Estados Unidos da luz verde a la siembra de camelina editada genéticamente para mayor producción de aceite

Una variedad de camelina editada genéticamente para aumentar el contenido de aceite podrá ser cultivada sin someterse al proceso de regulación del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) para los cultivos genéticamente modificados.

La agencia gubernamental ha determinado que la variedad de camelina editada no plantea un riesgo como plagas de plantas, lo que significa que está fuera de la jurisdicción reguladora del USDA sobre los organismos genéticamente modificados u OGMs.

El desarrollador del cultivo, Yield10 Bioscience, se basó en una tecnología conocida como CRISPR para “eliminar” un gen de la camelina, eliminando así una actividad biológica de la planta, lo cual le permite producir más aceite, dijo Kristi Snell, director científico de la compañía.

La camelina es una semilla oleaginosa que ha sido estudiada como un cultivo alternativo en el este de Oregon y en otras partes del oeste árido, ya que es capaz de sobrevivir con un riego mínimo.

Sin embargo, el cultivo no se cosecha ampliamente porque actualmente no es suficientemente rentable para los productores, dijo Snell. “Necesitas obtener buen rendimiento para que sea viable”.

Yield10 Bioscience está examinando la posibilidad de “apilar” el rasgo asociado con el aumento del contenido de aceite junto a otros genes que mejoran el rendimiento, haciendo a la camelina potencialmente más atractiva en términos económicos, dijo.

Sin embargo, el objetivo principal de la compañía es aplicar lo que aprendió en la camelina editada genéticamente para aumentar el contenido de aceite en canola o soja, dijo Snell.

Esos cultivos son más difíciles de editar con la tecnología CRISPR, mientras que el proceso se puede estudiar más fácilmente en camelina. “Es muy fácil trabajar con [camelina]. Podemos reunir una gran cantidad de datos rápidamente con camelina”, dijo.

Debido a que el cultivar editado genéticamente no está regulado por el USDA, la compañía puede mover semillas a través de los Estados y llevar a cabo pruebas de campo sin obtener un permiso, dijo Snell.

“Realmente ayuda a acortar la línea de tiempo y el costo”, dijo. Yield10 no tiene como objetivo convertirse en un productor de semillas, por lo que probablemente licenciará el rasgo a otra empresa para la comercialización.

El uso de CRISPR para alterar los genes no está bajo la jurisdicción del USDA, pero las opiniones de los socios comerciales, como la Unión Europea, aún están evolucionando, dijo Snell. “El jurado todavía está en estos países extranjeros”.

La reacción de los mercados de exportación a los cultivos modificados genéticamente se pondrá de manifiesto una vez que se cultiven a escala comercial, dijo Mary Boote, directora ejecutiva de la Red Global Farmer, que aboga por la biotecnología y el comercio.

“No hay decisión aún porque no hay nada disponible”, dijo.

A diferencia de la mayoría de los cultivos transggénicos que son ampliamente cultivados, los editados con CRISPR no incorporan genes de otros organismos, dijo Boote. Esa distinción puede eliminar el “factor importante” que ha complicado la aceptación pública de la biotecnología en la agricultura, dijo.

“Teóricamente no debería ser un problema porque está alterando un gen que ya está en la planta”, dijo Boote. “Creo que va a ser mirado de manera diferente que otras tecnologías.”