La preocupación de los consumidores sobre los transgénicos cae cuando reciben información basada en ciencia

Un grupo de expertos de la Universidad de Radboud en los Países Bajos reportó que informar a las personas sobre un consenso científico que se opone a sus creencias falsas, especialmente sobre los alimentos transgénicos, puede ayudar a corregir esas creencias. La estrategia puede ser beneficiosa en campañas para contrarrestar la información errónea sobre los beneficios de estos alimentos.

Fundación Antama / 6 de octubre, 2021.- La percepción y actitudes de los consumidores hacia los organismos genéticamente modificados (OMGs) y sus productos es un tema de continuo estudio que ayuda a entender las preocupaciones sobre la salud, el medio ambiente y la seguridad alimentaria. Uno de estos últimos estudios, refleja que la preocupación de los consumidores en torno a los OMGs disminuye significativamente cuando reciben información basada en ciencia y proveniente de una organización o institución de confianza.

[Recomendado: Los consumidores de EE.UU. reconocen los beneficios de los cultivos transgénicos | La oposición a los cultivos transgénicos se debe a un bajo conocimiento del tema, confirma estudio chino]

El estudio involucró a 500 adultos estadounidenses. Fueron encuestados sobre sus comportamientos generales de alimentación y compra, su conocimiento y actitudes hacia los OMGs y su opinión sobre ellos antes y después de la exposición a una declaración basada en la ciencia. Los encuestados fueron expuestos a declaraciones sobre alimentos transgénicos realizadas por la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, la Asociación Médica Estadounidense, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Academia Nacional de Ciencias, la Sociedad, y las Sociedades de Medicina británica y europea.

A cada encuestado se le entregaron tres tarjetas: la tarjeta de declaración de la OMS y otras dos tarjetas aleatorias de las otras cinco organizaciones. Esto se repitió dos veces más de diferentes maneras sin dejar de exponer al encuestado a la tarjeta de la OMS cada vez. El objetivo era determinar hasta qué punto la información gubernamental influye y cambia las actitudes actuales de los consumidores hacia los OMGs.

[Recomendado: La oposición a los cultivos transgénicos se debe a un bajo conocimiento del tema, confirma estudio chino | La principal razón de la oposición a los cultivos transgénicos sería el desconocimiento]

Los resultados reflejaron que cuando los consumidores se ven “obligados” a leer una declaración científica de un órgano reconocido sobre la seguridad de los transgénicos, sus preocupaciones sobre si es malo para la salud o puede causar cáncer disminuye significativamente. Los hallazgos también incluyen lo siguiente:

  • La mayoría de los consumidores estadounidenses conocen la presencia de OMGs en los alimentos.
  • Los consumidores estadounidenses quieren que los fabricantes etiqueten los OMGs en sus productos alimenticios.
  • La mitad de los que reconocieron estar preocupados por los transgénicos reconocieron que los comprarían si estuvieran etiquetados.

Los investigadores también señalaron que los consumidores no quieren que los fabricantes dejen de usar transgénicos, pero preferirían que los productos se etiqueten para reflejar la transparencia y para que los consumidores conozcan el contenido de transgénicos. En Estados Unidos no es obligatorio en el etiquetado pero en la Unión Europea sí lo es. En este post tenéis las claves de la normativa de etiquetado europea.

 

Chilebio: