Nuevo estudio traslada el origen de la sandía desde el sur de África al Antiguo Egipto

Diversidad de sandías modernas en color de pulpa y tamaño. Imagen: Xingping Zhang/ Syngenta

Antiguamente blanquecinas y amargas, las sandías no siempre fueron las dulces y rojas frutas actuales. Ahora un nuevo estudio sitúa el origen de las actuales características de esta fruta veraniega en el Valle del Nilo, en el Antiguo Egipto.

Washington University in St. Louis / 24 de may0, 2021.- Utilizando ADN de plantas cultivadas en invernadero que representan a todas las especies y cientos de variedades de sandía, los científicos descubrieron que las sandías probablemente provenían de progenitores de cultivos silvestres en el noreste de África.

El estudio corrige un error de 90 años que agrupaba las sandías en la misma categoría que el melón cidra sudafricano. En cambio, los investigadores encontraron que una forma sudanesa con pulpa blanquecina no amarga, conocida como melón Kordofan (C. lanatus), es el pariente más cercano de las sandías domesticadas.

La investigación genética es consistente con pinturas de tumbas egipcias recientemente interpretadas que sugieren que la sandía pudo haber sido consumida en el valle del Nilo como postre hace más de 4.000 años.

Basándonos en el ADN, encontramos que las sandías como las conocemos hoy, con pulpa dulce, a menudo roja que se puede comer cruda, eran genéticamente más cercanas a las formas silvestres de África occidental y noreste de África”, dijo Susanne S. Renner, profesora honoraria de biología en artes y ciencias en la Universidad de Washington.

[Recomendado: Genes silvestres para mejorar el sabor y resistencia de la sandía moderna]

Renner es una bióloga evolutiva que se unió recientemente a la Universidad de Washington después de 17 años trabajando como profesora en la Universidad Ludwig Maximilian en Munich, Alemania, donde también se desempeñó como directora del Jardín Botánico de Munich y del herbario de Munich.

Su laboratorio se ha centrado durante mucho tiempo en melones y pepinos, pero durante los últimos 10 años se ha dedicado a las sandías y las calabazas amargas.

La información genética publicada en el nuevo estudio, completado con colegas del Departamento de Agricultura de EE. UU. en Ithaca, Nueva York; el Real Jardín Botánico de Kew en Londres; y la Universidad de Sheffield, podrían ser útiles para desarrollar un cultivo de sandía más resistente a las enfermedades, dijo Renner.

La sandía de hoy proviene de un stock genético muy pequeño y es altamente susceptible a enfermedades y plagas de insectos, incluidos varios mohos, otros hongos, virus y nematodos [gusanos]”, dijo Renner. “Hasta ahora, encontramos variaciones en tres genes de resistencia a enfermedades entre el melón Kordofan y la sandía domesticada. Los mejoradores pueden utilizar estos y otros conocimientos del genoma«.

En el recuadro, una pintura muestra las distintivas rayas de una fruta parecida a una sandía. (Cortesía de los investigadores)

Pero algunas de las mejores conclusiones de este estudio, dijo Renner, están relacionadas con la movilidad de las personas y sus conexiones culturales.

“Fueron las pinturas de las tumbas egipcias las que me convencieron de que los egipcios estaban comiendo pulpa de sandía fría”, dijo Renner. «De lo contrario, ¿por qué colocar esas frutas enormes en bandejas planas junto a las uvas y otras frutas dulces?»

Los melones, pepinos y sandías se domesticaron varias veces” a lo largo de la historia de la humanidad, dijo. “Pero colocar estas domesticaciones en el espacio y nombre es mucho más difícil de lo que pensaba hace 10 o 15 años. El ADN de semillas antiguas ya está comenzando a ayudar«.

Chilebio: