Noticias Chilebio

Desarrollan papas transgénicas como vacunas para aves.

Mediante una metodología recientemente patentada, investigadores del Instituto de Biotecnología del INTA Castelar (de la ciudad de Buenos Aires, Argentina) obtuvieron plantas de papa transgénicas que pueden ser utilizadas como vacunas orales para combatir el virus de la enfermedad de Newcastle (NDV), que afecta a las aves y produce grandes pérdidas económicas.

El trabajo fue dado a conocer esta semana por la Revista de Investigaciones Agropecuarias (RIA) del INTA, donde se detalla que el ADN de las plantas obtenidas contiene la información para generar proteínas que despiertan la respuesta inmune en los animales susceptibles a la enfermedad. De esa manera, “el gen de interés queda incorporado como si fuera propio de la papa”, agregó Cecilia Vázquez Rovere, especialista en patógenos virales y fúngicos que integra el equipo de investigación.

Si bien la ingeniería genética en plantas como metodología para producir vacunas existe desde hace varios años, lo que fue patentado es el mecanismo para producir plantas de papa contra el virus de la enfermedad de Newcastle.

Así pueden lograrse vacunas comestibles contra el NDV para aves comerciales, ya que se presentan como una mejor alternativa a las vacunas inyectables tradicionales: “El método de aplicación de las vacunas comestibles disminuye los efectos colaterales y elimina la manipulación de los animales, además de que los productos provenientes de plantas transgénicas están libres de contaminaciones, patógenos, toxinas microbianas o secuencias oncogénicas”, sostuvieron los investigadores.

Descubierta en Newcastle, Inglaterra, en 1926, la enfermedad es altamente contagiosa y traspasa las fronteras y las especies de aves, lo que ocasiona importantes consecuencias socioeconómicas y sanitarias en una región. Durante la infección, las aves presentan problemas respiratorios y/o nerviosos como jadeo y tos, alas caídas, cuellos torcidos, desplazamientos en círculos, depresión, inapetencia y parálisis completa, entre otros.

Debido a su alta peligrosidad a causa de los elevados niveles de mortalidad que presenta, la Organización Internacional de Epizootias la integró a la lista de enfermedades de declaración obligatoria.

Fuente: ArgenBIO

Compartir
Artículos relacionados
Expertos concluyen que Bolivia puede ser más competitiva con el uso de la biotecnología agrícola y los cultivos transgénicos.
Edición genética para combatir las plagas resistentes en el algodón
Parlamento europeo defiende la libertad de elección y la coexistencia de los cultivos transgénicos.

Comments are closed.