Chilebio Noticias

Latinoamérica avanza en edición genética aplicada a cultivos que benefician a agricultores y consumidores

La Dra. Claudia Stange, de la Universidad de Chile, desarrolla portainjerto de tomate y kiwi tolerantes a salinidad, así como manzana biofortificada en pro-vitamina A, mediante edición genética con CRISPR.

Arroz tolerante a sequía, papas que no se pardean, tomates ricos en antioxidantes y yuca resistente a enfermedades son algunos de los cultivos editados genéticamente que se están desarrollando en América Latina, una región que ha avanzado rápidamente con marcos regulatorios favorables para esta tecnología.

Cornell Alliance for Science / 11 de diciembre, 2020.- Los agricultores latinoamericanos se están asociando con científicos para desarrollar  nuevas variedades de cultivos utilizando técnicas de edición de genes como CRISPR/Cas9 en un movimiento para ayudar a la región a desplegar su potencial como potencia mundial en la producción de alimentos.

Las alianzas son una extensión del trabajo que los agricultores latinoamericanos han llevado a cabo durante siglos mientras dedicaban sus vidas a salvaguardar la tremenda biodiversidad de la región mientras desarrollaban una maravillosa variedad de cultivos, como papa, maíz, poroto, tomate, ají (chile), cacao y algodón, entre otros.

Un nuevo trabajo de investigación se concentra actualmente en países de América del Sur que están abiertos a adoptar técnicas de edición de genes. Están proporcionando financiación para la investigación y creando un entorno propicio para estas nuevas variedades mediante la implementación de marcos de bioseguridad que permitirán su rápida adopción. Desafortunadamente, algunos países de la región se han quedado rezagados, incluidos México, Bolivia y Perú. Continúan debatiendo el uso de la biotecnología, lo que les impide estar abiertos a adoptar nuevas técnicas de mejoramiento que se están utilizando para crear variedades mejoradas de cultivos que son muy importantes en la dieta de los latinoamericanos, como papa, arroz, tomate y maíz. .

Como informa en el nuevo estudio Andrés Gatica, investigador de la Universidad de Costa Rica, estas nuevas técnicas “podrían introducir características ventajosas para el mejoramiento de cultivos, que muy pronto podrían estar disponibles para los consumidores de América Latina” porque la región está adoptando la tecnología y los investigadores ya están desarrollando productos a partir de su uso. Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Guatemala, Honduras y Paraguay han adoptado marcos legales para dar claridad jurídica al desarrollo de estas nuevas variedades de cultivos.

Una ventaja de la edición genética es su aplicación relativamente fácil y su bajo costo, lo que la hace útil para mejorar cultivos que son importantes a nivel regional, a diferencia de los productos básicos mundiales, y abre la puerta a la investigación y el desarrollo por parte de universidades e instituciones del sector público. Se espera que su uso dé como resultado cultivos con características que beneficien directamente a los agricultores y consumidores.

Cultivos editados genéticamente en América Latina

Estas nuevas tecnologías de fitomejoramiento se están utilizando para introducir rasgos novedosos o cambiar los que ya están presentes en las poblaciones de plantas silvestres o especies relacionadas, lo que resulta en un enfoque más democrático para el mejoramiento de variedades de cultivos que benefician a los pequeños agricultores de los países en desarrollo. Institutos como el CIAT en Colombia y el Cinvestav en México, así como universidades de la región, están comenzando a trabajar con productos tropicales como el plátano, piña, arroz, porotos y mandioca. Las grandes empresas se negaron a trabajar con algunos de estos cultivos en el pasado porque son difíciles de cultivar o requieren mucho tiempo.

[Recomendado: Argentina siembra sus primeras papas editadas que no se oxidan]

Otros proyectos de investigación de edición de genes en curso por instituciones en América Latina incluyen arroz resistente a la sequía desarrollado por la Universidad de Costa Rica para ayudar a mitigar el efecto potencial del cambio climático y lograr la seguridad alimentaria, según informan los investigadores. Dado que un estudio reciente mostró que más del 80% de los ticos están a favor de la edición de genes con fines agrícolas y de salud, es probable que esta nueva variedad se vea en los campos de Costa Rica muy pronto.

El Centro Internacional de Agricultura Tropical de Colombia está desarrollando arroz y mandioca resistentes a enfermedades, en Brasil se está preparando una soja resistente a nematodos y un tomate rico en antioxidantes y el Instituto Nacional de Tecnología Agrícola de Argentina está desarrollando papas que no se pardean y alfalfa de alto rendimiento. Se espera que las papas que no se doran reduzcan el desperdicio de alimentos entre los consumidores y ofrezcan mejores propiedades nutricionales.

[Recomendado: Científica chilena desarrolla cultivos que crecen en el desierto y una manzana “dorada” mediante edición genética | Chile avanza en el desarrollo local de cultivos editados genéticamente para enfrentar los desafíos climáticos]

Investigadores de la Universidad Federal de Viçosa y la Universidad de São Paulo en Brasil, en asociación con colegas de Estados Unidos y Alemania, han creado un nuevo cultivar de tomate a partir de una planta silvestre utilizando CRISPR-Cas9. La nueva variedad produce 10 veces más frutos que su pariente silvestre y frutos que son tres veces más grandes. El contenido de licopeno del nuevo tomate rico en antioxidantes es más del doble que el original silvestre y al menos cinco veces mayor que el de las variedades convencionales.

“Este nuevo método nos permite comenzar desde cero y comenzar un nuevo proceso de domesticación nuevamente … podemos preservar el potencial genético y las propiedades particularmente valiosas de las plantas silvestres y, al mismo tiempo, producir las características deseadas de los cultivos modernos en un muy poco tiempo ”, dijo el investigador Jörg Kudla de la Universidad de Münster.

[Recomendado: Desarrollan yuca saludable libre de cianuro mediante edición genética con CRISPR]

Adopción de regulaciones basadas en la ciencia

Hasta ahora, la región está optando por regular los cultivos producidos mediante nuevas tecnologías de fitomejoramiento (NBTs) como cultivos convencionales siempre que el producto final no contenga una secuencia de ADN extraño (o insertado desde fuera de la especie) en su genoma. Este estado lo determina una autoridad competente, que realiza un análisis caso por caso de cada nuevo cultivo.

Si esta tendencia regulatoria continúa, los países latinoamericanos pueden ser cada vez más receptivos a adoptar la innovación en sus campos.

[Recomendado: Estados Unidos y Colombia dan “luz verde” a un arroz editado genéticamente para resistencia al tizón bacteriano]

Si esta tendencia regulatoria continúa, los países latinoamericanos pueden ser cada vez más receptivos a adoptar la innovación en sus campos mediante el uso de cultivos editados genéticamente. Estas nuevas variedades podrían ayudar a los países de la región a enfrentar problemas históricos, como la pobreza, la inseguridad alimentaria y la dependencia de las importaciones de alimentos, al ofrecer una alternativa a los agricultores y consumidores.

Como señaló Martín Lema, investigador de la Universidad Nacional de Quilmes en Argentina, en un estudio reciente, “Se debe evitar la regulación innecesaria de productos desarrollados a través de NBTs y los gobiernos deben adoptar un enfoque armonizado para la aprobación de estos productos a fin de facilitar su acceso a agricultores y consumidores».

Compartir
Artículos relacionados
Científicos desarrollan papa transgénica africana altamente resistente al tizón tardío
Los cultivos transgénicos y su contribución a la reducción de la huella ambiental de la agricultura
Desarrollan arroz modificado con un sistema inmune que puede combatir múltiples enfermedades a la vez

Comments are closed.