Chilebio Noticias

Transgénicos logran reducir un 18,5% el impacto ambiental de la agricultura asociado a los pesticidas

impacto-ambiental

Aún se espera un mayor efecto positivo, dado el desarrollo de nuevos cultivos tolerantes a la sequía

La biotecnología y específicamente la transgenia, está demostrando ser una herramienta efectiva para reducir la huella ambiental de la agricultura.

Es así como producto del uso de cultivos transgénicos se ha reportado una reducción significativa en el uso de productos fitosanitarios; ahorro de combustible fósil; disminución de las emisiones de CO2 a través de la menor necesidad de arado; y la conservación del suelo y la humedad mediante la optimización de prácticas de siembra directa a través de la aplicación de la tolerancia a herbicidas.

La reducción acumulada de pesticidas, basándose en la información más reciente para el período 1996 a 2012 publicada por ISAAA, se estimó en 500 millones de kilogramos (kg) de ingrediente activo (ia), un ahorro del 8,7% en los pesticidas, lo que equivale a un 18,5% reducción del impacto ambiental asociado al uso de pesticidas en estos cultivos, según se mide por el Environmental Impact Quotient (EIQ). EIQ es una medida compuesta basada en los diversos factores que contribuyen al impacto ambiental neto de un ingrediente activo individual. Los datos correspondientes a 2012 dan cuenta de una reducción de 36 millones de kilos de ia (Equivalente a un ahorro del 8% en los pesticidas) y una reducción del 23,6% en EIQ.

El director ejecutivo de ChileBio, Miguel Ángel Sánchez, afirma que lo anterior ha demostrado que “los cultivos transgénicos han sido las últimas dos décadas una real contribución a la sustentabilidad social, ambiental y económica de la agricultura mundial, reduciendo principalmente la cantidad de insumos necesarios”.

También es importante considerar el rol que están teniendo los transgénicos al contribuir al aumento de la eficiencia del uso del agua, con un impacto importante en la conservación y disponibilidad del vital elemento a nivel mundial. El 70% del agua dulce es utilizada actualmente por la agricultura a nivel mundial, lo cual no es sostenible en el futuro a medida que la población aumenta en casi un 30% a más de 9,6 mil millones para el año 2050. Los primeros híbridos de maíz biotecnológico con un grado de tolerancia a la sequía se comercializaron en 2013 en los EE.UU., y el primer maíz tolerante a la sequía tropical se espera para el año 2017 en el África subsahariana.

Así, la tolerancia a sequía tendrá un impacto importante en los sistemas de cultivo haciéndolos más sostenibles en todo el mundo en un momento en que el agua es cada vez más escasa.

Compartir
Artículos relacionados
Argentina desarrolla maíz y soya transgénicos resistentes a la sequía
China acelerará investigación, supervisión y educación sobre transgénicos
Un “coctel” de bacterias del suelo puede proteger las plantas de arroz contra el arsénico y hongos

Comments are closed.