Chilebio Noticias

Europa necesita cultivos transgénicos para una agricultura sustentable, afirma experto

El científico senior del Laboratorio Sainsbury en Reino Unido, Jonathan D.G Jones, publicó una columna en la revista del Parlamento Europeo indicando el daño productivo y ambiental que genera la regulación excesiva del continente sobre tecnologías como los transgénicos y la edición genética.

Parliament Magazine / 26 de noviembre de 2019.- Nadie cuestiona la necesidad de abordar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas: hambre cero; buena salud y bienestar; consumo y producción responsables; y acción climática.

Sin embargo, hay menos acuerdo sobre la mejor manera de enfrentar estos desafíos, particularmente para la agricultura.

Existe un animado debate entre los defensores de la “agroecología” y aquellos que abogan por el despliegue de fitomejoramiento y los métodos de cultivo más avanzados.

[Recomendado: “Europa enfrentará un desastre económico si se prohíben los transgénicos”, dice el Comisionado de Seguridad Alimentaria]

En mi opinión, no podemos cumplir con los ODS sin un despliegue juicioso de la gama completa de tecnologías de mejora de cultivos.

La agricultura está en el ojo de la tormenta. Los fitosanitarios reducen las pérdidas de plagas y enfermedades, pero pueden tener consecuencias no deseadas para los organismos no objetivo.

Cada viaje en tractor se suma a los ya excesivos niveles de CO2 en la atmósfera. El arado libera carbono orgánico almacenado hacia la atmósfera, mientras que la destrucción de los bosques para el cultivo de la tierra tiene consecuencias devastadoras para la vida silvestre y la atmósfera también.

[Recomendado: Iniciativa ciudadana a favor del mejoramiento genético de cultivos en Europa]

Nos guste o no, las formas extensivas de agricultura para cultivos de granos, como la agricultura orgánica, no son la bala de plata.

Resultan en una productividad por hectárea menor que la convencional, con o sin métodos más avanzados que utilizan organismos genéticamente modificados.

Si el mundo cambiara a la agricultura orgánica, necesitaríamos aún más tierra para producir la misma cantidad de alimentos.

El impacto ecológico más devastador de la agricultura es el reemplazo de los bosques con tierras bajo control humano para producir alimentos para nosotros o nuestros animales domésticos.

[Recomendado: Científicos europeos vuelven a pedir la aprobación de cultivos editados genéticamente]

Agricultura; Necesitamos menos, no más. Para lograr eso, donde tenemos agricultura, debemos hacerla más productiva, minimizando su impacto ambiental y haciéndola más sostenible.

Las plagas, enfermedades y malezas pueden reducir los rendimientos en un 50% o más. Los fitosanitarios son ampliamente utilizados para manejar estos desafíos.

[Recomendado: Los científicos de la UE se rebelan contra la ley europea de transgénicos]

Sin embargo, a medida que las consecuencias no deseadas de su uso generalizado se vuelven claras, los responsables políticos han fortalecido la regulación de los fitosanitarios, particularmente en Europa, creando nuevos problemas para los agricultores.

Por ejemplo, los tratamientos con semillas neonicotinoides ya no están permitidos para controlar los escarabajos alticinos en semillas oleaginosas, lo que resulta en rendimientos reducidos y hace que muchos agricultores cambien a otros cultivos.

En mi laboratorio, nuestro objetivo es crear un enfoque más duradero y sostenible para el control de enfermedades mediante la sustitución de la química por la genética.

[Recomendado: Asociaciones europeas piden una política de edición genética basada en la ciencia]

Las plantas tienen mecanismos de defensa extremadamente poderosos contra la enfermedad, pero solo funcionan si se encienden lo suficientemente temprano y esto depende de que puedan detectar el microorganismo invasor a través de receptores dedicados.

Los genomas de plantas típicamente transportan cientos o miles de genes diferentes para estos receptores, pero estos receptores tienen una tremenda variación genética heredable, tanto dentro como entre especies de plantas.

Utilizando los avances en nuestra comprensión de los genes y genomas de las plantas de los últimos 40 años (gran parte financiada por la Unión Europea), ahora es posible identificar receptores únicos en parientes silvestres de nuestros cultivos que reconocen enfermedades importantes y trasladar estos receptores a especies de cultivo, lo que nos permite crear variedades resistentes a enfermedades.

[Recomendado: Investigadores daneses critican la estricta regulación europea en cultivos transgénicos]

Por ejemplo, al trasladar tres genes de parientes silvestres a la papa, hemos encontrado una variedad de papa inmune al tizón tardío, la causa de la hambruna irlandesa de la papa en la década de 1840 y que actualmente requiere de 10 a 15 aplicaciones de fungicida por año.

Otros han creado líneas de trigo inmunes a la devastadora enfermedad de la roya del tallo del trigo. Pero solo hay un problema: utilizamos el método conocido como modificación genética (GM) para mover genes de una planta a otra, por lo que estas líneas están sujetas a una carga de excesiva regulación.

[Recomendado: Asesores científicos de la Comisión Europea piden revisar definición regulatoria de OGM para facilitar adopción de la edición genética]

Otros, como Dirk Inzé, director científico del Centro VIB para Biología de Sistemas Vegetales, han argumentado que la regulación actual de los nuevos métodos de edición de genes de plantas, bajo las regulaciones originales de GM que datan de 1999, es irracional, desventajosa para la ciencia y tecnología europea, y hace que los agricultores europeos no sean competitivos.

Esta postura europea también perjudica los intereses de los países africanos que tienden a seguir las pistas europeas sobre la regulación de las tecnologías agrícolas.

[Recomendado: Las políticas europeas anti-transgénicos están matando a los africanos]

Estas regulaciones también dañan a Europa al hacer que sea casi imposible usar el método para reemplazar la química con la genética, mejorar la sostenibilidad agrícola y ayudar a cumplir con los ODS.

Cuando comencé a usar la tecnología GM en 1983, nos preguntamos si su uso conllevaba riesgos desconocidos. No nos preguntamos más.

No existe un mecanismo creíble por el cual el método GM en sí mismo cree riesgos ambientales o para la salud humana; este no es solo mi juicio, sino el de toda sociedad erudita que ha evaluado la pregunta.

Sin embargo, cada implementación del método requiere una evaluación caso por caso para su utilidad y el alcance de las consecuencias no deseadas.

Por ejemplo, es posible usar genes del sorgo para aumentar la resistencia en Brassica al escarabajo alticino, pero esto implica la producción de durrina (una toxina), que podría reducir la utilidad de la comida para la alimentación animal.

[Recomendado: Primer Ministro del Reino Unido llama a “liberar al país de las reglas europeas contra la modificación genética de cultivos”]

Europa necesita reevaluar su posición sobre el avance de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU utilizando el método GM.

La legislación actual no solo elimina la capacidad de Europa de aprovechar al máximo los recientes avances dramáticos en la edición de genes para mejorar la sostenibilidad agrícola, sino que también nos impide aumentar la resistencia a las enfermedades de los cultivos al mover genes receptores entre especies de plantas.

¿Cree realmente la UE que es en el mejor interés de nuestros ciudadanos que sigamos confiando en los fitosanitarios cuando podríamos evitar o al menos reducir hacerlo adoptando métodos de modificación genética?

Compartir
Artículos relacionados
Más de 610 publicaciones científicas avalan la seguridad e inocuidad de los alimentos derivados de los cultivos transgénicos
Maíz
Descubren un nuevo gen esencial en la formación de la mazorca de maíz
Desarrollan forraje transgénico que es digerido más fácilmente por animales y produce más biodiesel

Comments are closed.