Estudio: El cuerpo humano no absorbe material genético de nuestros alimentos

Un estudio del Instituto Nacional de Alimentos de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU), no encontró pruebas de que el material genético de los alimentos se absorbe en el cuerpo humano, donde podría ser capaz, por ejemplo, de cambiar la capacidad del cuerpo para regular el metabolismo del colesterol o influir en el sistema inmunológico.

Un nuevo estudio importante llevado a cabo por investigadores del Instituto Nacional de Alimentos de la DTU, no ha encontrado evidencia de que el material genético de los alimentos que comemos sea absorbido por el intestino hacia el torrente sanguíneo desde donde podría tener la capacidad de cambiar las funciones del cuerpo.

El estudio se ha llevado a cabo en cooperación con investigadores de Estocolmo, Barcelona, ​​la Universidad de Copenhague y los hospitales de la Región Capital de Dinamarca. Se ha tratado de validar la conclusión de varios estudios controvertidos que en los últimos años han presentado la hipótesis de que el material genético de los alimentos puede ser absorbido en el cuerpo de la persona que come los alimentos.

Como un estudio reciente encontró pequeños ARN reguladores (llamados microARN) del arroz en la sangre de los seres humanos y posteriormente demostró que estos pueden afectar el metabolismo del colesterol del cuerpo. Otro estudio encontró que el microARN en la leche materna puede afectar el sistema inmunológico de los recién nacidos.

El estudio sólo encuentra microARN en pequeñas cantidades

El nuevo estudio del Instituto Nacional de Alimentos y sus asociados se compone de dos partes: En la primera parte los investigadores analizaron los datos de secuenciación de microRNA disponibles de 824 muestras de sangre y tejido humano para ver si contienen material genético que podría derivarse de los alimentos.

El análisis muestra que microARNs de otros organismos que los seres humanos sólo están presentes en el 17% de las muestras de tejido y en el 69% de las muestras de sangre, pero en cantidades insignificantes (0,001%) en comparación con la cantidad total de microARNs presente en las muestras. Por otra parte, la gran mayoría de los microARNs foráneos identificados provienen de organismos que los seres humanos rara vez comen, pero que a menudo se utilizan en experimentos de laboratorio y pruebas en animales, como ratas e insectos.

En la segunda parte, los investigadores estudiaron muestras de sangre de animales que han sido alimentados con ciertos tipos de pienso animal para ver si las muestras contienen microARN de ese alimento en particular. Los investigadores han sido incapaces de encontrar pruebas de que el microARN de la alimentación había entrado en el torrente sanguíneo de los animales.

“El estudio muestra que el material genético de nuestros alimentos no se absorbe en nuestros cuerpos. Si fuera posible influir en las funciones del cuerpo a través de microARNs de los alimentos que comemos, potencialmente haría posible desarrollar productos farmacéuticos de ARN basados ​​en tabletas que contengan microARN”, dijo el postdoc Claus Heiner Bang-Berthelsen del Instituto Nacional de Alimentos.

Contaminación de laboratorio

Tanto el análisis como los resultados del estudio en animales indican que cuando microARN extraño se encuentra en muestras que han sido aisladas de sangre humana es más probable porque los ensayos han sido contaminados con material animal o vegetal que ha estado presente en el laboratorio.

El material examinado en el estudio ha sido copiado muchas veces para proporcionar suficiente material para la secuenciación, lo que permite leer el código genético. Cuanto menos material tenga al principio, más veces se deben copiar las muestras, lo que aumenta el riesgo de contaminación y, como tal, incluso la menor contaminación hará una gran diferencia.

“La menor cantidad de suciedad en un guante tiene una significación mucho mayor cuando se analiza una muestra de 0,1 microgramos de ARN que una muestra de 1 microgramo”, explica Claus Heiner Bang-Berthelsen.

En el análisis, los investigadores han observado que la presencia de microARN extraño se produce por separado en los diferentes estudios y no al azar. Esto fortalece aún más el caso de la contaminación de laboratorio, porque si los microARN extraños procedierande alimentos, se esperaría que los resultados se correspondan con lo que comen las personas y habría una mayor variedad en los hallazgos.

La conclusión alcanzada por el Instituto Nacional de Alimentos y sus asociados está respaldada por otros estudios que no han podido repetir los resultados de estudios que han demostrado que microARNs de alimentos entran en el torrente sanguíneo.