Chilebio Noticias

Descubren pariente silvestre del tomate altamente resistente a plagas

Una especie de tomate silvestre de las Islas Galápagos muy resistente a una amplia gama de insectos plaga ha sido descubierta por científicos de la Universidad de Wageningen (Holanda). Esta especie está estrechamente relacionada con el tomate moderno cultivado, lo que hace que la resistencia sea más fácil de entrecruzarse hacia este último y, en última instancia, lo hace resistente a muchos tipos diferentes de insectos.

Los tomates cultivados son mucho más vulnerables a plagas y enfermedades que algunos de sus parientes silvestres. El proceso de obtención de tomates modernos ha dado lugar a la pérdida de gran parte de su resistencia natural en estado silvestre, mientras que las especies silvestres se han mantenido mucho mejor para hacer frente a los insectos.

Solanum galapagense. Foto: Kevin Gepford & Theo Margelony

Los científicos han estado trabajando para revertir esto mediante la reintroducción de la resistencia de las especies de tomate silvestre a través de mejoramiento genético convencional. El problema es que la mayoría de estas plantas son parientes muy distantes del tomate cultivado y los científicos aún tienen que cruzar con éxito los rasgos requeridos. Sin embargo, el tomate silvestre de las Islas Galápagos es genéticamente muy similar al tomate cultivado. Además, su resistencia está codificada dentro de un solo cromosoma, lo que debería hacer que el cruce en las plantas existentes sea mucho más fácil.

Multi-resistente

“Hemos estado ocupados con esta investigación desde 2010”, dijo Ben Vosman, científico de la Universidad de Wageningen. “Trabajamos con muestras de la especie de tomate silvestre Solanum galapagense de un banco de genes. El primer descubrimiento fue que esta especie de tomate es resistente a las moscas blancas. Luego resultó que en realidad es resistente a muchos otros insectos también, incluyendo el áfido verde del durazno y las orugas del gusano soldado. Esa fue una sorpresa muy agradable “.

Menos pesticidas beneficia el medio ambiente

Los tomates cultivados se ven fácilmente afectados por los insectos plaga. Uno es la mosca blanca, que transmite virus que infectan las plantas y finalmente las matan. Esta mosca normalmente es combatida por pesticidas. “Si podemos hacer que los tomates cultivados sean resistentes a las moscas blancas, esto beneficiará directamente al medio ambiente”, afirma Vosman.

Si bien este problema todavía es relativamente manejable en los invernaderos, por ejemplo a través del control integrado, también hay plagas allí. En cultivos de campo, los problemas con insectos son mucho más grandes. “Esperamos que la mayor parte de la ganancia esté en el cultivo de campo y en los trópicos”, continúa Vosman. “Estamos encantados con este descubrimiento”.

Compartir
Artículos relacionados
Alimentos “libres de transgénicos” pueden costar hasta un 62% más a los consumidores
Academia Nacional de Ciencias de EEUU: Los cultivos transgénicos son seguros
Mediante biotecnología e ingeniería genética avanza el desarrollo de papas enriquecidas en Vitamina A

Comments are closed.