Chilebio Noticias

Secuencian genoma de la yuca: se podrán desarrollar cultivos más resistentes y menos tóxicos

secuencian-genoma-de-la-yuca

La yuca es un cultivo básico e importante para muchos países, pero es susceptible a plagas y enfermedades, y sin cocción adecuada, puede matar. Mediante la secuenciación del genoma de 53 variedades, un equipo internacional ha ayudado a los a que a futuro se desarrollen cultivos más resistentes y menos tóxicos.

Bill Gates la llamó el “vegetal más interesante del mundo”. Alimenta a más de mil millones de personas todos los días, a pesar de producir de forma natural el venenoso cianuro. Sin embargo, las raíces de la yuca están en una lucha genética.

Un gran estudio del perfil del genoma de variedades de yuca en todo el mundo, incluyendo Asia, Oceanía, África y su nativa América del Sur, donde se trata de un cultivo básico, encontró que algunas zonas carecen de diversidad genética, y son propensas a ser eliminadas por una sola enfermedad o plaga.

Pero el mismo trabajo, dirigido por el genetista Jessen Bredeson de la Universidad de California, Berkeley, y publicado en la revista Nature Biotechnology, también da a los agrónomos las herramientas para producir variedades más resistentes y menos tóxicas del cultivo.

A pesar de ser el quinto cultivo más importante en el mundo (un 40% del África subsahariana se basa en la yuca como la principal fuente de alimento) ha habido poca investigación sobre su genética, dice Ros Gleadow de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia, quién estuvo involucrada en el estudio. Esto es principalmente porque se considera “la cosecha de un hombre pobre”.

“Además, se cultiva a partir de estacas,” dice ella. “No se les puede vender a la gente semillas cada año. Usted podría vender una vez, entonces todo el mundo va a tener el año que viene.”

Los cultivos con baja diversidad genética (es decir, todas las plantas tienen composición genética casi idéntica) no pueden adaptarse a las presiones, como las plagas. Algunas variedades de yuca en Oceanía se encontraron con baja diversidad genética, lo cual significa que si las enfermedades en Asia se extendieran a países como Vanuatu, Fiji y Samoa, donde la yuca es un elemento básico, esto “podría ser un gran problema”, dice Gleadow.

Y secuenciando los diferentes genomas de yuca permitirá a los agrónomos elegir distintas variedades para ampliar el acervo genético de un cultivo, y evitar la inminente amenaza de muerte masiva de cultivos.

Pero hay más secretos genéticos en espera de ser presentado. La yuca produce cianuro como pesticida natural. Estos niveles se reducen gracias a la cocción y su procesamiento, pero en tiempos de sequía, la producción de cianuro sube fuertemente. Y si las poblaciones que dependen de este cultivo no cocinan o procesar la yuca en forma adecuada, y no comen en forma suficiente otros alimentos, puede llegar a sufrir parálisis o incluso morir.

“Sabemos que genes controlan la producción de cianuro y podemos ver la forma en que varía en las diferentes variedades y ver por qué crecen más tóxicas frente a la sequía”, dice Gleadow. “Ahora tenemos algunas herramientas genéticas adicionales para superarla y hacer más segura la cosecha.”

Compartir
Artículos relacionados
Una dieta sin transgénicos costaría $3000 dólares extras al año para una familia
ChileBio lanza vídeos didácticos sobre la realidad de los cultivos transgénicos y la biotecnología agrícola
Filipinas será el primer país en cultivar arroz dorado

Comments are closed.