Chilebio Noticias

La biotecnología al rescate del brócoli, coliflor y coles de Bruselas

De Bruselas, China o Milán. Apellidos aparte, las coles, así como otras plantas de la misma familia como la coliflor, se cultivan actualmente a lo largo y ancho de todo el planeta, pero están amenazadas por la roya blanca, una enfermedad producida por un patógeno. Un equipo internacional ha logrado identificar los genes que hacen que las plantas sean resistentes al microorganismo que ataca a los cultivos de brasicáceas en todo el mundo.

Las coles, la coliflor, el broccoli, el repollo e incluso la mostaza tienen un enemigo común: la roya blanca, al menos, un tipo de ella. Las brasicáceas están amenazadas por la enfermedad producida por un patógeno llamado Albugo candida, que, sin serlo, opera exactamente igual que los hongos, es decir, extendiéndose en condiciones de humedad y temperatura adecuadas y fagocitando los nutrientes de las plantas que ataca.

Sin ser letal, la enfermedad es bastante común y se identifica por la aparición en las hojas de una especie de pústulas blancas que van cambiando de color hasta dar un aspecto marrón que deteriora la parte afectada y la inútil para el consumo.

La similitud con los hongos ha favorecido que los tratamientos contra este tipo de roya blanca repitan modelos diseñados como tratamientos fungicidas. Sin embargo, la necesidad de encontrar soluciones a largo plazo que eviten la reducción de la cosecha ha puesto a trabajar a la comunidad científica internacional.

La revista PNAS publica hoy un trabajo internacional realizado por investigadores de ocho universidades y centros de investigación europeos como la Universidad de Córdoba (UCO) que ha permitido la identificación de múltiples genes de resistencia al Albugo cándida.

Según los científicos, son genes del tipo nucleotide-binding leucine richrepeats (NLR) y han sido identificados utilizando una planta modelo habitual en los laboratorios de biotecnología vegetal: la Arabidopsisthaliana, que permite extrapolar resultados a otros cultivos.

De hecho, la identificación de estos genes que hacen resistentes frente a la roya blanca permitirá diseñar nuevas estratégicas de mejora genética de distintas especies vegetales cultivadas.

Contra las infecciones de hongos

Esta línea de trabajo en la que se ha especializado el equipo de investigación en el que trabaja actualmente Amey Redkar y que dirige el catedrático de Genética de la Universidad de Córdoba Antonio Di Pietro. Redkar forma parte del proyecto Foundation, financiado por el programa de la Unión Europea Marie Sklodowska-Curie Actions.

 Este proyecto pretende estudiar los mecanismos de infección de Fusarium oxysporum, un hongo patógeno importante que causa marchitez vascular en más de cien especies cultivadas, entre las cuales están el tomate y el plátano.

El objetivo del equipo de la UCO es identificar nuevos mecanismos de infección que sirvan como dianas para reducir los daños causados por esta especie patógena.

Compartir
Artículos relacionados
Científicos desvelan el misterio de la replicación de ADN en el maíz
Van Montagu: “No se ha podido demostrar ni un solo peligro de los alimentos transgénicos para la salud”
Implementan nueva tecnología para identificar genes que confieran resistencia a insectos en los cultivos

Comments are closed.