Chilebio Noticias

Bill Gates defiende la edición genética como una herramienta para combatir el hambre, las enfermedades y la pobreza

El magnate y filántropo Bill Gates acaba de apoyar públicamente las nuevas técnicas de edición genética como CRISPR, diciendo que podrían ayudar a la humanidad a superar algunos de sus “desafíos más grandes y persistentes” en la salud y la agricultura mundial durante la próxima década.

“Eliminar las enfermedades más persistentes y las causas de la pobreza requerirá el descubrimiento científico y las innovaciones tecnológicas”, escribió. “CRISPR hace que el descubrimiento y el desarrollo de innovaciones sean mucho más rápidos y precisos”.

En una declaración emitida en la mañana del martes 10 de abril, Gates abogó por el uso de técnicas de edición genética para abordar problemas apremiantes en la agricultura, sector donde la Fundación Bill y Melinda Gates ha respaldado la investigación sobre el uso de la edición de genes durante una década, así como en medicina.

[Recomendado: Bill Gates defiende la evidencia científica reconociendo que los alimentos transgénicos son seguros]

“La tecnología hace que sea mucho más fácil para los científicos descubrir mejores diagnósticos, tratamientos y otras herramientas para combatir enfermedades que aún matan e incapacitan a millones de personas cada año, principalmente los pobres”, escribió. “También está acelerando la investigación que podría ayudar a poner fin a la pobreza extrema al permitir que millones de agricultores del mundo en desarrollo cultiven y críen ganado que sea más productivo, nutritivo y resistente”.

Aunque algunos todavía tienen temores sobre la ingeniería genética, “esa alteración de los genomas de las plantas e incluso de los animales no es nueva”, escribió. “Los humanos lo han estado haciendo durante miles de años a través de mejoramiento selectivo. Los científicos comenzaron a recombinar moléculas de ADN a principios de la década de 1970, y hoy en día, la ingeniería genética se usa ampliamente en la agricultura y la medicina para producir en masa insulina humana, hormonas, vacunas y muchos medicamentos”.

[Artículo recomendado: CRISPR: La herramienta de edición genética que está revolucionando la medicina y agricultura]

“Las nuevas tecnologías a menudo se encuentran con el escepticismo”, continuó. “Pero si el mundo continúa el notable progreso de las últimas décadas, es vital que los científicos, sujetos a las pautas de seguridad y ética, puedan seguir aprovechando herramientas tan prometedoras como CRISPR”.

Gates también relató una reciente visita al Centro de Genética y Salud Ganadera Tropical en la Universidad de Edimburgo, donde los investigadores están utilizando las herramientas de ingeniería genética “para ayudar a los agricultores de África a desarrollar pollos y vacas más productivos”. Los proyectos incluyen editar los genes de vacas lecheras tropicales para aumentar la producción de leche hasta en un 50%, y también los genes de vacas Holsteins para hacer crecer un pelaje más corto y elegante que les permita tolerar mejor el calor.

“Este tipo de investigación es vital porque una vaca o unos pocos pollos, cabras u ovejas pueden marcar una gran diferencia en las vidas de las personas más pobres del mundo, tres cuartas partes de las cuales obtienen su alimento e ingresos cultivando pequeñas parcelas de tierra”,  escribió Gates. “Los agricultores con ganado pueden vender huevos o leche para pagar los gastos diarios. Las gallinas, en particular, tienden a ser criadas por mujeres, que tienen más probabilidades que los hombres de utilizar las ganancias para comprar artículos para el hogar. Como fuentes de nutrición fácilmente disponibles, el ganado ayuda a las familias de los agricultores a obtener las vitaminas y los minerales que necesitan, lo que permite que los niños crezcan y tengan éxito en la escuela “.

Gates también abordó el papel de la edición de genes en el aumento de la productividad de los cultivos para ayudar a reducir la pobreza extrema y apoyar la seguridad alimentaria en los países en desarrollo, especialmente frente al cambio climático.

[Recomendado: CRISPR: La herramienta de edición genética que está revolucionando la medicina y agricultura]

“60% de las personas en el África subsahariana se ganan la vida trabajando la tierra. Pero dada la productividad agrícola generalmente baja de la región, los rendimientos de los cereales básicos son cinco veces más altos en América del Norte, África sigue siendo un importador neto de alimentos”, escribió. “Esta brecha entre la oferta y la demanda solo aumentará a medida que aumente la cantidad de bocas que alimentar”. Se espera que la población de África se duplique con creces para 2050, alcanzando los 2,2 mil millones. Su producción de alimentos tendrá que coincidir con ese crecimiento para alimentar a todos en el continente. Es probable que este desafío sea aún más difícil como resultado del cambio climático, que parece ser devastador para los medios de subsistencia de los pequeños agricultores en África y el sur de Asia.

“La edición genética para hacer que los cultivos sean más abundantes y resistentes podría salvar la vida a una escala masiva”, continuó. “Ya está empezando a mostrar resultados, atrayendo inversión pública y privada por una buena razón. Los científicos están desarrollando cultivos con características que mejoran el crecimiento, reducen la necesidad de fertilizantes y pesticidas, aumentan el valor nutricional y fortalecen las plantas durante las sequías y los períodos cálidos. Ya se están desarrollando y probando en el campo una gran variedad de cultivos que se han mejorado mediante la edición de genes: hongos que no se ponen negros, papas con poca acrilamida (un potencial carcinógeno), soja que produce aceite más saludable y mucho más”.

Gates también abordó parte de la investigación agrícola que su Fundación ha financiado, incluido el trabajo en la Universidad de Oxford para desarrollar variedades mejoradas de arroz a través del uso de la edición de genes y otras herramientas. Uno de los más prometedores es el arroz C4, que es un 20% más eficiente en la fotosíntesis, el proceso mediante el cual las plantas convierten la luz solar en alimento, debido a la reorganización celular de sus hojas.

“El resultado es un cultivo que no solo produce mayores rendimientos sino que también necesita menos agua”, escribió Gates. “Eso es bueno para la seguridad alimentaria, los medios de subsistencia de los agricultores y el medio ambiente, y también ayudará a los pequeños agricultores a adaptarse al cambio climático”.

Gates también intervino en el proceso regulatorio que debería regir la edición de genes, señalando que “las reglas desarrolladas hace décadas para otras formas de ingeniería genética no encajan necesariamente”. Parte del desafío en la regulación de la edición genética es que las reglas y prácticas en diferentes países pueden diferir ampliamente. Un entorno normativo más armonizado resultaría más eficiente, y probablemente también elevaría los estándares generales. Las organizaciones internacionales, especialmente de científicos, podrían ayudar a establecer normas globales “.

Gates concluyó con un fuerte mensaje sobre la necesidad de garantizar que las personas de todo el mundo tengan acceso equitativo a innovaciones como la edición de genes:

“Los beneficios de las tecnologías emergentes no deberían reservarse solo para las personas en los países desarrollados. Tampoco deberían serlo las decisiones sobre si aprovecharlas. Usada de forma responsable, la edición de genes tiene el potencial de salvar millones de vidas y empoderar a millones de personas para salir de la pobreza. Sería una tragedia dejar pasar la oportunidad “.

Compartir
Artículos relacionados
Destacado científico cubano defiende conservación y difusión de los cultivos transgénicos
Descubren gen que mejora el crecimiento de las plantas y la producción de biocombustibles
Desarrollan bacteria transgénica que produce fertilizante con el nitrógeno del aire

Comments are closed.