Chilebio Noticias

La biotecnología podría ayudar a controlar los incendios forestales… si los activistas no se oponen

El oeste estadounidense ha experimentado incendios forestales devastadores en los últimos años; Si bien la cantidad de incendios ha disminuido un poco en los últimos 10 años, la cantidad de hectáreas quemadas ha aumentado, amenazando a los residentes, negocios, transporte e incluso a algunas ciudades.

Una fuente importante de combustible para estos incendios son los árboles muertos, particularmente los pinos muertos. ¿Qué está matando a estos árboles? Un insecto llamado Dendroctonus ponderosae, comúnmente conocido como el escarabajo del pino de montaña o escarabajo descortezador (también hay muchos otros tipos de escarabajos del pino). Se siente atraído por los pinos blancos de montaña que viven a grandes alturas, así como por los pinos contorta y ponderoso, que viven en casi todas partes. Han matado a miles de millones de pinos al masticar el cámbium, un tejido vegetal ubicado debajo de la corteza del árbol. Pero no los matan a todos, y ahí hay algo de esperanza.

Los insectos comienzan su daño cuando las hembras adultas ponen sus huevos justo debajo de la corteza de un pino. Al mismo tiempo, también propaga hongos, que químicamente convierten el tejido de un árbol en alimento para los escarabajos larvales. Esto finalmente mata al árbol, ya que los escarabajos jóvenes se alimentan de hongos y árboles. Los árboles sanos pueden usar varios productos químicos para repeler a los escarabajos adultos, pero las condiciones de sequía y el calor excesivo pueden afectar la capacidad de los pinos para manejar estas armas defensivas. Y los escarabajos descortezadores siempre han buscado árboles más débiles.

Larvas de escarabajo descortezador.

Varios expertos forestales y científicos han estado buscando formas de reducir el daño creado por el escarabajo. Cuantos menos pinos muertos existan, menos severos serán los futuros incendios forestales. Un área a la que los científicos están recurriendo es la genética, especialmente la modificación genética de los pinos para resistir al escarabajo descortezador.

Esta área específica de la investigación genética, aún en pañales, podría verse amenazada por el activismo ambiental, si es sus actividades pasadas son una señal. Grupos como The Campaign to Stop GE Trees se han opuesto durante mucho tiempo a la modificación genética, incluidas las pruebas de campo a largo plazo, un paso necesario para los organismos longevos como los árboles, desde que se propuso el primer árbol modificado genéticamente a fines de la década de 1980:

Los árboles como el eucalipto, el castaño americano, el álamo y el pino están siendo modificados genéticamente para características que incluyen un crecimiento más rápido, resistencia a insectos y enfermedades, y alteración de la composición de la madera. Si se liberan comercialmente, estos árboles transgénicos corren el riesgo de contaminar los bosques nativos, dañar los ecosistemas y dañar a las comunidades debido a lo siguiente:

Los árboles tienen un ciclo de vida muy largo. Pueden vivir durante décadas o siglos, por lo que los riesgos que representan para los bosques y las comunidades son imposibles de evaluar a largo plazo. Debido a que estos riesgos son potencialmente muy peligrosos e incognoscibles, los árboles genéticamente modificados deben estar prohibidos.

Mientras que otros árboles (álamos, sauces, eucaliptos e incluso el castaño americano) tienen versiones modificadas genéticamente, los pinos a los que se dirigen estos escarabajos no lo tienen. Pero los investigadores de la Universidad de Columbia Británica y la Universidad de Montana han comenzado a identificar rasgos genéticos que resisten las acciones de los escarabajos del pino. Y si esas características que ofrecen resistencia se remontan a genes específicos como lo han sido para el castaño americano y otros, entonces ese gen podría transferirse a otros árboles, generando una mayor resistencia de los escarabajos.

[Recomendado: Salvando al castaño americano: Planean introducir árboles transgénicos en la naturaleza]

O bien, los árboles resistentes podrían simplemente ser desarrollados en programas de mejoramientoe impulsados a crecer.

Diana Six, presidenta de Ecosistemas y Ciencias de la Conservación de la Universidad de Montana, publicó en julio un estudio en Frontiers in Plant Science, el cual muestra que los pinos blancos y contorta que sobrevivieron a las infestaciones de escarabajos (menos del 10% de todos los árboles afectados) eran genéticamente distintos de los árboles en su población general:

Nuestros resultados indican que durante los brotes, la elección del escarabajo puede resultar en una fuerte selección de árboles con mayor resistencia al ataque. Nuestros hallazgos sugieren que la supervivencia tiene base genética y, por lo tanto, es hereditaria.
Retener a los sobrevivientes después de los brotes para que actúen como fuentes primarias de semillas podría actuar para promover la adaptación.

Aquí hay un video TEDx Talk de Six sobre el problema con los escarabajos descortezadores y la devastación del bosque:

El estudio de Six sigue un informe de 2008 de la Universidad de Columbia Británica que también encontró características genéticas entre los árboles que sobrevivieron a las infestaciones de escarabajos. En este caso, los investigadores de la UBC, como Joerg Bohlmann, analizaron la composición genética de la oleorresina en los árboles de abeto, y demostraron que una compleja red genética podría combinar ciertos químicos que permitían a los árboles sobrevivir a los cambios en el clima y las precipitaciones.

[Recomendado: Virus, insectos y árboles genéticamente modificados para salvar a los cítricos de Florida]

En ambos casos, aunque las características genéticas (incluidos las claramente heredadas) sugieren que la modificación genética podría producir un árbol resistente, ninguno de los dos ha identificado específicamente los genes que podrían modificarse. Eso es importante para los productos GM tradicionales. Y una revisión de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas lamentó la escasez de investigaciones, especialmente estudios de campo, que podrían indicar cómo los árboles GM podrían funcionar en la naturaleza.

Hay dos tipos de características a seguir en los árboles: se podrían insertar características transgénicas (o ahora, cisgénicas al no insertar ADN de una especie distinta) como los genes Bt, o la mejora de las características endógenas, en la que se seleccionan genes que ya existen y podrían producir resistencia química a los escarabajos de corteza de pino.

Pero primero se deberá encontrar el gen. Y luego se necesitará experimentar con el gen. Algo que los activistas anti-OGMs hasta ahora no quieren.

Compartir
Artículos relacionados
Secuenciación del genoma del zapallo italiano lo hará más resistente a plagas y sequías
Ratas alimentadas con soja transgénica tolerante a herbicida no muestran ningún efecto negativo
Australia iniciará ensayos de campo con plátano transgénico resistente a fatal hongo

Comments are closed.