Chilebio Noticias

Científicos duplican la ramificación y producción de frutos en plantas de tomate

Esas frutas rojas regordetas no son los únicos puntos dulces de una planta de tomate. Las ramas también los tienen.

Cuando se mejoran plantas para producir más frutos, “uno quiere estar en un punto óptimo” en términos de ramificación porque “las plantas tienen que estar balanceadas en su crecimiento”, dice el profesor Zachary Lippman. Esa planta de dos ramas a la derecha (en la imagen superior) cuenta con el doble de tomates que su contraparte no ramificada, gracias a la investigación del laboratorio de Lippman. Sin embargo, una planta con racimos de diez ramas tendría un menor rendimiento de tomate, porque simplemente no puede soportar tantas frutas y su salud general se ve perjudicada como resultado.

[Recomendado: Genetistas utilizan edición genética para desarrollar cultivos que producen más alimentos]

Los mejoradores de plantas no han preferido ramificar por tener demasiadas ramificaciones, y ha sido difícil lograr algo intermedio. “Es muy difícil lograr un mejoramiento predictivo cuando no se conocen los genes que están involucrados”, dice Lippman. Su equipo descubrió qué genes están detrás de esta situación y cómo salir de ella.

[Recomendado: Con edición génica desarrollan tomates que florecen y maduran 2 semanas antes]

El problema se redujo a la incompatibilidad de dos mutaciones. Una es una mutación antigua y muy extendida que da como resultado tapones de hojas verdes más grandes encima de cada tomate. La segunda es una mutación mucho más reciente documentada por primera vez en uno de los campos de tomate de Campbell Soup Company. Fue una mutación muy útil, ya que creó una articulación natural en la que los tomates se desprenden limpiamente de la planta, lo que facilita la cosecha mecánica. Pero la combinación de estos dos rasgos en una sola planta causó una ramificación desenfrenada. Los criadores compensaron de la única manera que pudieron en ese momento: cerrando por completo la ramificación.

[Recomendado: Con edición génica corrigen un error producido por el mejoramiento convencional del tomate]

El equipo de Lippman profundizó en el genoma del tomate y encontró una manera de afinar el nivel de ramificación disminuyendo las dosis de ciertos genes. Este enfoque resultó fructífero, dando como resultado plantas débilmente ramificadas que producen más tomates y conservan el rasgo que los hace fáciles de cosechar.

Compartir
Artículos relacionados
El Gobierno alemán no encuentra riesgos asociados a los cultivos transgénicos tras 25 años de estudios continuados
Científicos japoneses desarrollan arroz transgénico biofortificado para combatir la anemia por deficiencia de hierro
El maíz transgénico Bt y su efectividad para reducir el nivel de micotoxinas cancerígenas en comparación al maíz convencional

Comments are closed.