Chilebio Noticias

Estados Unidos aprueba comercialización de papa biotecnológica que no se pone negra y resiste hongo

Tres tipos de papas genéticamente modificadas que no se pardean y que resistente al hongo del tizón tardío fueron aprobadas como seguras para el ambiente y seguras para comer por agencias federales de Estados Unidos.

La aprobación de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de la semana, otorgan el permiso para plantar las papas durante esta primavera y venderlas en otoño.

La empresa dijo que las papas “Innate” contienen sólo genes de papa y que la resistencia al tizón tardío (el patógeno que causó la gran hambruna irlandesa en el siglo XIX), proviene de una variedad de papa argentina que naturalmente produjo una defensa contra el hongo.

Las tres nuevas variedades de papa modificada (Russet Burbank, Ranger Russet y Atlantic) han sido previamente aprobadas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. “Tienen el mismo sabor y textura y cualidades nutricionales” que las papas convencionales, dijo el portavoz de Simplot, Doug Cole.

La compañía dijo que la modificación reduce el pardeamiento y manchas negras, mejora la capacidad de almacenamiento y reduce la cantidad de producto químico que es un potencial carcinógeno, y se forma inevitablemente cuando las papas convencionales se cocinan a altas temperaturas. Esto presenta beneficios en salud y económicos – al producirse menor pérdida de papas por manchas negras y machucones, que en la industria son descartadas a la basura.

Las papas convencionales pueden tornar un color oscuro cuando se cocinan después de que se mantuvieron frías durante demasiado tiempo, un problema que las nuevas variedades modificadas mitigan, dijo la compañía. Simplot también afirma que la mejora ante almacenamiento refrigerado probablemente tendrá ramificaciones significativas para la industria de chips de papa al reducir los costos de transporte.

Las papas se consideran el cuarto alimento básico en el mundo detrás del maíz, el arroz y el trigo. El tizón tardío, que descompuso cultivos enteros y provocó la muerte de alrededor de un millón de irlandeses en la década de 1840, sigue siendo un problema importante para los productores de papa a nivel global, especialmente en las regiones más húmedas.

Los fungicidas se han utilizado durante décadas para prevenir la plaga del tizón tardío, y estas papas genéticamente modificadas resistentes al hongo reducen el uso de fungicida a la mitad.

La compañía también enfatiza que las papas modificadas no contienen ADN de un organismo no relacionado a la especie.

Estas aprobaciones federales recientes se aplican a la segunda generación de papas Innate de Simplot. La primera generación ya aprobada a fines de 2014 era resistente a los machucones y pardeamiento, pero no incluía la protección contra el tizón tardío o el rasgo de mejoramiento para almacenamiento en frío. Esta primera generación de papas Innate se ha vendido en tiendas bajo la marca “White Russet”. Cole dijo que la compañía no ha decidido cómo comercializará las nuevas papas Innate.

Además, Simplot también está trabajando en una tercera generación que tendrá protecciones contra cepas adicionales del tizón tardío.

Compartir
Artículos relacionados
Verduras
Mapean genéticamente una familia de verduras de hoja verde para mejorar la alimentación
Uva
Chile: Nuevas variedades de uva de mesa desarrolladas por INIA buscan posicionarse en el mercado
El algodón transgénico ocupa alrededor del 70% de la superficie algodonera mundial

Comments are closed.