Chilebio Noticias

Entre 1996 y 2015 se sembraron 2.000 millones de hectáreas con cultivos transgénicos

Por cuarto año consecutivo se sembraron más hectáreas de transgénicos en los países en desarrollo que en los países industrializados.

Las hectáreas sembradas con cultivos transgénicos aumentaron de 1,7 millones en 1996 a 179,7 millones en 2015. Ello, según el  Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA por su sigla en inglés) en su informe “20 años de comercialización de cultivos transgénicos en el mundo (1996 – 2015) y cultivos transgénicos destacados en 2015”, publicado hoy en Beijing. Este aumento, de cien veces en el transcurso de sólo 20 años, convierte a la biotecnología en la tecnología aplicada a la agricultura de mayor crecimiento en los últimos años. Así se refleja la satisfacción de los agricultores que perciben rápidamente los beneficios de los cultivos transgénicos.

Así, desde 1996, se han sembrado 2.000 millones de hectáreas de tierras cultivables con cultivos transgénicos; una superficie enorme que supera al territorio de China o de los Estados Unidos. Además, se estima que los agricultores de hasta 28 países han obtenido más de US$ 150 mil millones en beneficios a partir de los cultivos transgénicos desde 1996. Esto ha ayudado a reducir la pobreza de hasta 16.5 millones de pequeños agricultores y sus familias, lo que representa un total de 65 millones de personas al año.

A lo anterior se agrega que por cuarto año consecutivo se sembraron más hectáreas de cultivos transgénicos en los países en desarrollo que en los países industrializados. En 2015, los productores de América Latina, Asia y África sembraron el 54% de la superficie cultivada con transgénicos en todo el mundo (97,1 millones de hectáreas). Además, de los 28 países que sembraron cultivos transgénicos, 20 fueron países en desarrollo. A su vez,  fueron alrededor de 18 millones los productores, de los cuales el 90% es de bajos recursos proveniente de países en desarrollo, que obtuvieron beneficios derivados de los cultivos transgénicos. “A pesar de los reclamos de quienes sostienen que la biotecnología solo beneficia a los agricultores de los países industrializados, la adopción continua de la tecnología en los países en desarrollo rebate ese argumento”, señaló Clive James, fundador de ISAAA y autor del mencionado informe. “Se siembran más cultivos transgénicos en los países en desarrollo, precisamente porque estos son una alternativa eficaz para mejorar el rendimiento agrícola”, añadió James.

En Chile, el Director Ejecutivo de ChileBio, el doctor en Ciencias Biológicas Miguel Ángel Sánchez, afirmó que las cifras entregadas por el ISAAA comprueban que los cultivos transgénicos han sido en estos 20 años una solución efectiva a problemas tales como el control de las plagas y las malezas. “Los cultivos transgénicos han resultado una tecnología rentable y a la vez sustentable para los agricultores. Ahora viene un segundo paso, nuevas variedades que aporten a la solución de problemas como la tolerancia de los vegetales a la sequía, o que consideren cualidades nutricionales”. En esa línea, el especialista destaca el caso de España, donde se está desarrollando un trigo transgénico apto para celíacos; y que incluso en Chile surgen ejemplos. “Científicos de la Universidad de Talca ya trabajan en un maíz transgénico resistente a la sequía y un equipo de la Universidad Católica está desarrollando cítricos resistentes a la salinidad del suelo”, destacó Sánchez.

De cara hacia el futuro, ISAAA ha identificado oportunidades clave para lograr el crecimiento sostenido en la adopción de los cultivos transgénicos. Por un lado, si bien los altos índices de adopción (entre 90% y 100 %) en los principales países productores de transgénicos dejan poco espacio para el crecimiento en el área sembrada, existe un potencial significativo en otros países que se agregan a la lista, principalmente en Asia y África. Además, se están haciendo pruebas de campo con más de 85 productos nuevos, entre los que se encuentra el maíz transgénico resistente a la sequía del proyecto WEMA, previsto para lanzarse en África en 2017, el arroz dorado en Asia, y plátanos fortificados y frijol/poroto resistente a las enfermedades en África.

No obstante todo lo anterior, y luego de un extraordinario período de 19 años consecutivos de crecimiento, la superficie sembrada con cultivos transgénicos en todo el mundo alcanzó un máximo de 181,5 millones de hectáreas en 2014, en comparación con los 179,7 millones de hectáreas sembradas en 2015, lo que equivale a una disminución neta del 1%. Este cambio se debe principalmente a factores coyunturales como son la disminución en el total de la superficie cultivada, asociada con los bajos precios de los commodities agrícolas en 2015 y la sequía devastadora ocurrida en Sudáfrica, que provocó una disminución masiva del 23% en dicho continente.

ALGUNOS HITOS DEL ÚLTIMO AÑO

El informe 2015 de ISAAA también destaca lo siguiente:

  • En 2015, el 83% del total de la soja, el 75% del algodón, el 29% del maíz y el 24% de la canola sembrados en el mundo correspondieron a variedades transgénicas.
  • Estados Unidos inició la siembra comercial de nuevos productos, como la Papa Innate™ 1, con niveles más bajos de acrilamida (una sustancia potencialmente cancerígena) y resistencia a las magulladuras, y la Papa Innate™ 2, que también tiene resistencia al tizón tardío.
  • Canadá y Estados Unidos aprobaron la manzana Arctic®, que no se oscurece u oxida al cortarla.
  • En Latinoamérica, Argentina aprobó una soya tolerante a sequía y una papa resistente a virus, ambas variedades desarrolladas por entidades nacionales. Por otro lado, Brasil autorizó una variedad transgénica de eucalipto con 20% de mayor crecimiento, la cual se suma a la comercialización de un poroto/frijol resistente a virus y una soya tolerante a herbicida, ambas desarrollados por una empresa estatal.
  • Vietnam sembró cultivos transgénicos por primera vez, en particular, maíz tolerante a herbicida y resistente a insectos.
  • El maíz transgénico tolerante a sequía, sembrado por primera vez en Estados Unidos en 2013, aumentó 15 veces, alcanzando las 810.000 hectáreas.
  • 8 países africanos llevan a cabo ensayos de campo avanzados con variedades transgénicas de cultivos prioritarios del continente para beneficio de los países pobres.

 

Para obtener más información o para leer el resumen del informe, visitar www.isaaa.org.

Acerca de ISAAA

El Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA, por su sigla en inglés) es una organización sin fines de lucro, que cuenta con una red internacional de centros diseñados para contribuir a disminuir el hambre y la pobreza a través del intercambio de conocimientos y de aplicaciones biotecnológicas en el área agrícola. Clive James es presidente emérito y fundador de ISAAA; ha vivido y trabajado en países en vías de desarrollo de Asia, América Latina y África durante los últimos 30 años, y ha dedicado sus esfuerzos al desarrollo y la investigación de problemas agrícolas, especialmente en el área de la biotecnología agrícola y la seguridad alimentaria a nivel mundial. Randy Hautea, coordinador general de ISAAA y director del Centro ISAAA para el Sudeste de Asia, se incorporó a ISAAA en 1998 tras haberse desempeñado como director del Instituto de Fitogenética de la Universidad de Filipinas Los Baños.

Compartir
Artículos relacionados
Un gen de la mostaza de la india permite aumentar la tolerancia a deshidratación y salinidad
Los cultivos transgénicos que eliminan a las plagas “silenciando” sus genes
Con biotecnología científicos mexicanos mejoran uso de fertilizantes en cultivos

Comments are closed.