Noticias Chilebio

Publican estudio científico que contradice la supuesta justificación de la prohibición del cultivo de maíz MON810 en Alemania

Los estudios científicos se utilizan con frecuencia para apoyar las decisiones regulatorias y políticas relacionadas con los cultivos transgénicos. La prohibición del 2009 sobre el cultivo de maíz Bt MON810 en Alemania se basó en parte en un estudio que había encontrado efectos nocivos de este maíz sobre Adalia bipunctata, conocida también como chinitas, mariquitas y escarabajos (Arch Environ Contam Toxicol. 2009; 56(2):221-8). Un nuevo estudio publicado en Agosto de este año presenta resultados muy diferentes, y a su vez indica que los aparentes efectos nocivos previamente publicados fueron artefactos producidos debido a un pobre diseño experimental.

Las conclusiones del estudio publicado el 2009 contradijeron a numerosos estudios que no habían encontrado efectos negativos del maíz Bt o las proteínas Bt en las chinitas. Como parte de ese estudio, larvas de este insecto fueron alimentadas con huevos de polilla rociados con soluciones de proteínas Bt en diferentes concentraciones. Los científicos encontraron una tasa de mortalidad más alta entre las larvas alimentadas de esta manera en comparación con los grupos control y concluyeron que la chinita podría verse afectada por el maíz Bt. La publicación se utilizó, junto con otros estudios, para justificar la prohibición del cultivo de MON810 anunciado por el ministro alemán de Agricultura, Ilse Aigner, en abril de 2009.
Científicos de distintas partes del mundo expresaron serias dudas sobre los resultados del estudio, diciendo entre otras cosas, que no existía una clara relación dosis-respuesta en los resultados. La tasa de mortalidad no aumentó en forma lineal al aumentar la concentración de la proteína Bt rociada en los huevos de polilla. Además, la tasa de mortalidad en algunos grupos control, en los que no se había rociado proteína Bt en la comida, fue inusualmente alta. Por otra parte, el estudio fue fuertemente criticado por el hecho de que no estaba claro cuánta proteína Bt se había aplicado a los huevos y tampoco de sabía cuántos huevos de polilla efectivamente habían comido las larvas de las chinitas. En opinión de los críticos del estudio, las larvas no podrían haber comido una cantidad apreciable de proteína Bt, porque las mariquitas jóvenes sólo chupan el alimento seco.

El nuevo estudio publicado este año reevaluó el posible impacto que las proteínas Bt podrían tener sobre las chinitas. Su objetivo fue aclarar, en primer lugar, si las larvas se comen o no los huevos de polilla en su totalidad o si sólo los chupan. A larvas jóvenes de chinitas se les dio huevos de polilla en forma individual y se observó si los consumían o no. Se encontró que sólo chupaban los huevos secos. En ningún caso se encontraron larvas que hayan comido los huevos.

Para asegurarse de que las larvas de chinitas ingirieran una cantidad biológicamente relevante de proteína Bt, el nuevo estudio utilizó al ácaro Tetranychus urticae conocido como araña roja como fuente de alimento. El ácaro araña roja se alimenta de maíz, entre otras cosas, y de las presas naturales de las chinitas son los que acumulan la mayor cantidad de proteínas Bt. La cantidad exacta de proteína Bt se midió utilizando pruebas de ELISA. Las larvas de chinitas fueron alimentadas exclusivamente con ácaros araña roja los cuales habían sido alimentados con maíz Bt. La mortalidad de las larvas no fue significativamente diferente a la del grupo control, al cual se le dio ácaros araña roja que habían sido alimentados con maíz convencional.

Por último, larvas de chinitas fueron alimentadas con una solución nutritiva conteniendo proteína Bt purificada, con una concentración diez veces mayor que la encontrada en los ácaros araña roja. No hubo diferencias significativas en el desarrollo larval entre este grupo y el grupo control que recibió la solución nutritiva sin proteínas Bt. Dado que las larvas de chinitas en el experimento fueron expuestas a cantidades mucho mayores de proteínas Bt de lo que se esperaría que consumieran en el ambiente, los autores concluyeron que el cultivo de maíz Bt no tiene efectos nocivos sobre la mariquita de dos puntos.

Finalmente, el artículo concluye que es importante que los tomadores de decisiones evalúen la calidad de los distintos estudios científicos y sepan distinguir aquellos que son rigurosos y relevantes.

Accede gratuitamente a los documentos:
Arch Environ Contam Toxicol. 2009; 56(2):221-8 (http://www.springerlink.com/content/4317km7733582u32)

Transgenic Res. 2010 Aug 26; online access (http://www.springerlink.com/content/5n7758gj612x0125)

Compartir
Artículos relacionados
Agricultores peruanos solicitan iniciar ensayos con maíz transgénico.
China se prepara para la producción comercial a gran escala de cultivos transgénicos.
Los árboles transgénicos podrían ayudar a la lucha contra el calentamiento global

Comments are closed.