Chilebio Noticias

Los genes de variedades ancestrales del maní pueden ayudar a alimentar al mundo

Los-genes-de-variedades-ancestrales-del-mani

La alfarería de cerámica con forma de maní en Brasil se remonta a unos 3500 años atrás, pero los científicos nunca han estado seguros de cuales plantas antiguas originaron exactamente el cultivo del maní. Los investigadores pensaban que el maní moderno, Arachia hypogaea, se formó cuando dos leguminosas silvestres de América del Sur, Arachis duranensis y Arachis ipaensis, se polinizaron. Ahora, la investigación genética muestra que esta hipótesis es correcta, y revolucionará la forma en que las variedades de maní son mejoradas.

  1. ipaensis se creía extinto hasta que un coleccionista recientemente lo redescubrió en un pueblo de Bolivia. Pero algo aún más curioso acerca de esta rara especie es que crece cientos de millas al norte de A. duranensis, que vive en las estribaciones de los Andes en la frontera entre Bolivia y Argentina. Los científicos se preguntaban cómo las dos especies alguna vez se reunieron por primera vez

Así, investigadores de la Universidad de Georgia (UGA) y de la Iniciativa Internacional del Genoma del Maní se adentraron en la historia de maní mediante el estudio del ADN de antiguas colecciones botánicas, de acuerdo con un comunicado de prensa. Con base en esta información, pudieron precisar más o menos, cuando las dos especies se polinizaron y se comparó esa fecha con los datos sobre la migración de los primeros pueblos de América del Sur. Los resultados de este estudio fueron publicados recientemente en la revista Nature Genetics.

“Ahora sabemos que los primeros habitantes de América del Sur en sus largos viajes llevaron A. ipaensis a la tierra de A. duranensis hace 10.000 años”, dijo el autor principal del estudio, David Bertioli de la Universidad de Brasilia y UGA a Scientific American. “Una vez en la misma zona, las abejas polinizaron las flores de la planta de maní, lo que permitió el nacimiento del híbrido que nuestros antepasados ​​comieron en América del Sur y que finalmente condujo al maní moderno.”

Los investigadores también secuenciaron los genomas de las tres especies, aprendiendo que el maní moderno tiene 20 pares de cromosomas, heredando 10 cromosomas cada uno de sus primos ancestrales. La mejor comprensión del genoma del maní da a los investigadores la capacidad de encontrar marcadores de resistencia a enfermedades, tolerancia al calor, y resistencia a insectos y a la sequía. Esto les ayudará a cultivar variedades de maní que prosperen en condiciones de todo el mundo.

“Lo hicimos porque conocer la secuencia del genoma de esta forma es una cosa muy poderosa para la selección de mejores variedades y para entender cómo los maníes podrían hacerse mejor”, dijo Bertioli a The Christian Science Monitor.

El maní ha tenido un enorme impacto en la historia humana, y Bertioli dice que será cada vez más importante a medida que luchamos para alimentar al mundo durante el próximo siglo. “El cultivo de maní híbrido se extendió por toda América del Sur en la época precolombina, alcanzando las costas del Atlántico y del Pacífico e incluso en América Central y México”, dice Cardona. “Después de la colonización se llevó a África, Asia, América del Norte y Australia, sitios donde se convirtió en un cultivo importante. Es un alimento que ha vivido durante muchos tiempos interesantes”.

Compartir
Artículos relacionados
La UNESCO recomienda que África apueste por la biotecnología
Identifican genes que le confieren a los tomates tolerancia a las sequías
Si como transgénicos, o un animal alimentado con transgénicos ¿Habrá cambios en mi ADN?

Comments are closed.