Chilebio Noticias

Academia de Ciencias de Nueva Zelanda busca actualizar normativa de modificación genética

manzana transgénica
Científicos de Nueva Zelanda desarrollaron manzanas genéticamente modificadas con altos niveles de antioxidantes saludables y betacaroteno (pro-Vitamina A), lo cual le da un color rojo a la pulpa. Esto se logró sobre-expresando un gen del mismo fruto, y no afectó el sabor.

Panel de expertos concluyó que las regulaciones de ingeniería genética deben actualizarse para hacer frente a los rápidos avances de la tecnología.

Un panel de expertos creado por la Academia de Ciencias de Nueva Zelanda (Royal Society Te Apārangi) para considerar las implicancias de las nuevas tecnologías que permiten una ‘edición’ mucho más controlada y precisa de los genes, ha concluido que es hora de una revisión de las regulaciones y que existe una necesidad urgente de una amplia discusión y debate sobre la edición de genes dentro y en todas las comunidades de Nueva Zelanda.

La Academia convocó al panel, junto con un grupo de referencia maorí, para explorar las implicaciones de la edición de genes, así como para capturar puntos de vista y enfoques maoríes para evaluar esta tecnología. No se le pidió al panel que llegara a un punto de vista sobre los méritos o cualquier otra aplicación particular de la edición de genes.

El copresidente del panel de expertos, Dr. David Penman, dijo que es necesario pasar de una vista en blanco y negro de “GM o no-GM” a una vista mucho más matizada que reconozca una amplia gama de aplicaciones de la tecnología, algunas que pueden ser más aceptable para ciertas comunidades de Nueva Zelanda que otras.

Dijo que si bien hubo varias cumbres internacionales sobre el uso de la edición de genes, era importante que Nueva Zelanda desarrollara su propia opinión.

[Recomendado: Australia y Nueva Zelanda aprueban la importación de arroz transgénico dorado por considerarlo seguro]

“Nueva Zelanda necesita tener su propia perspectiva dado nuestro patrimonio cultural y ambiente únicos, los desafíos especiales que enfrentamos para mantener nuestra biodiversidad y una industria primaria viable y productiva, y nuestro entorno regulatorio único”.

“Además, no se ha revisado la tecnología genética en Nueva Zelanda desde la Real Comisión de Modificación Genética celebrada en 2001 y las enmiendas posteriores a la Ley de Sustancias Peligrosas y Nuevos Organismos (1996)”.

El panel decidió considerar las implicaciones de la tecnología en flujos de trabajo paralelos utilizando una variedad de escenarios en tres áreas:

El panel produjo documentos resumidos de discusión, así como descripciones técnicas más detalladas, para cada una de las tres áreas de escenarios, y realizó una serie de discusiones públicas en todo el país para averiguar qué información sobre la edición de genes sería útil para informar a las comunidades. . El panel también realizó un análisis del marco legal y regulatorio de Nueva Zelanda en el contexto de los escenarios considerados.

El copresidente Barry Scott, profesor de Genética Molecular en la Universidad de Massey, dice que para las tres áreas: salud, control de plagas e industrias primarias, escucharon opiniones a favor y en contra del uso de la edición de genes.

[Recomendado: Edición genética para lograr los objetivos de sustentabilidad ambiental]

“En la atención médica, había un apetito para considerar ciertas aplicaciones terapéuticas de edición de genes siempre que fuera seguro y los efectos secundarios negativos se redujeran o mitigaran. Las aplicaciones deberían mejorar el bienestar y centrarse en soluciones a problemas de salud”.

“En el control de plagas, había cierto apetito por considerar los impulsos genéticos [o gene drive] para el manejo de plagas si los beneficios superaban los riesgos. Sin embargo, hubo preocupaciones sobre las consecuencias no deseadas de la eliminación de especies y sobre los riesgos de que las plagas editadas genéticamente regresen a sus países de origen”.

[Recomendado: Forraje genéticamente modificado con mayor rendimiento y menor impacto ambiental]

“En las industrias primarias, los comentarios sobre los beneficios del uso de la tecnología de edición de genes incluyeron que podría proporcionar una herramienta útil para respaldar la ventaja competitiva y para proteger la flora y la fauna de Nueva Zelanda. Existía preocupación por las consecuencias no deseadas, la necesidad de una mejor comprensión de la genética relevante y el uso de la tecnología de edición de genes comprometería la marca de Nueva Zelanda y cualquier ventaja competitiva ‘libre de transgénicos'”.

“En todos los escenarios, los comentarios de los participantes maoríes destacaron la importancia de whakapapa y mauri [linaje maorí], involucrando tangata whenua [lo nativo] alrededor de las especies indígenas, la protección de datos y las implicaciones de propiedad intelectual de las especies editadas genéticamente”, dijo el profesor Scott.

[Recomendado: Piñas rosadas, tomate anti-cáncer, papas fritas más saludables… Los nuevos transgénicos hechos para ti]

La revisión regulatoria identificó una serie de problemas potenciales, incluido que el marco legal está cada vez más desactualizado debido a los avances mundiales en la tecnología de edición de genes.

“Al Panel le gustaría ver un sistema legal y regulatorio en Nueva Zelanda que esté más preparado para el futuro y sea más adecuado para el propósito al ser más fácil de navegar, tener definiciones claras y consistentes y proporcionar una mejor base para evaluar los riesgos y oportunidades de aplicaciones particulares de edición de genes en lugar de centrarse en el proceso de edición de genes en sí“.

“También existe una necesidad urgente de una discusión amplia y bien informada en las diversas comunidades de Nueva Zelanda sobre sus preferencias para la aplicación de la edición de genes, a fin de informar cualquier cambio regulatorio”.

[Recomendado: Los cultivos transgénicos y su aporte a una dieta más saludable]

La presidenta de la Royal Society Te Apārangi, profesora Wendy Larner, dijo que este ha sido un proyecto importante para la sociedad.

“Este trabajo fue necesario para informar urgentemente una conversación nacional importante sobre la edición de genes a medida que su desarrollo global continúa a buen ritmo. Existe un riesgo real de que las comunidades de Nueva Zelanda se queden atrás. La Royal Society Te Apārangi fue posiblemente la organización mejor posicionada en el país para hacer este trabajo dada su independencia y su acceso a la mejor experiencia en Nueva Zelanda y en todo el mundo. Tengo la esperanza de que los recursos desarrollados por este panel serán útiles para las comunidades y el gobierno para informar la dirección futura de Nueva Zelanda.”

Compartir
Artículos relacionados
Un “coctel” de bacterias del suelo puede proteger las plantas de arroz contra el arsénico y hongos
Nuevo caupí transgénico resistente a plagas será gratuito para pequeños agricultores africanos
Nuevo descubrimiento ayudaría a aumentar en 50% la tolerancia a la sequía en cultivos agrícolas

Comments are closed.