Chilebio Noticias

Grupo invade y destruye violentamente centro de investigación de transgénicos en Brasil

transgenicos-brasil

El pasado 5 de marzo 2015, cientos de mujeres del Movimiento de los Sin Tierra (MST) ocuparon el centro de investigación de FuturaGene en Itapetininga, San Pablo, destruyendo viveros y materiales resultantes de 14 años de investigaciones. Esa misma mañana, un grupo de Via Campesina interrumpió la reunión de la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) en Brasilia.

Las manifestaciones ocurrieron minutos antes de que los miembros de la CTNBio iniciaran la discusión sobre el eucalipto transgénico H-421 de la empresa FuturaGene. La característica introducida en este caso permite aumentar la productividad debido a una mayor producción de celulosa en menos tiempo. Los ensayos realizados por la empresa indican que la modificación redujo de siete a cinco años y medio el período entre siembra y cosecha y aumentó el diámetro del tronco. Los especialistas señalan, además, que la introducción de esta tecnología permitirá el crecimiento del sector forestal, responsable del 6% del Producto Interno Bruto (PIB) industrial de Brasil. “Las nuevas variedades permitirán que la misma área plantada rinda una cantidad mayor de celulosa. Producir más madera por hectárea nos va a hacer más competitivos”, destacó el año pasado João Fernando Borges, presidente de la Asociación Gaucha de Empresas Forestales (Ageflor).

Las personas que participaron de las violentas protestas justificaron su accionar en la defensa de la seguridad alimentaria y el ambiente, argumentos que si bien son siempre considerados por la comunidad científica y las autoridades, reflejan un gran desconocimiento sobre los beneficios que aportarían estos eucaliptos y sobre la naturaleza de las evaluaciones que realiza la CTNBio. Éstas se basan en criterios científicos rigurosos que se aplican para todas las solicitudes de liberación experimental o comercial y comprenden un análisis exhaustivo de los posibles riesgos que podrían presentar los cultivos transgénicos tanto para el ambiente como para la salud. Vale la pena destacar, además, que las evaluaciones son llevadas a cabo por 27 miembros titulares y 27 suplentes, todos ellos con título de doctor en áreas afines a la biotecnología.

 

Fuente: ArgenBio (http://www.argenbio.org/index.php?action=notas&note=6915)

Compartir
Artículos relacionados
Estados Unidos aprueba el consumo de arroz dorado, transgénico biofortificado en pro-vitamina A
Francisco Barro, el español detrás del trigo modificado genéticamente bajo en gluten apto para celiacos
Identifican genes de resistencia natural a plagas en la soya

Comments are closed.