El caso de la soya transgénica y producción de formaldehído

efectos-adversos-de-soya-transgenica

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha llegado a la conclusión de que una publicación del año pasado sobre una supuesta acumulación de formaldehído e interrupción del metabolismo del glutatión en una variedad de soya genéticamente modificada (GM) -para tolerancia a herbicidas- carece de evidencia empírica que valide tales afirmaciones obtenidas solamente de un modelo computacional [1]. Esta refutación (la primera proveniente de una entidad gubernamental) viene después de que una serie de científicos pusieran en duda la validez de la publicación, e incluso, ofrecieran una verificación empírica en laboratorio de los resultados computacionales [2][3].

En julio de 2015 V.A. Shiva Ayyadurai, un científico conocido por desarrollar un programa de correo electrónico, junto a Prabhakar Deonikar publicaron en un journal predatorio el estudio titulado “Do GMOs Accumulate Formaldehyde and Disrupt Molecular Systems Equilibria? Systems Biology May Provide Answers” [4]. En el comunicado de prensa del “International Center for Integrative Systems”, organización de la cual Ayyadurai es Director, se mencionaba sobre el estudio que “métodos modernos aplicados de biología de sistemas computacionales revelan que la soja genéticamente modificada (OMG) crea una interrupción significativa de los niveles de formaldehído, un conocido carcinógeno, y el glutatión, un antioxidante importante y necesario para la desintoxicación celular”[5].

Después de medio año la EFSA, la organización responsable de la regulación de alimentos y piensos para la Unión Europea, ha examinado el informe de Ayyadurai y ha publicado las críticas tanto a la metodología y sus conclusiones [1]:

  • Aunque los autores afirmaron haber agregado datos de seis mil estudios sobre la soya GM tolerante a herbicidas extraídos de bases de datos como PubMed y Google Scholar, “el origen de los datos y su validez (tanto publicaciones revisadas y no revisadas por pares) no se describe y no pueden ser evaluados”.
  • El modelo computacional utilizado (CytoSolve® Collaboratory ™) “no ha sido validado con datos reales“. Teniendo en cuenta que la capacidad de cualquier modelo informático para predecir un resultado depende de la calidad de los datos de entrada, así como del modelo y los algoritmos utilizados para hacer esas predicciones, la EFSA informó que “no se entregó esa información.”
  • Como afirman los autores, un estudio computacional debe ser la base de una hipótesis dependiente de estudio de laboratorio, que serviría para apoyar o rechazar las predicciones de las simulaciones por ordenador. Tal estudio empírico “ni se proporcionó ni se planeó para ser llevada a cabo por los autores”.
  • La EFSA también criticó el estudio por no determinar grados de reproducibilidad de los diferentes niveles de las proteínas y enzimas que se encuentran en los estudios recopilados – que además, solo comparan la actividad de una sola variedad GM de soya y una sola variedad convencional de soya, bajo una sola condición de crecimiento.
  • En el último punto, la EFSA cuestiona la afirmación de los autores respecto a que “la modificación genética es un factor de estrés que afecta a todo el organismo”, observando que “tal predicción se hizo sobre la base de una sola vía (en este caso: el metabolismo C1)”. Además menciona que “la interacción de la única vía considerada en la compleja red de vías en la planta y la interacción de dicha red con el medio ambiente está completamente ignorada”.

Conclusión de la EFSA

La EFSA revisó uno por uno los aspectos técnicos involucrados, como “el modelo elegido, la falta de datos empíricos, y la acumulación de formaldehído y el agotamiento simultáneo de glutatión”. Además, afirma que “teniendo en cuenta que los autores no proporcionan información sobre los datos de entrada, el algoritmo utilizado en el modelo, que el modelo no está validado, y que no hay estudios empíricos presentados para apoyar las predicciones del modelo, la EFSA considera que las conclusiones del autor no son apoyadas”. Finaliza considerando que sus anteriores conclusiones de evaluación de riesgo sobre eventos de soya tolerante a herbicida (con el gen EPSPS) siguen siendo válidas [1].

Referencias:

1.- EFSA, 2015. EFSA scientific advice to EC on new scientific information in relation to the risk assessment of genetically modified organisms. Technical Report. Disponible en: http://www.efsa.europa.eu/sites/default/files/scientific_output/files/main_documents/885e.pdf

2.- Folta, Kevin (19 de Julio, 2015). Illumination. “Munich is Not by Florida; No Formaldehyde in Corn”. Disponible en: http://goo.gl/LYXWOf

3.- Senapathy, Kavin (20 de Julio, 2015). Genetic Literacy Project. “Ayyadurai’s formaldehyde-in-GMOs claim challenged, engineer refuses verification offer”. Disponible en: https://www.geneticliteracyproject.org/2015/07/29/ayyadurais-formaldehyde-in-gmos-claim-challenged-engineer-refuses-verification-offer/

4.- Ayyadurai, V.A.S. and Deonikar, P. (2015) Do GMOs Accumulate Formaldehyde and Disrupt Molecular Systems Equilibria? Systems Biology May Provide Answers. Agricultural Sciences, 6, 630-662. doi: 10.4236/as.2015.67062.

5.- International Center for Integrative Systems, 2015. “Peer-reviewed paper suggest genetically engineered soy (GMO) produces excess formaldehyde and disrupts natural plant metabolism”. Disponible en: http://www.integrativesystems.org/systems-biology-of-gmos/