Chilebio Noticias

Australia utiliza modificación genética para desarrollar cultivos para los astronautas en el espacio

Científicos de la Universidad de Adelaida están utilizando modificación genética para diseñar alimentos para los astronautas, y esperan que el conocimiento obtenido sea aplicable también a la agricultura en la Tierra, especialmente cuando el país acaba de levantar las moratorias a esta tecnología.

ABC News / 10 de julio, 2021.- En un modesto laboratorio de Adelaide, una caja de aspecto modesto gira bajo un letrero igualmente modesto.

Pero las palabras «Plantas para el espacio» sugieren que no hay nada modesto en la investigación que se lleva a cabo en el lugar.

La pequeña caja es en realidad una máquina de microgravedad de 80.000 dólares, que podría desempeñar un papel vital en una misión para enviar personas a Marte.

La Universidad de Adelaide lo está usando para probar cultivos que está diseñando para el espacio, para ver cómo funcionan cuando hay menos gravedad.

«Las plantas obviamente no evolucionaron para crecer en el espacio; es un ambiente algo extraño para ellas», dijo el científico de plantas Matthew Gilliham, quien está a cargo de la investigación en el Instituto Waite.

«Por ejemplo, el agua se vuelve pegajosa y espeluznante en el espacio. No hay gravedad que drene el agua del suelo y, de hecho, se adhiere a las superficies y puede envolver las plantas por completo».

«Así que una de las cosas que estamos haciendo aquí con los experimentos de microgravedad es intentar programar la planta para hacer frente a esos entornos».

[Recomendado: Cómo los cultivos genéticamente modificados pueden ayudarnos a colonizar el espacio]

La máquina de microgravedad es una parte clave de la investigación sobre el diseño de alimentos para el espacio exterior (ABC Landline: Kerry Staight).

Una parte esencial de la carrera espacial

Diseñar comida para el espacio era más materia de películas de ciencia ficción no hace mucho tiempo.

Pero la carrera por enviar gente a Marte se está acelerando, con Estados Unidos y China aterrizando rovers en el planeta rojo en los últimos tiempos.

«La cantidad de trabajo que se necesita hacer para que las plantas estén listas para ser una fuente nutricional para el espacio probablemente llevará al menos 10 años, así que tenemos que comenzar ahora», dijo el profesor Gilliham.

Los científicos de Australia Meridional están trabajando con investigadores y agencias espaciales en Australia y en todo el mundo para abordar el desafío.

Los cultivos se diseñan utilizando tecnología de modificación genética, en la que se introduce ADN externo en una planta, cambiando su composición genética.

«La gente está empezando a comprender que la ciencia realmente puede comenzar a resolver estos grandes y grandiosos desafíos», dijo el profesor Gilliham.

[Recomendado: Cultivan algodón modificado genéticamente en la Estación Espacial Internacional]

Opinión pública dividida

El nivel de aceptación de los cultivos genéticamente modificados (OGMs o transgénicos), al menos en la tierra, varía mucho entre industrias y entre el público.

Australia del Sur y Nueva Gales del Sur levantaron recientemente las moratorias de larga data sobre los cultivos transgénicos, poniéndolos en línea con el resto de los estados del continente.

Tim Morcom, que cultiva cerca de Bordertown en el sureste de Australia del Sur, fue uno de los primeros en el estado en sembrar canola transgénica.

«Fue una gran ocasión, pensé, para que Australia del Sur finalmente se pusiera al día con los otros estados», dijo.

El Sr. Morcom estaba dispuesto a invertir en canola transgénica resistente a herbicidas para intentar mejorar su control de malezas.

Pero es lo que está en proceso lo que entusiasma particularmente al agricultor.

«Hay mucho más mejoramiento genético que los fitomejoradores pueden introducir en sus cultivos», dijo. «Las heladas son un gran problema.

«Si pudiéramos conseguir algo de tolerancia a las heladas en nuestros cultivos, valdría miles de millones».

Los científicos de la Universidad de Adelaide se encuentran entre los que han estado trabajando en eso durante aproximadamente dos décadas.

«Tenemos mucho trigo y cebada aquí que han sido deiseñada para mejorar la tolerancia contra las heladas, contra la sequía y aumentar el rendimiento», dijo el profesor asociado Matt Tucker.

«Todo ha pasado por sus etapas finales de prueba, y esencialmente está listo para que entre un socio comercial».

[Recomendado: Tomate editado genéticamente ideal para cultivos en el espacio y granjas verticales]

‘Una venta fácil para los astronautas’

Ahí es donde las cosas se vuelven desafiantes, incluso cuando las moratorias ya no están vigentes.

Si bien las semillas oleaginosas transgénicas se cultivan a gran escala en Australia, está resultando difícil trasladar el trigo, la cebada y otros cultivos transgénicos más allá de la fase de investigación. El único país del mundo que ha aprobado trigo transgénico es Argentina.

«El mayor obstáculo seguirá siendo el mercado», dijo el Dr. Tucker. «Podemos hacer muchas pruebas en nuestros invernaderos aquí, y podemos hacerlas en sitios de campo seleccionados, pero es necesario que la industria diga: ‘Esta es una tecnología que marcará la diferencia'».

Su colega, el profesor Gilliham, cree que los cultivos modificados genéticamente diseñados para el espacio encontrarán menos resistencia.

[Recomendado: Realizan experimentos con plantas genéticamente modificadas en el espacio]

«Creo que es fácil de vender para los astronautas, rodeado de toda esa tecnología», dijo.

Y es optimista de que al apuntar a las estrellas, los científicos podrían terminar resolviendo problemas urgentes en casa.

«El espacio nos libera para trabajar realmente en estas tecnologías para obtener ganancias rápidas y mejorar la tasa de crecimiento, reducir el desperdicio, mejorar la eficiencia en el uso de nutrientes de formas que no hemos podido hacer aquí en la tierra, para luego recuperar estas soluciones». él dijo.

Compartir
Artículos relacionados
Los alimentos en la era de los biocombustibles
Novedoso sistema de reparación descubierto en algas puede producir nuevas herramientas en biotecnología
¿Ciencia al rescate? Cómo la genética moderna podría ayudar a salvar al mundo del coronavirus

Comments are closed.