Derribando Mitos

El caso de las ratas alimentadas con aceite de canola Roundup Ready y los efectos adversos en sus hígados.

Los grupos anti-transgénicos dicen que ratas que comieron comida conteniendo canola Roundup Ready (RR) tenían hígados 12-16% más pesados que los alimentados con variedades no transgénicas. En base a esta información, estos grupos dicen que significaría alguna enfermedad del hígado o inflamación.
En primer lugar, hay que decir que los ensayos de alimentación mencionados por estos grupos se realizaron con canola como tal, la cual no se utiliza como alimento. Lo que habitualmente se consume es el aceite de canola, la cual se separa del resto de la canola, ya que esta última no es apta para alimentación.

El ligero aumento en el peso de los hígados de las ratas observado en este estudio se puede atribuir al contenido de glucosinolato, el cual es un conocido componente tóxico presente en ciertos alimentos que causa el agrandamiento del hígado y otros órganos. Los grupos anti-transgénicos nunca mencionan que esta relación está bien descrita en la literatura científica, y que además aparece en los libros de texto estándar (Hayes 1989). A su vez, nunca se dice que otro estudio con ratas, alimentadas con la misma variedad de canola transgénica, no detectó ninguna diferencia con canola no GM sobre el tamaño del hígado o cualquier otro parámetro relevante relacionado a la salud (FSANZ 2004). Decir que faltan estudios adicionales no es correcto debido a la evidencia actual. La canola transgénica en cuestión ha sido aprobada por las autoridades regulatorias de varios países. Una vez más, se nos pide que creamos que los reguladores aprueban cultivos GM, a pesar de sus efectos tóxicos peligrosos.

1. Otros estudios con canola RR no muestran efecto en el peso del hígado. Los grupos anti-transgénicos evitan decirle a la ciudadanía que se han realizado tres estudios con canola RR. En el primer y tercer estudio, no se reportaron diferencias en el peso del hígado. La Agencia Reguladora de Seguridad Alimentaria de Australia y Nueva Zelanda describe el tercer estudio de la siguiente manera:
“El tercer estudio fue una evaluación de la canola GM (GT73), líneas control no GM de todo el mundo, y comida de rata como control negativo. En esta ocasión, todas las muestras de semillas, tanto de las líneas GM y no GM, fueron procesadas al mismo tiempo y en la misma medida. No hubo diferencias significativas en el peso corporal, ganancia de peso, peso corporal terminal, ni en el consumo de alimentos, entre los animales alimentados con canola transgénica y los alimentados con canola no GM. Más importante aún, tampoco hubo diferencias significativas en el peso absoluto y relativo del hígado y riñones entre los animales alimentados con canola transgénica y los alimentados con canola no GM” (FSANZ 2004).

2. Se sabe que el glucosinolato (un compuesto tóxico) puede aumentar el peso del hígado. La literatura indica que el peso del hígado de las ratas es directamente proporcional al contenido en glucosinolato de la canola cuando las ratas se alimentan de esta (relación dosis respuesta). La literatura también indica que los distintos lotes de todas las variedades de canola, incluyendo tanto convencionales como GM, tienen cantidades variables de glucosinolato.

3. La mejor y más simple explicación fue ignorada: el glucosinolato. La única explicación razonable para los resultados observados en el segundo experimento es que la canola GM utilizada tenía mayores niveles de glucosinolato.

4. El contenido de glucosinolato varía de lote a lote en todos los tipos de canola. Que la canola sea GM no importa sobre el contenido de glucosinolato. Los grupos anti-transgénicos ocultan esta información en su afán de poner en duda los cultivos transgénicos. Las autoridades regulatorias de Canadá, Australia, EE.UU., Japón y otros países han aprobado la canola Roundup Ready basados en los datos de seguridad e inocuidad que disponen.

5. Las proteínas y otros componentes introducidos en la canola GM han sido rigurosamente evaluados en cuanto a toxicidad (ANZFA 2000, FSANZ 2004, Harrison y otros 1996).

Referencias:

ANZFA (2000) Final risk analysis report application A363. Food produced from glyphosate-tolerant canola line GT73.16 October 2000 http://www.foodstandards.gov.au/_srcfiles/A363%20draft%20IR.pdf Con acceso en Mar 14 2010 (ANZFA es ahora FSANZ).
FSANZ (2004). GM Canola safety assessments, 28 June 2004. http://www.foodstandards.gov.au/newsroom/factsheets/factsheets2004/gmcanolasafetyassess2498.cfm Con acceso en Mar 14 2010.
Harrison LA, Bailey MR, Naylor MW, Ream JE, Hammond BG, Nida DL, Burnette BL, Nickson TE, Mitsky TA, Taylor ML, Fuchs RL, Padgette SR (1996). The expressed protein in glyphosate-tolerant soybean, 5-enolpyruvylshikimate-3-phosphate synthase from Agrobacterium sp. strain CP4, is rapidly digested in vitro and is not toxic to acutely gavaged mice. J Nutr. 126(3):728-40.
Hayes AH, (1989) Foodborne toxicants, (p69 on glucosinolates) in Principles and Methods of Toxicology 2nd edition. Raven Press (and later editions). Effects of glucosinolates on rat liver enlargement are in standard textbooks.

Compartir
Artículos relacionados
El caso del gen viral oculto en los cultivos transgénicos
El caso de los cerdos y vacas estériles por comer maíz Bt
El caso de los testigos que afirman que los animales evitan los alimentos GM.

Comments are closed.