Los genes de tu ensalada: Científicos decodifican el genoma de la lechuga

Ayer 12 de abril, los investigadores de la UC Davis, Estados Unidos, anunciaron en la revista científica Nature Communications que habían desbloqueado un tesoro de información genética sobre la lechuga y plantas relacionadas, liberando el primer ensamblaje genómico completo de la la lechuga y la enorme familia de plantas conocida como Compositae.

La lechuga de jardín, o Lactuca sativa, es la especie de planta que incluye las variedades de lechuga apreciadas para consumo en ensaladas, que van desde la iceberg a la romana. Con un valor anual agrícola de más de $ 2.4 mil millones de dólares, es la más valiosa de las hortalizas frescas y uno de los 10 cultivos más valiosos, en general, en los Estados Unidos.

La lechuga es un miembro de la enorme familia Compositae, que incluye lo bueno, lo malo y lo feo del mundo vegetal, desde la margarita y el girasol hasta la ambrosía y el temible cardo estrella.

El ensamblaje del genoma (una compilación de millones de secuencias de ADN en un retrato genético útil) proporciona a los investigadores una valiosa herramienta para explorar las muchas especies de plantas relacionadas en la familia Compositae.

“Este ensamblaje del genoma proporciona la base para numerosos estudios genéticos, evolutivos y funcionales de toda esta familia de plantas”, dijo Sebastian Reyes-Chin-Wo, autor principal y estudiante graduado en el laboratorio del genetista Richard Michelmore.

“Esto es particularmente significativo porque Compositae es la familia más exitosa de plantas florecientes en la tierra en términos de número de especies y ambientes habitados”, dijo Richard Michelmore, quien dirige el Genome Center de la UC Davis.

Los genes triplicados pueden explicar el éxito:

Los investigadores descubrieron que genes específicos en el genoma de la lechuga eran consistentes con ciertos rasgos físicos (como la producción de una savia lechosa que contiene caucho) que también se han encontrado en especies taxonómicamente distintas, como el árbol de caucho.

El estudio también proporcionó pruebas de que en algún lugar durante la evolución de la lechuga hace unos 45 millones de años, su genoma fue “triplicado”. Como resultado, una cuarta parte del genoma (incluyendo alrededor del 30% de todos sus genes identificados) aparece ahora en múltiples regiones relacionadas. Debido a que tales duplicaciones genómicas pueden dar a las especies de plantas una ventaja en la colonización de nuevos ambientes, el antiguo evento de triplicación podría, en parte, explicar el éxito de la familia de plantas Compositae.

La nueva tecnología proporciona información más precisa:

Michelmore señaló que este es el primer ensamblaje de genoma reportado de una especie de planta resultante del uso de una nueva tecnología que proporciona información sobre la proximidad física de las secuencias de ADN a las que están relacionadas las proteínas.

El nuevo enfoque, desarrollado por Dovetail Genomics, una empresa derivada de la UC Santa Cruz, resultó en un conjunto de genoma más contiguo y preciso, a pesar de que la lechuga tiene uno de los genomas de plantas más grandes secuenciados hasta la fecha, afirmó Michelmore.