Chilebio Noticias

Desarrollan plátano transgénico biofortificado que puede combatir la deficiencia de vitamina A

platano-trangenico

Científicos de la Universidad de Tecnología de Queensland (Australia) y la Organización Nacional de Investigación Agrícola de Uganda (entidad estatal), desarrollaron plátanos de variedad Cavendish genéticamente modificados con mayores niveles de betacaroteno  – precursor de la vitamina A en el cuerpo humano. Los niveles alcanzados duplican el nivel necesario para combatir la deficiencia de vitamina A en países en desarrollo.

La deficiencia de vitamina A sigue siendo uno de los problemas de salud pública más importantes del mundo a pesar de la fortificación de alimentos y las estrategias de entrega de suplementos. La biofortificación de los cultivos básicos con niveles mejorados de betacaroteno, o pro-vitamina A, ofrece una estrategia alternativa sostenible para la fortificación de alimentos y la suplementación.

Los plátanos transgénicos de variedad Cavendish biofortificados en betacaroteno se generaron y ensayaron en campo en Australia con el objetivo de alcanzar un nivel objetivo de 20 μg de β-caroteno equivalente (β-CE) por gramo de peso seco en el fruto. Se insertó el gen de la enzima fitoeno sintasa 2a proveniente de un plátano de variedad Fe’i (MtPsy2a), lo cual dio como resultado la generación de líneas transgénicas de plátano Cavendish con niveles de betacaroteno que excedían el nivel objetivo alcanzando los 55 μg/g de β-CE.

La expresión del gen de la enzima fitoeno sintasa 1 (ZmPsy1) del maíz, utilizada para desarrollar la segunda variedad de arroz dorado (GR2), también dio como resultado un aumento de los niveles de betacaroteno en el plátano, aunque muchas líneas mostraron fenotipos no deseables.

Los resultados de este estudio sugieren que la activación temprana de esta enzima limitante de la velocidad en la ruta biosintética para producir el carotenoide, así como el tiempo extendido de maduración del fruto, son factores esenciales para lograr concentraciones óptimas de betacaroteno en la fruta del plátano.

La tecnología desarrollada en Australia se transfiere contantemente al grupo de investigadores públicos de Uganda, quienes están modificando las variedades de plátano EAHB y Sukali Ndizi – las dos más consumidas en África. Actualmente se está trabajando en aumentar conjuntamente los niveles de hierro y se está llevando a cabo una prueba de consumo humano en Estados Unidos. Al igual que el arroz dorado, la tecnología se liberará para que la “banana dorada” sea cultivada libremente por los  agricultores africanos.

Compartir
Artículos relacionados
Encuentran gen en la soja que permitiría mejorar la tolerancia a salinidad
Personas
Beneficios de los transgénicos, y no su seguridad, persuaden a activistas y opositores
Investigadores argentinos mejoran la productividad del algodón mediante el uso de un virus

Comments are closed.