Desarrollan musgo genéticamente modificado con aroma de la famosa planta pachuli

Una start-Up en San Francisco, Estados Unidos, está insertando genes de pachuli así como de terpenos de otras plantas aromáticas en musgos, que son cultivados fácilmente en laboratorio. A futuro esperan desarrollar musgo modificado genéticamente para limpiar el aire con mayor eficiencia y otras aplicaciones para sustentabilidad ambiental.

El musgo, por si no lo sabías ya, es de por si un tipo de planta increíble. No tiene raíces, lo que le permite crecer en lugares improbables como trozos de roca en la cima de un glaciar o en campos de lava sin vida y estériles. Proporciona un hábitat para toda una comunidad de criaturas microscópicas. Sus hojas son sólo una célula de espesor y debe tener la más loca estrategia de reproducción sexual en todo el mundo vegetal.

Ahora, un grupo de científicos emprendedores están trabajando para llevar al musgo al siguiente nivel. Este mes la startup Taxa en San Francisco Bay Area debutó con Orbella, un musgo que ha sido genéticamente modificado para producir una fragancia. Viene en tres diversos olores: pachuli, geraniol y linalool. El portal Gizmodo tuvo la oportunidad de oler las fragancias esta semana en la conferencia de SynBioBeta en San Francisco. Afirmaron que los olores de geraniol y de pachuli eran sutiles, vagamente terrosos y florales – sobre el musgo ya terroso. Pero el perfume de linalool era tan fragante como un ambientador de aire recién abierto, produciendo un aroma floral que olía casi como albahaca.

Para lograr el musgo perfumado, el CEO Antony Evans relata que Taxa empalmó genes asociados con un cierto aroma (digamos, pachuli) en genes de musgo, diseñando los genes para insertar en el musgo – insertando literalmente esos genes en células de musgo con una pistola de genes y luego creciendo las células de musgo modificado en una solución líquida en el laboratorio.

La visión de Taxa, sin embargo, es más grande que la próxima generación de Chia pet.

“Estamos interesados ​​en la sostenibilidad”, dijo Evans. “Eventualmente, todo lo que produciremos será producido biológicamente”. Evans prevé utilizar el musgo de la misma manera que las compañías farmacéuticas están usando levadura modificada para sintetizar componentes medicamentos y vacunas. El musgo es una planta ideal para una visión de este tipo, ya que se puede cultivar como un líquido. Por ejemplo, empalmar genes de musgo con genes para producción de vitamina B, te permitiría simplemente cosechar un poco de musgo para poner en tu batido cada mañana y obtener la dosis diaria de la vitamina mencionada.

“El musgo es como una pequeña fábrica auto-replicante, sin desperdicios”, dijo.

Mientras tanto, Taxa está trabajando en crear más aromas. Después de eso, el próximo proyecto de la compañía será empalmar el musgo con un gen del ratón que ayuda a mediar la toxicidad en el cuerpo del ratón, incluyendo sus pulmones. La teoría es que este gen también podría hacer que el musgo sea más eficiente en la limpieza del aire, funcionando como un filtro de aire con alimentación biológica.

Su objetivo final, convertir el musgo en una especie de centro de sostenibilidad, se desvía bruscamente hacia la ciencia ficción.

“El futuro real es aún más loco”, dijo Evans. “Cada vez que quisieras un nuevo sabor de musgo, podrías simplemente descargarlo en línea y automáticamente sería diseñado en tu cocina”. Básicamente, el replicador de Star Trek, pero con musgo.

La compañía también espera desmitificar la ingeniería genética, seduciendo a los clientes con musgo fresco y luego enviando mensajes por correo electrónico sobre temas como “Ingeniería Genética 101” y “Diseñando constructos de ADN”.

Esa visión de musgo productor de vitaminas, es seguro decir, es todavía una que está bastante lejos en el futuro. El musgo fragante es un pivote del producto original de Taxa, una planta bioluminiscente que en 2013 recaudó $484,013 dólares en Kickstarter. Pero la planta (primero una planta de tabaco, luego un musgo brillante) nunca brillaba lo suficientemente brillante como para ser discernible sin entrecerrar los ojos en total oscuridad. El problema: Si bien es fácil empalmar algunos genes para la bioluminiscencia en una planta, es mucho más difícil conseguir que se expresen visiblemente. La misma cuestión, sin duda, es la razón por la que el musgo perfumado de pachulí era sólo sutilmente pachulí.

Mientras tanto, el musgo que huele a cualquier cosa, además de musgoso, sigue siendo muy bonito.