Chilebio Noticias

Desarrollan cultivos transgénicos que requieren menos fertilizantes

A partir de la llamada “revolución verde” en los años 50, el uso de fertilizantes compuestos principalmente de fósforo, han incrementado la producción agrícola de manera constante; sin embargo, la sobreexplotación de este mineral podría acabar con este recurso en unas décadas y traer consigo una crisis alimentaria a nivel mundial.
Por esa razón, científicos del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) del Cinvestav Irapuato de México trabajan en el desarrollo de plantas eficientes que requieren menos fertilizantes.
El artículo titulado “Engineering phosphorous metabolism in plants to produce a dual fertilization and weed control system” publicado en el más reciente número de la revista Nature Biotechnology, advierte que la actual sobreexplotación del fósforo podría terminar muy pronto con este recurso; asimismo sus precios seguirán aumentando de manera notable y, en unos 50 años, ante tal subida de precios podría generarse una crisis alimentaria.
Luis Herrera Estrella, director del Langebio y coautor del artículo, menciona que para reducir el consumo del fósforo en la agricultura se crearon plantas transgénicas capaces de usar otro compuesto del mineral que se llama “fosfito”, el cual no puede ser utilizado por las otras plantas, ni los microorganismos, solamente por las plantas mejoradas genéticamente que han generado desde hace cuatro años.
Además, considerando que las malezas no son capaces de utilizar el fosfito como fuente de fósforo, estos cultivos modificados son capaces de sobrecrecer rápidamente a las malezas, evitando o reduciendo la necesidad de aplicar herbicidas.
Las plantas transgénicas que hasta el momento se han generado ya fueron probadas de manera exitosa en invernaderos, donde se trabajan con diferentes especies como: Arabidopsis thaliana (modelo vegetal por excelencia), tabaco, maíz y soya, destaca la publicación.
El problema fundamental con el uso de fertilizantes fosfatados se da en el momento en que el cultivo usa solamente 20-30 % del fósforo que se le aplica, mientras que el resto es atrapado (inmovilizado) por los componentes del suelo y convertido por microorganismos en compuestos orgánicos de fósforo que la planta es incapaz de usar, señala el artículo.
Puedes acceder a la publicación científica en el siguiente enlace (http://www.nature.com/nbt/journal/vaop/ncurrent/full/nbt.2346.html)

Fuente: Organización Editorial Mexicana (http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n2672815.htm)

Compartir
Artículos relacionados
Trigo editado genéticamente alto en fibra podría llegar al mercado en 2020
Más de 1780 publicaciones científicas confirman la inocuidad de los cultivos transgénicos disponibles en la actualidad
Desarrollan arroz transgénico biofortificado en hierro y zinc para combatir la desnutrición

Comments are closed.