Sin categoría

Científica desarrolla cultivos que se aprovechan al 100%, incluyendo hojas y tallos

Miscanthus

Una gran parte de los cultivos agrícolas se descartan en el momento de la cosecha y esto incluye órganos y estructuras de la planta que contienen proteínas, grasas, fibras y otros componentes valiosos. La investigadora Luisa Trindade dice que esto necesita cambiar. “El mundo necesita plantas que puedan usarse completamente, hasta la última molécula“.

Wageningen University / 1 de julio de 2019.- “Las plantas de cultivo como las conocemos no están desarrolladas para ser utilizadas en su totalidad”, explica Luisa Trindade, profesora que tiene una silla personal en el Departamento de Mejoramiento de Cultivos de la Univeraidad de Wageningen. “Tomemos como ejemplo los tallos de las plantas de tomate, que contienen todo tipo de bloques de construcción útiles. En teoría, se podría usar las fibras en los tallos de tomate como materia prima para los pantalones vaqueros, pero debido a la forma en que están integrados en la planta, no es posible extraerlos económicamente. Las plantas de tomate se han mejorado para producir tomates hermosos y sabrosos, pero el resto de la planta nunca le ha interesado a los fitomejoradores”.

Miscanthus

Trindade quiere aumentar el valor de los residuos de cultivos. Ella cree que es crucial decidir por adelantado exactamente qué se piensa hacer con los diferentes componentes de la planta. Actualmente está centrando su investigación en cultivos de fibra, incluyendo el miscanthus. Esta hierba sirve como materia prima para todo tipo de productos. Por ejemplo, la celulosa, uno de los componentes principales de su caña de biomasa, se utiliza para fabricar papel y bioplásticos, mientras que las fibras enteras se pueden usar como relleno ligero en el concreto. “Queremos cultivar variedades de excelente calidad de biomasa para una amplia gama de aplicaciones”, dice Trindade. “También queremos que estas variedades sean robustas, que produzcan altos rendimientos en diversos entornos”.

[Recomendado: Científicos duplican la ramificación y producción de frutos en plantas de tomate]

Identificando combinaciones de genes adecuados

El grupo de investigación de Luisa Trindade ha desarrollado ocho posibles nuevas variedades híbridas de miscanthus. Estos híbridos se han plantado en diez lugares diferentes en Europa. “Puede ser que a un híbrido le vaya muy bien en los Países Bajos, mientras que otro se desempeñe mejor en Rusia. O una variedad podría demostrar que le va bien en todas partes. Lo último es lo que nos interesa. En el Departamento de Mejoramiento Genético, se han desarrollado marcadores genéticos para diferentes características. “Queremos mejorar la utilidad de los cultivos paso a paso, no solo en tierras agrícolas, sino también en tierras marginales”.

Captura de CO2 a gran escala

El miscanthus tiene una serie de propiedades interesantes. Entre ellos se encuentran los altos rendimientos de biomasa producidos por esta especie y, por consiguiente, la alta captura de CO2 y el hecho de que promueve la biodiversidad, ya que a los animales les gusta usar el cultivo como un lugar para refugiarse. Debido a que miscanthus es una planta perenne, el CO2 y otros nutrientes se almacenan en el suelo por un período más largo, promoviendo la calidad del suelo.

[Recomendado: La científica que desarrolla «super plantas» para combatir el cambio climático]

La biomasa de Miscanthus es principalmente lignocelulosa, lo que significa que el enfoque de fitomejoramiento en la mejora de la composición de la lignocelulosa. Si tomas una planta de tomate que es más compleja, ya que la planta tiene diferentes órganos con grandes diferencias en su composición, Trindade reconoce: “Como mejorador, mi objetivo es poder usar toda la planta. Creo que en el futuro desarrollaremos variedades de tomate en las que se utilizará la biomasa total con fines alimentarios y no alimentarios, y quienes sabe si desarrollaremos variedades con tallos y hojas comestibles”.

[Recomendado: Edición genética para aumentar producción de aceite en plantas y lograr biocombustibles rentables]

En un momento en que la población mundial está creciendo exponencialmente y la demanda de alimentos está aumentando, Trindade cree que debemos aprovechar al máximo la biomasa. Esto requerirá cultivos alternativos, dice la profesora: “esto comprenderá el desarrollo de nuevos cultivos y el re-diseño de los cultivos existentes. Pero todas serán plantas que podemos usar hasta la última fibra o molécula de proteína”.

Compartir

Comments are closed.