Chilebio Noticias

Estados Unidos flexibiliza la reglamentación para aprobar cultivos genéticamente modificados

Muchas nuevas variedades de cultivos genéticamente modificados estarán exentas de la regulación en los Estados Unidos bajo una nueva política.

Las plantas genéticamente modificadas para lograr cambios que también podrían haber sido obtenidos mediante mejoramiento convencional no necesitarán una supervisión de agencias regulatorias, según una nueva regulación publicada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

Science / 18 de mayo de 2020.- Un cambio importante en la regulación estadounidense de la biotecnología agrícola eximirá a algunas plantas editadas genéticamente de la supervisión del gobierno. La nueva política, publicada ayer en el Registro Federal, también exige la aprobación automática de las variaciones de los tipos ya establecidos de cultivos genéticamente modificados (OGM o transgénico), facilitando su camino hacia el mercado.

Los grupos industriales están dando la bienvenida a la nueva regla, mientras que los opositores están denunciando la reducción de la supervisión gubernamental.

“Lo mejor es que permitirá que ciertos aspectos de la edición de genes avancen”, dice Kent Bradford, un genetista de plantas de la Universidad de California, Davis. Si los investigadores usan la edición de genes para diseñar una planta que podría haber sido obtenida convencionalmente, la nueva planta estará exenta de regulación. Pero cualquier otra cosa, como mover un gen entre especies o “volver a cablear” el metabolismo, aún requerirá una revisión regulatoria.

[Recomendado: Gobierno de Estados Unidos da “luz verde” a las nuevas técnicas de mejoramiento genético vegetal]

La esencia del cambio es que el Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) ahora se centrará en las nuevas características en lugar de la tecnología utilizada para crearlos, un cambio de enfoque que los científicos de las plantas siempre han querido. Varias revisiones de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. han concluido que el riesgo de que las plantas modificadas genéticamente se conviertan en malezas es generalmente bajo, y que las herramientas moleculares generalmente no presentan nuevos riesgos en comparación con las técnicas tradicionales de fitomejoramiento.

El cambio a las regulaciones del USDA comenzó durante la administración de Obama. La administración Trump lanzó un borrador de reglamento en enero de 2017, luego lo retiró 9 meses después. (En su nuevo reglamento, el USDA dice que recibió comentarios de que la versión anterior sería “demasiado onerosa y podría sofocar la innovación”). El verano pasado, el USDA lanzó una regla revisada para comentarios públicos, que ahora ha finalizado.

Una planta modificada genéticamente no estará regulada si contiene cambios menores (un cambio en un par de bases de aminoácidos o una eliminación de un fragmento de ADN) que generan una característica que podría haberse logrado mediante mejoramiento tradicional. Por ejemplo, los biólogos moleculares pueden cortar genes de resistencia a enfermedades de varias partes del genoma de una planta y reunirlos en un tramo de ADN, lo que permite a los mejoradores incorporar fácilmente todos los genes en una variedad. El producto final será el mismo que el creado por los mejoradores, pero la edición de genes puede ahorrar años de esfuerzo, dice Bradford. “Esto hace que todo sea mucho más fácil”. Pero está frustrado de que la exención no cubra cambios más sustantivos o genes móviles entre plantas estrechamente relacionadas, como pimientos y tomates, que no se pueden cruzar por mejoramiento convencional.

[Recomendado: Estados Unidos aprueba el consumo de arroz dorado, transgénico biofortificado en pro-vitamina A]

Otro cambio facilitará el desarrollo de variaciones menores de cultivos modificados genéticamente, como adaptarlos a diferentes climas. Antes, las empresas tenían que pedirle a APHIS que evaluara el riesgo de cualquier nuevo cultivo transgénico que desearan comercializar, incluso si se había modificado de la misma manera que los cultivos ya aprobados. Ahora, APHIS no regulará nuevas variedades de un cultivo GM ya aprobado.

Si una empresa no está segura de si su nuevo cultivo está exento, puede consultar APHIS. Los reguladores analizarán la característica propuesta en plantas comparables para ver si existe algún riesgo. La agencia espera que tales revisiones se puedan hacer en 2 a 3 meses para plantas familiares. APHIS estima que alrededor del 1% de las plantas podrían no calificar para una exención o desregulación después de una revisión inicial. Esa es una buena noticia para los desarrolladores de plantas. “Se espera que el nuevo proceso establecido por esta regla conduzca a menores costos regulatorios y plazos para el desarrollo de nuevas variedades de plantas”, dijo la Asociación Americana de Soya en un comunicado.

[Recomendado: Estados Unidos inicia cultivo de salmón genéticamente modificado de rápido crecimiento]

APHIS dice que quiere mantenerse al día con la evolución de la ciencia y la tecnología. Los institutos de investigación, las empresas u otras partes interesadas pueden solicitar a APHIS que amplíe las exenciones, un proceso que implicaría comentarios públicos. “Un proceso claro y transparente basado en la ciencia para estas futuras exenciones será importante para apoyar la innovación continua”, dijo la Asociación de Comercio de Semillas de Estados Unidos en un comunicado.

A algunos grupos les preocupa que las empresas no tengan que notificar al USDA sobre los cultivos biotecnológicos que llevarán al mercado y que están exentos de la regulación. “El resultado es que los reguladores gubernamentales y el público no tendrán idea de qué productos ingresarán al mercado y si esos productos calificaron adecuadamente para una exención de supervisión”, dijo Gregory Jaffe, del Centro para la Ciencia en el Interés Público, en un comunicado.

[Recomendado: Estados Unidos anuncia nuevo etiquetado “amigable” de alimentos transgénicos]

La Organización de Innovación en Biotecnología (BIO), un importante grupo comercial, pareció alentar a las empresas a hacer públicos dichos lanzamientos. “BIO fomenta una mayor apertura sobre los productos que ingresan al mercado”, dijo en un comunicado.

La mayoría de los nuevos cambios entrarán en vigencia el 5 de abril de 2021.

Compartir
Artículos relacionados
Tres de cada diez personas creen por error que los transgénicos causan cáncer
Grupo invade y destruye violentamente centro de investigación de transgénicos en Brasil
Cebada
Calor, sal y sequía: esta nueva cebada puede soportar los desafíos del cambio climático

Comments are closed.