Sin categoría

Estudio: Es poco probable que canola transgénica escape hacia entornos silvestres y es fácilmente controlable

canola-transgenica-escape

Científicos de Australia Occidental afirman que el escape de semillas genéticamente modificadas (GM) tolerantes a herbicidas hacia matorrales nativos y bordes de las carreteras pueden ocurrir, pero es una situación fácilmente manejable.

En una reciente publicación de la revista “Agriculture, Ecosystems and Environment”, los profesores Stephen Powles y el Dr. Roberto Busi de la Iniciativa de Resistencia a Herbicidas de la Universidad de Australia Occidental, estudiaron las poblaciones de semillas escapadas al ambiente.

Las semillas estaban en dos áreas de matorrales nativos donde la canola GM había transportada por el viento desde establos de animales, y en una carretera donde la semilla se había derramado desde un camión en los suburbios del este de Perth.

Los investigadores sabían por estudios anteriores realizados en Canadá, Europa, Japón y los Estados Unidos que era posible para las semillas de canola GM llegar a bordes carreteras, pero no se había realizado un trabajo similar en Australia.

Los agricultores de Victoria y Nueva Gales del Sur han estado sembrando canola GM tolerante a glifosato desde 2008. “Este estudio tomó ventaja de que en 2009, por primera vez, la canola GM tolerante a glifosato se siembra comercialmente en los campos de cultivo en el occidente de Australia”, informó el estudio.

Desde entonces, los investigadores realizaron cuatro años de seguimiento de un sitio cerca de la ciudad de Quairading en la región de Wheatbelt, a 160 kilometros al este de Perth, y topografiando las carreteras cercanas al escape de granos a partir de 2012.

Diferentes mezclas de herbicidas son clave para el control de la canola escapada

En una zona de matorrales nativos cerca de los cultivos de Quairading, el profesor Powles dijo que la canola GM fracasó por completo en establecerse más allá de la primera generación.

Se especula que insectos y conejos pudieron haber consumido las plantas juveniles antes de que produjeran semilla. En otras áreas, las semillas lograron establecerse, pero se extinguieron después de tres años.

En las carreteras, donde es común que los propietarios de tierras y consejos utilicen glifosato para controlar las malezas, la canola GM tenía una mejor oportunidad de establecerse debido a que la competencia de otras plantas era eliminada. Pero el profesor Powles afirma que el control de la canola era simplemente una cuestión de mezclar herbicidas alternativos.

“Las semillas pueden persistir si el glifosato se utiliza en los bordes de la carretera por su cuenta, pero si está en una mezcla con algo más, entonces no hay problema porque todavía es susceptible a una amplia gama de herbicidas”.

Cerca de sitios donde caían los granos, una mezcla de control mecánico y combinación de herbicidas fue la medida de control recomendada para las poblaciones de las semillas que se habían establecido en las carreteras cercanas.

El Profesor Powles dijo que la investigación mostró que el movimiento de semillas GM tolerantes a herbicidas podría y tendría lugar, pero la gestión de las semillas escapadas no era más difícil que la de semillas de cultivos convencionales.

“Como siempre en la biología no puedes contener por completo todo”, dijo. “Es un problema totalmente manejable, pero ahora hay algunos datos que hemos producido para mostrar que puede haber movimiento bajo algunas condiciones…creo que este estudio pone hechos donde sólo ha habido especulación”

El estudio fue financiado por la Corporación de Investigación y Desarrollo de Granos.

 

Compartir

Comments are closed.