Chilebio Noticias

FAO respalda la biotecnología como herramienta importante para enfrentar el cambio climático

fao

Un nuevo informe importante de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicado recientemente destaca la importancia del mejoramiento de cultivos y la biotecnología para reducir la pobreza y afrontar el desafío del cambio climático que enfrentan los 750 millones de pequeños agricultores del mundo.

El informe anual del “Estado de la Alimentación y la Agricultura 2016” de la FAO aborda una plétora de diferentes enfoques para abordar el cambio climático en los pequeños agricultores, incluyendo aumentar la diversidad de cultivos, las fuentes de ingresos fuera de las granjas, el acceso a los mercados y las fuentes de crédito, un enfoque renovado sobre el género, y prácticas agro-ecológicas que conserven la materia orgánica del suelo y los recursos hídricos.

El informe también renueva el enfoque de la FAO sobre “la agricultura climáticamente inteligente”, que combina tanto la adaptación como la mitigación en los sistemas agrícolas mejorados. Uno de sus tres principios clave es “el aumento sostenible de la productividad agrícola para apoyar el aumento equitativo de los ingresos, la seguridad alimentaria y el desarrollo”. Los ejemplos sugeridos por la FAO incluyen la adopción de variedades resistentes al calor y la sequía en cultivos importantes, así como la expansión del riego y la adopción de la agricultura de conservación.

Si bien las declaraciones de los funcionarios de la FAO a menudo han sido equívocas con respecto a la biotecnología a lo largo de los años, el informe de 2016 contiene un fuerte párrafo de respaldo:

“Las biotecnologías, tanto de baja como de alta tecnología, pueden ayudar a los pequeños productores en particular a ser más resistentes y a adaptarse mejor al cambio climático. Aunque las subsecciones que siguen se centran principalmente en la innovación a través de prácticas de gestión, algunas prácticas pueden depender de la los resultados de la biotecnología, como las semillas mejoradas”.

La declaración de la FAO es bienvenida porque representa un reconocimiento más claro de que la biotecnología y las variedades mejoradas de cultivos, si bien no son una “bala de plata”, desempeñan un papel vital en estrategias más amplias para ayudar a los pequeños agricultores a hacer frente al cambio climático. Esto contrasta con muchas ONGs, que afirman que los cultivos genéticamente modificados en particular deben ser prohibidos en África a pesar de sus probables beneficios.

Un ejemplo de cultivos climáticamente inteligentes son las nuevas variedades de maíz tolerantes a la sequía que se están desarrollando actualmente en el marco del proyecto de “Maíz Eficiente en el Uso de Agua para África” (WEMA). Como ha informado recientemente la Alianza para la Ciencia de Cornell, el primer ensayo de campo con este maíz ya se ha sembrado en Tanzania. Se trata de la primera etapa de un proceso que eventualmente permitirá a los agricultores tanzanos acceder a semillas que les ayudarán a ser más resistentes a factores climáticos adversos en su producción de alimentos básicos. Las variedades WEMA tolerantes a la sequía ya están llegando a los agricultores de Kenia y Sudáfrica.

La importancia de WEMA y la inmediatez de las amenazas del cambio climático se han vuelto muy claras en el sur y el este de África, donde la inseguridad alimentaria está aumentando ya que muchos países experimentan severas condiciones de sequía. Sin embargo, los factores políticos en algunos de los países afectados, como Malawi, Zambia y Zimbabwe, han significado hasta ahora que los pequeños agricultores no pueden adoptar maíz tolerante a la sequía porque algunas variedades tendrán el estigma popular de ser “transgénicas”. En Uganda, las ONGs financiadas con fondos europeos han hecho campaña desde hace mucho tiempo en contra de las leyes de bioseguridad propuestas que permitiría a los pequeños agricultores usar cultivos básicos como yuca y plátano resistentes a enfermedades.

Aunque no se abordan las barreras políticas en curso para la adopción de algunos cultivos mejorados, la FAO deja claro en el informe que no es necesario un acercamiento obligatorio a enfoques diferentes a la agricultura climáticamente inteligente. Se describen, por ejemplo, los proyectos agroecológicos que protegen el agua y reducen las necesidades de fertilizantes con leguminosas fijadoras de nitrógeno, y los beneficios de una “policultura” más diversa que un monocultivo genéticamente uniforme. No hay razón para que estos sistemas más diversos deban excluir los cultivos que llevan rasgos tales como tolerancia a la sequía y resistencia a enfermedades sólo porque han sido desarrollados usando técnicas de genética molecular.

El informe de la FAO también señala que (a pesar de las críticas que se han oído a menudo sobre la “agricultura industrial”), las mejoras en la agricultura moderna han contribuido históricamente a reducir las emisiones agrícolas. Se informa que la intensificación agrícola entre 1961 y 2005 evitó emisiones de gases de efecto invernadero de 161 mil millones de toneladas de carbono, y que el aumento de la productividad agrícola (a menudo denominado “intensificación sostenible”) se compara “favorablemente” con otras estrategias de mitigación porque impide la pérdida de bosques – que de lo contrario ocurriría debido a la expansión de tierras de cultivo para alimentar a una población creciente.

Sin embargo, la FAO también deja muy claro que incluso con una mayor eficiencia en la producción, el aumento del consumo de productos de origen animal seguirá aumentando la presión sobre el sistema alimentario. Un mayor consumo de hortalizas y legumbres, combinado con comer menos carne de res y cerdo, tiene beneficios ambientales y de salud humana, destaca el informe. Tanto el consumo como la eficiencia productiva tienen un papel que desempeñar. En otras palabras, no hay opciones exclusivas.

Compartir
Artículos relacionados
Utilizan biotecnología e ingeniería genética para enfrentar grave enfermedad que afecta a los cítricos
Científicos aumentan el rendimiento de cultivos modificando genes de la fotosíntesis
Agricultores bolivianos proponen uso de nuevos cultivos transgénicos al Gobierno para combatir plagas, sequía y malezas

Comments are closed.