Chilebio Noticias

Forraje genéticamente modificado que reduce emisión de metano en ganado y porotos más nutritivos

ganadería sostenible

Un investigador de la Universidad del Norte de Texas ha dado un paso clave en comprender como producir taninos condensados en cultivos forrajeros como la alfalfa, lo cual permitiría aumentar sus niveles con el fin de reducir la emisión de metano (gas de efecto invernadero) en el ganado. Además, podrían reducirse los taninos en cultivos como las legumbres, donde interfieren con la absorción de nutrientes como el hierro.

Los taninos son biomoléculas que se unen a proteínas en la dieta humana y animal. Esta unión ralentiza la tasa de degradación de proteínas en animales rumiantes como ganado vacuno, ovino y caprino, lo que reduce las emisiones de metano. Los taninos son abundantes en el café, el té y el vino, donde afectan el sabor y brindan beneficios para la salud humana, lo que otorga a la investigación aplicaciones de gran alcance.

Un artículo reciente en Science Advances analiza el progreso que Richard Dixon, director asociado del BioDiscovery Institute de la UNT, y su equipo han logrado en su trabajo para comprender cómo las plantas producen taninos condensados. Su objetivo es diseñar taninos condensados ​​para hacer que la alfalfa sea más nutritiva y menos propensa a causar hinchazón en el ganado.

«Este estudio puede ser el paso final para comprender un proceso increíblemente complicado», dijo Dixon.

Dijo que la investigación no solo podría afectar el suministro de alimentos para los animales y los humanos que se comen a los animales, sino que también podría tener efectos ambientales sobre los gases de efecto invernadero.

«Las contribuciones negativas de la agricultura al cambio climático a través de la liberación de metano del ganado son enormes», dijo Dixon. «Desarrollar cultivos forrajeros que resulten en una menor producción de metano es realmente importante, si queremos seguir comiendo carne de res en el futuro. La comprensión de los taninos puede hacer que el vino sea mejor y el bistec más sostenible«.

Dixon ha trabajado en la síntesis de taninos durante varios años, impulsando el campo hacia una comprensión más completa de cómo se forman las moléculas dentro de las plantas. Los investigadores de la UNT, Ji Hyung Jun y Nan Lu, coautores de su estudio más reciente, buscan ampliar la investigación con otros cultivos.

[Recomendado: Desarrollan forraje transgénico que es digerido más fácilmente por animales y produce más biodiesel | Desarrollan forraje transgénico con 50% de mayor rendimiento y menor impacto ambiental]

Actualmente están trabajando con Dixon para aumentar los taninos en la soja e introducirlos en el maíz, donde los taninos no se encuentran naturalmente. El maíz está resultando más difícil, ya que no está claro qué falta para permitir la formación de taninos. La investigación podría conducir a avances en los problemas que enfrentan muchos tipos de alimentos.

«Los porotos son un cultivo básico en muchos países en desarrollo», dijo Dixon. «Los taninos en las cubiertas de las semillas de los porotos pueden ser perjudiciales, ya que pueden unir el hierro y causar deficiencia de hierro en las personas para quienes estos cultivos son un componente principal de la dieta. Desde nuestra perspectiva, cuanto más sabemos sobre cómo producir taninos y cómo no hacer taninos, más aplicaciones podemos encontrar «.

Dixon dijo que espera ver qué hacen los futuros investigadores con la investigación que inició. En muchos casos, sus avances pasados ​​han demostrado que las formas en que se forman estas moléculas complejas tienen muchos más matices de lo que nadie creía inicialmente.

Compartir
Artículos relacionados
Todo lo que debes saber sobre la nueva papa genéticamente modificada Innate
Aumentan el contenido de proteínas del sorgo mediante edición genética
Arroz editado genéticamente aumenta hasta un 31% el rendimiento agrícola

Comments are closed.