primer-animal-transgenico

AquAdvantage Salmon acaba de ser autorizado por la Food and Drug Administration de Estados Unidos. Esto significa que el salmón transgénico, considerado como el primer animal modificado genéticamente diseñado para el consumo humano, podrá ser comercializado a partir de ahora. La noticia llega dos años después de que Canadá aprobara la producción industrial de huevos de este salmón transgénico.

Producido por la compañía AquaBounty Technologies, este salmón transgénico se caracteriza por presentar un crecimiento muy rápido, ya que cuenta con una copia del gen de la hormona del crecimiento. Por este motivo, requiere de un 25% menos de alimentos para obtener el mismo tamaño que el salmón no modificado.

Gracias a la investigación en biotecnología, el animal crece al menos 100 gramos más que los salmones con los que se ha comparado, según el informe de la FDA. Su producción se realizará solo en piscifactorías controladas, que hayan sido autorizadas previamente por la agencia norteamericana.

El salmón transgénico es el resultado de la modificación genética del salmón Atlántico. Para aprobar su comercialización, la FDA ha tenido en cuenta tanto los métodos de ingeniería genética empleados, como la construcción y caracterización del propio salmón transgénico. La entidad concluyó que “la cría en general en las condiciones previstas no presenta riesgos identificables o preocupaciones de seguridad para el salmón o el medio ambiente más allá de los que se observan para la acuicultura de agua dulce comercial”.

La mortalidad de esta nueva variedad también es similar a la del salmón no modificado, según la FDA, que no aprecia diferencias significativas en los resultados obtenidos en las investigaciones realizadas en ese sentido desde 2003. La agencia tampoco encontró riesgos añadidos para los trabajadores de las piscifactorías, en relación al manejo del salmón transgénico autorizado ahora.

La FDA también ha considerado que no existen riesgos para la salud en el consumo del AquAdvantage Salmon, que presenta una composición nutricional similar al salmón Atlántico. José Pío Beltrán, investigador del CSIC, declaraba también al diario El País que el salmón “no produce alergias ni otros daños a la salud”. Dado que “no existen diferencias materiales” entre ambas variedades, la entidad no exige el etiquetado distintivo para este salmón transgénico.

Según recogían en Popular Science, las autoridades norteamericanas llevan evaluando este animal modificado genéticamente desde hace 19 años para garantizar su seguridad, lo que ha permitido que sea aprobado para consumo humano. En la Unión Europea no se ha solicitado dicha autorización, dadas las enormes reticencias que generan los organismos modificados genéticamente en el continente.

 

Fuente: Hipertextual (http://hipertextual.com/2015/11/salmon-transgenico)