simplot. «Tenemos la oportunidad de hacer eso con esta tecnología».

[Recomendado: Científicos descubren la «hoja de ruta» genética de la frutilla cultivada]

No hay evidencia de que los organismos genéticamente modificados, conocidos como OGMs o transgénicos, no sean seguros para comer, pero cambiar el código genético de los alimentos presenta un problema ético para algunos. La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) y la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA), aprobaron una técnica anterior de modificación genética -silenciamiento por ARN- en papas Simplot. Ahora, más de 500.000 millones de kilogramos de papas se venden en unos 40 estados y 4.000 supermercados y 9.000 restaurantes.

Cole dijo que la compañía envió información al Departamento de Agricultura que determinó que la edición genética que se usa en las frutillas replica un proceso natural y no necesita aprobación regulatoria antes de que las frutillas lleguen al mercado. La empresa también está utilizando esa técnica de edición genética en papas.

Steve Nelson, presidente y director ejecutivo de Plant Sciences Inc., dijo que la compañía durante los últimos 35 años ha desarrollado cinco poblaciones distintas de cultivo de frutillas que se desarrollan mejor en diversas áreas de cultivo y tipos de clima.

«Poseen genomas complejos que contribuyen a ciclos de mejoramiento largos y complejos», dijo Nelson. «Hay que observar grandes poblaciones de plántulas anualmente para avanzar con el fitomejoramiento tradicional».

La edición genética podría acelerar eso. Nelson dijo que el objetivo de la asociación con Simplot es mejorar el rendimiento hortícola de las frutillas, mejorar la tolerancia y resistencia a plagas y enfermedades.

Dijo que para los productores, que pueden gastar US$35,000 por acre para plantar frutillas y otros US$35,000 por acre para cosecharlas, las fresas editadas genéticamente podrían reducir el riesgo de una mala cosecha.

[Recomendado: CRISPR siembra «semillas de cambio» en biotecnología agrícola: mayor precisión y menor regulación]

Simplot, una empresa multinacional de agronegocios con sede en Boise, Idaho, adquirió en 2018 los derechos de licencia de edición de genes en un acuerdo con Corteva Agriscience y el Instituto Broad del Instituto de Tecnología de Massachusetts y la Universidad de Harvard, desarrolladores de una tecnología de edición de genes llamada CRISPR- Cas9. Simplot fue la primera empresa agrícola en recibir dicha licencia.

La tecnología permite a los científicos realizar cambios precisos en el genoma de los organismos vivos y tiene una amplia variedad de aplicaciones para mejorar la producción y la calidad de los alimentos vegetales. Se ha comparado con el uso de una función de búsqueda y reemplazo al editar un documento escrito.

En esta foto proporcionada por JR Simplot Company se muestra una planta de frutilla editada genéticamente en un invernadero en Boise, Idaho, en agosto de 2021. Crédito: J.R. Simplot Company a través de AP

La tecnología de edición de genes se llama CRISPR-Cas9, la primera parte es un acrónimo de «repeticiones palindrómicas cortas agrupadas regularmente interespaciadas». La tecnología acelera el proceso tradicional de mejoramiento generación tras generación de plantas para obtener un determinado rasgo deseable, lo que ahorra años en el desarrollo de nuevas variedades que son tan seguras como las variedades desarrolladas tradicionalmente, dicen los científicos.

Craig Richael, director de investigación y desarrollo de Simplot, dijo que el código genético de la frutilla ha sido mapeado, pero no está claro qué rasgos están asociados con todas las diversas partes del código. Dijo que la compañía está trabajando con partes del código que se conocen, cultivando frutillas genéticamente modificadas en un invernadero de Simplot.

Plant Sciences Inc., con sede en Watsonville, California, y sus afiliadas tienen derechos de propiedad sobre más de 50 variedades de frutillas y frambuesas. La empresa suministra plantas a productores en más de 50 países.

Simplot y Plant Sciences ganarán dinero vendiendo las plantas de frutilla modificadas genéticamente a los productores, que pagan una regalía por los derechos para cultivar y vender los frutos. Los términos del trato no fueron publicados.

Compartir
Artículos relacionados
Descubren importante molécula vegetal para mejorar tolerancia al estrés ambiental en cultivos agrícolas
Tu próxima vacuna podría obtenerse desde plantas genéticamente modificadas
Mediante ingeniería genética desarrollan los primeros crisantemos azules

Comments are closed.