Sin categoría

La Universidad de Florida desarrolla lima genéticamente modificada alta en antocianinas saludables

modificada

Manjul Dutt y Judas Grosser del “Citrus Research and Education Center” de la Universidad de Florida están desarrollando limas genéticamente modificadas que contienen algunos factores genéticos similares que se expresan en la piel de la uva y la pulpa de la naranja sanguina. Estas limas mexicanas modificadas tienen una proteína que induce la biosíntesis de antocianinas, el mismo proceso que crea el color “rojo” en el vino tinto, y hace que las limas desarrollen una gama de colores en la pulpa desde el color púrpura oscuro al fucsia.

“Las antocianinas son bioflavonoides benéficos que tienen numerosos papeles en el bienestar humano”, explicó Dutt. “Numerosos estudios farmacológicos han relacionado su consumo a la prevención de una serie de problemas de salud humana, tales como la obesidad y la diabetes.”

Las antocianinas también se producen naturalmente en una variedad de naranjas llamadas naranjas rojas (o sanguina), que tiene una pulpa de color rojo a castaño y , según algunos, un mejor sabor que las naranjas “rubias” de la Florida. Pero las naranjas sanguinas necesitan temperaturas frías para desarrollar su color vibrante. Crecen y obtienen buen color en los climas más fríos de España e Italia, pero no exhiben el color rojo sangre característico cuando se cultiva en el clima subtropical del cinturón de cítricos de Florida.

Estas nuevas limas fueron desarrolladas utilizando genes aislados de la uva roja “Ruby Seedless” y la naranja sanguina “Moro”. La investigación sobre la utilización de estos genes se llevó a cabo inicialmente para desarrollar un sistema alternativo más favorable a los consumidores y de origen vegetal. Son el primer paso hacia los agricultores de Florida que producen naranjas sanguinas y, posiblemente, un nuevo cultivar de toronja.

Además de cambiar el color de la fruta, la introducción de antocianinas también cambiar el color de las hojas y tallos de las flores, y podría conducir a la creación de plantas de cítricos ornamentales.

“Nuevos colores de frutas, hojas flores se pueden producir mediante la regulación de la biosíntesis de antocianinas”, dijo Dutt. “El color de la flor varió de rosa claro al fucsia.”

El estudio de Dutt y Grosser se publicará en la edición de enero del Journal of the American Society for Horticultural Science.

Compartir

Comments are closed.