Chilebio Noticias

Estudio europeo: Ratas alimentadas a base de transgénicos por un año corroboran su seguridad

rata

El proyecto GRACE (“Evaluación de Riesgos de OGMs y Comunicación de la Evidencia”) es un proyecto de colaboración, que involucra a 19 socios de 13 países europeos y fue financiado por la Comisión Europea. Un objetivo del proyecto fue para estudiar variedades de maíz genéticamente modificado (evento MON810) en ensayos de alimentación animal subcrónica y crónica, y métodos alternativos in vitro e in silico con el fin de evaluar comparativamente su uso en la evaluación de riesgos de plantas GM.

Un estudio recientemente publicado por el proyecto GRACE en la revista Archives of Toxicology, presenta los resultados de un ensayo de alimentación de 1 año con una variedad de maíz MON810, una variedad casi-isogénica no modificada genéticamente y otra variedad de maíz convencional adicional. Los ensayos de alimentación se realizaron tomando en cuenta las directrices de la OCDE (Test Guideline 452) de 2009 y las recomendaciones publicadas por el Comité Científico de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en 2011.

Se analizó la composición de la alimentación y el peso corporal; se monitoreo el consumo de alimento; se registraron las observaciones clínicas, oftalmológicas y hematológicas; se cuantificaron los parámetros de bioquímica clínica; se realizó una necropsia macroscópica incluyendo la determinación de los pesos absolutos y relativos de órganos; y se realizó un análisis histopatológico.

Los resultados obtenidos del estudio muestran que el maíz transgénico MON810 en un nivel de hasta el 33% en la dieta es seguro y no indujo efectos adversos en ratas Wistar masculinas y femeninas después de una exposición crónica.

Los datos del proyecto GRACE apoyan el razonamiento científico de que los ensayos de alimentación con alimentos/piensos pueden proporcionar un valor científico añadido para la evaluación de riesgos de los cultivos transgénicos, pero sólo en caso de que un fuerte motivo aparezca tras los análisis moleculares, de composición, fenotípicos y/o agronómicos iniciales.

Por lo tanto, los ensayos de alimentación se deben considerar siempre que el diseño del estudio se pueda adaptar para el problema de seguridad planteado.

Compartir
Artículos relacionados
Iniciativa ciudadana a favor del mejoramiento genético de cultivos en Europa
El maíz genéticamente modificado puede ayudar a resistir el cambio climático
Novedoso sistema de reparación descubierto en algas puede producir nuevas herramientas en biotecnología

Comments are closed.